Policía
Ejecutan a seis abogados en Guadalajara
La masacre se verificó dentro del despacho Rangel García y Asociados, situado en la Avenida Filadelfia número 1075, colonia Providencia. Foto: Antonio Neri / La Prensa Jalisco.
Llevaban el caso de "El Chapito" Guzmán
El Occidental
14 de marzo de 2008

Antonio Neri, Rodolfo Chávez y Eduardo González / El Occidental

Guadalajara, Jalisco.- A sangre fría fueron ejecutados 6 miembros de un despacho jurídico en el interior de un penthouse a quienes sus sicarios los ataron de pies y manos y amordazaron para posteriormente darles el tiro de gracia en la frente. Una de las líneas de investigación señalan que el crimen podría haber sido consecuencia de un litigio de tierras en Puerto Vallarta.

Los hechos se registraron en el interior del despacho Rangel García y Asociados, situado en la Avenida Filadelfia número 1075, colonia Providencia en Guadalajara, ahí la policía los encontró con una bala en la cabeza y extraoficialmente se supo que otras dos mujeres sobrevivieron. Sin embargo, una de ellas podría fallecer en cualquier momento dada la gravedad de su estado.

En el despacho, trascendió que se llevaba parte de la defensa de Archibaldo Guzmán Salazar "El Chapito", hijo del temido capo Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como "El Chapo Guzmán".

Los cuerpos estaban atados y amordazados, pero dos quedaron en cada uno de los baños de la oficina y los otros seis se hallaban en diferentes partes del despacho, incluyendo las dos mujeres que hasta el cierre de esta edición se debatían entre la vida y la muerte.

Las víctimas mortales fueron identificadas plenamente como: Raúl García Valencia, de 45 años de edad; Teodoro Franco Suazo de 46 años; Luis Fernando Rangel Romo, de 49 años de edad; José Antonio Rangel Romo, de 46 años y el quinto abogado es Martín Torres Siordia, de 30 años de edad; mientras que la mujer fue identificada como Leticia Gutiérrez Tirado.

Las lesionadas fueron transportadas al Hospital Civil Antiguo de Guadalajara y Centro Médico de Occidente, una de ellas identificada como Melisa Ivonne Huaracha Ruiz, de 23 años de edad, pero más grave que ella estaría otra señora, de aproximadamente 40 años de edad, la que podría llamarse Brenda, con un balazo en la cabeza que le penetró sobre el oído, de izquierda a derecha y a la salida dejó huellas de expulsión de masa encefálica.

Ante las autoridades médicas del Hospital Civil Nuevo se presentó el señor Ramón Rojas Serna, de 28 años de edad, vecino de la colonia Ladrón de Guevara, quien manifestó ser esposo de Leticia Gutiérrez Tirado, de 28 años de edad, para reclamar el cuerpo de su cónyuge. Cabe señalar que Leticia Gutiérrez sería hermana del comandante de la Policía Investigadora Ramón Gutiérrez Tirado, del mismo modo que uno de los muertos podría ser familiar político del subdelegado de la PGR en Nuevo León, Jesús Sandoval, información que no ha sido confirmada.

Según testigos interrogados por las autoridades, fueron cinco los sujetos que vestidos de negro, con uniformes parecidos a los de la AFI, entraron por la tarde al despacho y luego salieron precipitadamente para darse a la fuga en dos vehículos, una de ellas camioneta Lobo de color negro y en un Jetta de color negro.

Escaparon con rumbo desconocido sin que hasta el momento se tenga noticia de su paradero.

Afuera del edificio hallaron las autoridades un coche Volkswagen de color azul, con placas HZK-8472, al parecer de una de las víctimas asesinadas.

La Procuraduría de Justicia confirmó que se investiga la versión de que los uniformes utilizados en la múltiple ejecución fueron trasladados, a poca distancia del edificio donde ocurrió la masacre, desde la camioneta en que huían los sicarios, hasta una patrulla policiaca municipal.