Opinión
Derecho Familiar
Julián Güitrón Fuentevilla
Situación actual de la violencia familiar en el Código Civil del Distrito Federal

Organización Editorial Mexicana
27 de abril de 2008

INTRODUCCION

El año pasado, específicamente el 17 de enero, se modificó el estatus jurídico de la violencia familiar; se reformaron los artículos 323 Ter, Quáter y Quintus, con el propósito de mejorar la regulación que tenían e incluir aspectos que habían quedado fuera de la regulación legal, que se refieren a la violencia física; la psicoemocional y la económica. Al respecto, nos referiremos a continuación a las diferentes nuevas hipótesis, que consideramos es importante para quienes nos hacen el honor de leer estas líneas, para que sepan que hay nuevas disposiciones jurídicas para proteger a la familia y a sus miembros.

ARTICULO 323 TER

En este precepto, el legislador agregó el deber de respetar la integridad física, la psicoemocional, la económica y la sexual, para evitar acciones de violencia familiar; por ello, expresamente, ordenó que "los integrantes de la familia ­todos, sea cual fuere el origen de ésta y los parentescos- tienen derecho a desarrollarse en un ambiente de respeto a su integridad física, psicoemocional, económica y sexual, y tienen la obligación de evitar conductas que generen violencia familiar. A tal efecto, contarán con la asistencia y protección de las instituciones públicas, de acuerdo a las leyes para combatir y prevenir conductas de violencia familiar". Debe destacarse del precepto anterior, que el concepto tradicional de violencia familiar se ha extendido a otros ámbitos, todos coincidentes en la familia, para prevenir que ésta sea agredida desde diferentes ángulos, que van desde lo físico a lo sexual. Igualmente, se ratifica el derecho de quienes integran una familia a que su desarrollo sea en un ambiente de respeto, cuyo efecto principal sea evitar los supuestos de la violencia familiar. También es importante subrayar que además de la norma, quienes lo requieran podrán acudir a las instituciones del Estado, las cuales están obligadas a combatir y prevenir todos los actos y hechos, incluidas las omisiones, que atenten contra la familia y sus miembros. Antes de la reforma citada, el legislador se refería sólo a la cuestión física y psíquica, dejando de lado la psicoemocional, económica y sexual, que evidentemente son las que más están presentes en el seno familiar y que tanto dañan y agreden a esta célula fundamental.

ARTICULO 232 QUATER

Definir la violencia familiar, desde el punto de vista de la legislación, es trascendente e importante, porque no se deja al arbitrio o a supuestos jurídicos para tipificarla. Según este precepto, "la violencia familiar es aquel acto u omisión intencional, dirigido a dominar, someter, controlar o agredir física, verbal, psicoemocional o sexualmente a cualquier integrante de la familia, dentro o fuera del domicilio familiar, y que tiene por efecto causar daño, y que puede ser cualquiera de las siguientes clases...". A diferencia del precepto anterior, éste incluye situaciones que a veces se dan por la simple omisión, pero siempre con la intención de dañar y que en el sujeto activo tiene, entre otros propósitos controlar, someter, dominar o agredir desde diferentes perspectivas, como es la sexual, la material, la de la palabra o causar el daño inminente o la amenaza que se convierte en una violencia psicoemocional, lanzada contra cualquier miembro de la familia, esté o no en el domicilio de ésta y que pretenda, por supuesto, dañar.

VIOLENCIA FISICA

Siguiendo el orden del numeral en estudio, esta clase de violencia incluye, además de usar el cuerpo para ello, cualquier tipo de arma o en un momento dado una sustancia que impida la movilización del otro o cuando menos dañarlo; en este sentido, la ley describe a la violencia física literalmente, como "todo acto intencional en el que se utilice alguna parte del cuerpo, algún objeto, arma o sustancia para sujetar, inmovilizar o causar daño a la integridad física del otro...". Calificar al acto como intencional para dañar es un supuesto que no atendía el artículo anterior, por ello es importante que la gente sepa hasta dónde puede darse esa violencia familiar y no como ocurría en el pasado, en que se dejaba a los intérpretes esta cuestión, que hoy queda subsanada con el precepto actual.

VIOLENCIA PSICOEMOCIONAL

En este sentido, debe entenderse que estamos en presencia de la misma, cuando se presenta "todo acto u omisión consistente en prohibiciones, coacciones, condicionamientos, intimidaciones, insultos, amenazas, celotipia, desdén, abandono o actitudes devaluatorias, que provoquen en quien la recibe alteración autocognitiva y autovalorativa que integran su autoestima o alteraciones en alguna esfera o área de la estructura psíquica de esa persona...". Es tan ambiguo el concepto, que ningún diccionario lo consigna. Evidentemente el legislador le dio un significado convencional, en la enumeración que hace de las posibles conductas u omisiones. La palabra psico se expresa con el sentido de alma o espíritu, de actividad o conducta mental, pero en realidad es un prefijo griego que se ha incorporado al idioma español. Lo emocional, raíz que deriva del latín emotio, emotionis, es un "estado de ánimo caracterizado por una conmoción orgánica consiguiente a las impresiones de los sentidos, ideas o recuerdos, la cual produce fenómenos viscerales que apercibe el sujeto emocionado, y con frecuencia se traduce en gestos, actitudes u otras formas de expresión". Evidentemente que el legislador incluyó en esta hipótesis supuestos como prohibiciones; sin decir de qué o para qué; coacciones, que bien podrían entrar en la violencia material y con menos razón hablar de condicionamientos, intimidaciones y otros supuestos, incluida la enfermedad de los celos, o simplemente el desdén o actitudes devaluatorias, como si se estuvieran refiriendo al peso o al dólar, que es poco serio, sobre todo cuando habla de alteraciones autocognitivas y valorativas, el legislador se perdió, lo que resulta grave para el juez, porque es difícil entender lo que quiso legislar, y más todavía al decir que se altere alguna esfera de la psique de esa persona; sea como fuere, es probable que ni el legislador supo lo que hizo al crear esta violencia psicoemocional.

VIOLENCIA ECONOMICA

El legislador se fue a la exageración, al mencionar cuestiones materiales, económicas, bienes o dinero; ya que hay acciones jurídicas específicas que pueden sancionar esos supuestos. Para el legislador en comento, esa clase de violencia surge, cuando hay "actos que implican control de los ingresos -no dice de qué o de quién-, el apoderamiento de los bienes propiedad de la otra parte -se le olvida que hay robo, abuso de confianza y no la simple hipótesis de apoderarse de ellos-, la retención, menoscabo, destrucción o desaparición de objetos -el robo entre cónyuges, entre concubinos o entre personas, sea cual fuere su parentesco tiene una regulación en el Código Penal-, documentos personales, bienes, valores, derechos o recursos económicos de la pareja o de un integrante de la familia. Así como, el incumplimiento de las obligaciones alimentarias por parte de la persona que, de conformidad con lo dispuesto en este Código, tiene obligación de cubrirlas...". Al respecto, vale la pena destacar, que el legislador en esta hipótesis hace una enumeración de bienes, dinero, objetos, sin considerar que hay leyes como la penal, que dan respuesta a estos supuestos. Por otro lado, toda la parte de las obligaciones alimentarias tiene respuesta en el capítulo correspondiente, y en este caso, el legislador, a nuestro juicio debió considerar la posibilidad de la denuncia penal, contra el sujeto que no pago o no cumple a tiempo con su obligación y pone a la familia en un peligro, incluso de extinción.

VIOLENCIA SEXUAL

En este supuesto, el legislador fue más claro: es loable la reforma y en ella ordena que la misma surge cuando hay "actos u omisiones y cuyas formas de expresión pueden ser; inducir a la realización de prácticas sexuales no deseadas o que generen dolor, practicar la celotipia para el control, manipulación o dominio de la pareja y que generen un daño". Es evidente la preocupación del legislador; pero hay una falta de sistemática, en virtud de que se hizo una enunciación de supuestos e hipótesis que en el Código Penal están tipificados y que más bien habría que acudir a éste en el supuesto de la violencia sexual.

VIOLENCIA INFANTIL

El artículo citado reprueba que para educar o formar a un hijo, se recurra a la violencia, determinando que "no se justifica en ningún caso, como forma de educación o formación, el ejercicio de la violencia hacia las niñas y niños".

INTEGRANTE DE LA FAMILIA

Partiendo del matrimonio, pasando por el concubinato, por el parentesco consanguíneo o por afinidad y por supuesto el de la adopción, el legislador considera que se es miembro de una familia si la persona está "unida a otra por una relación de matrimonio, concubinato, o por un lazo de parentesco consanguíneo en línea recta ascendente o descendente, sin limitación de grado, colateral o afín, hasta el cuarto grado, así como de parentesco civil".

PATRIA POTESTAD Y ACOGIMIENTO

El legislador también consideró que surge la violencia familiar si las conductas se realizan "contra la persona que esté sujeta a su custodia, guarda, protección, educación, instrucción o cuidado, siempre y cuando el agresor y el ofendido convivan o hayan convivido en la misma casa". La reforma eliminó el supuesto de las uniones fuera de matrimonio, y la concretó en los supuestos mencionados.

CONCLUSION

Los supuestos de la violencia familiar señalados en este artículo han colocado al Juez Familiar en una situación tal que se requiere contar con un órgano colegiado como el Consejo de Familia, que funciona en otras entidades y fuera de México, que se compone de un abogado, un siquiatra, un sicólogo, un pedagogo y un trabajador social, para que se conviertan en verdaderos auxiliares de la administración de justicia familiar, para que ante éste y otros supuestos, emitan sus dictámenes periciales, técnicos adecuados, en estos graves supuestos de violencia familiar. De otra manera, el juez, que no es todólogo, está imposibilitado para darle su justa valoración y certeza a los supuestos que el legislador agregó de los artículos 323 Ter al Quintus, en esta materia.

SITUACION ACTUAL DEL XV CONGRESO INTERNACIONAL DE DERECHO FAMILIAR

Con gran satisfacción les anunciamos por este conducto, a nuestros distinguidos lectores y a quienes están interesados en participar en este evento, que se celebrará en dos sedes alternas; una en Cuernavaca, Morelos y otra en Ciudad Universitaria en el Distrito Federal, que a nuestra iniciativa se ha sumado el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Dr. Fernando de Jesús Bilbao Marcos, quien además asumirá el cargo de Presidente Honorario del mismo. El número de participantes se ha incrementado, así como el de quienes sustentarán conferencias magistrales en sesiones plenarias. Con esta fecha, algunos de los miembros del Comité Ejecutivo del Colegio Nacional de Estudios Superiores en Derecho Familiar, A. C., como el Lic. Alberto Vidal Sánchez, quien en unos días partirá a una labor de promoción del congreso a Centroamérica y el Caribe, lugares donde hay un gran interés en venir y participar en el multicitado evento. Igualmente, la Dra. Leoba Castañeda Rivas, presidenta del mismo, está en una permanente gira en el interior de la república, dando conferencias en los medios masivos de comunicación, como ocurrió este fin de semana en Chihuahua, donde también han demostrado gran interés en participar como congresistas y ponentes en el congreso. Si usted está interesado en inscribirse en este evento, le recordamos que puede hacerlo comunicándose al teléfono 7773158001, con el propio rector de la Universidad Interamericana, C.P. José Alberto Pérez Apáez o con el director de Extensión Universitaria de la misma institución, Lic. Jorge Mario García Ávila. El costo de la inscripción es de $750.00, la cual se puede realizar consignando la cantidad mencionada al Banco Nacional de México, sucursal 694, cuenta 8055196 a nombre del Centro de Investigación y Docencia Universitaria, A.C. Se puede consultar la página de Internet: diplomadosenderecho.com o con la Dra. Castañeda al 5556221964 o al e-mail: carimale77@yahoo.com.mx Recuerde que el cupo es limitado; por si tiene interés en participar, inscríbase pronto.
Columnas anteriores
Columnas

Cartones