San Luis RC
Tratado de Bucareli
Para Álvaro Obregón era prioritario el reconocimiento de su gobierno por los Estados Unidos.
Tribuna de San Luis
20 de diciembre de 2011

Investigado por Profra. Gloria J. Mojardín Zavala*



San Luis Río Colorado, Sonora.- Las relaciones entre México y los Estados Unidos no eran cordiales porque el país vecino exigía la derogación de algunos de los artículos de la Constitución de 1917, entre ellos el 27, que lesionaban los intereses económicos de sus conacionales. Para Obregón, el reconocimiento de su gobierno por el país del norte era prioritario porque así evitaba la constante amenaza de un conflicto armado con dicho país y le restaba fuerza a sus enemigos internos, quienes buscaban el apoyo de los norteamericanos. Carranza, durante su gobierno, pretendía romper toda dependencia económica con el extranjero. Obregón, menos radical que Carranza, dada la situación del país, consideraba que eran necesarias las inversiones extranjeras para reconstruir la economía del país, cuidando de que éstas no afectaran la soberanía de México. En 1921, Obregón recibió, de parte del Departamento de Estado norteamericano, un proyecto de tratado "de amistad y comercio", cuya propuesta se refería a los derechos que los ciudadanos de un país tenían cuando vivían en otra nación. En otras palabras, el gobierno estadounidense se pronunciaba en contra de la nacionalización de los bienes de sus ciudadanos, contra la aplicación retroactiva del decreto del 6 de enero de 1915, proclamado por Carranza en el cual se reconocía la propiedad comunal, la restitución y dotación de tierras a los grupos indígenas. Este tratado se llevó a cabo el 13 de agosto de 1923, en un edificio del gobierno federal ubicado en la calle de Bucareli No. 85, de allí su nombre. En el Tratado de Bucareli se llegó a los siguientes acuerdos: 1. Las propiedades agrícolas expropiadas a estadounidenses se pagarían con bonos, si no eran mayores a 1755 hectáreas. 2. Las propiedades que rebasaran dicha extensión, el pago sería de inmediato y al contado. 3. Se integraría una comisión que se encargaría de revisar las reclamaciones pendientes a partir de 1868. Las reclamaciones originadas por la Revolución se resolverían aparte. 4. Con relación al petróleo, el Art. 27 no era retroactivo para los norteamericanos que habían adquirido sus concesiones antes de 1917, lo que les permitía seguir explotando libremente el hidrocarburo. Uno de los puntos más interesantes del tratado es que México se comprometía a no desarrollar industria petrolera, bélica, aérea o marítima durante los siguientes 75 años. A cambio, los estadunidenses venderían productos ya manufacturados a México. La novela "Los protocolos secretos. De Versalles a Bucareli", del autor Adolfo Arrioja Vizcaíno, expone la teoría que el tratado de Bucareli fue una adaptación de los Tratados de Versalles que fueron impuestos a Alemania tras su derrota en 1918 y que intentaban prevenir que este país (Alemania) volviese a convertirse en una potencia. Hasta donde se sabe, el tratado tiene una cláusula de confidencialidad de 100 años, por lo cual sólo podrá ser conocido hasta el 2023. Hace pocos años a la fecha la Armada de México empezó a construir buques de guerra con tecnología mexicana, la cual incluye el concepto Stealth, aunque la capacidad actual es de 2 buques por año. También existe una marca de autos mexicanos que diseña y construye autos deportivos de excelencia.



*Asesora general de la Comisión de Asuntos Históricos de San Luis R. C.