México
Chiapas, líder en producción de café orgánico en el país
Marcos Luckas, dueño de las fincas "Las Chicharras'' y San Antonio, dijo que la primera de ellas tiene 20 años que no opera, desde la crisis de 1988. Foto: El Heraldo de Chiapas
Organización Editorial Mexicana
12 de marzo de 2008

Gabriel Xantomila / Enviado

Tapachula, Chiapas.- Las autoridades y los productores de café negaron rotundamente que en Chiapas haya violaciones a los derechos humanos o maltrato a los jornaleros que son contratados para la cosecha del grano, tanto nacionales como procedentes de Guatemala.

Por el contrario, gracias al trabajo realizado en los últimos 20 años de crisis cafetalera, Chiapas se ha convertido en el primer lugar mundial de exportación de café orgánico y genera más de 300 millones de dólares al año; además de que sus ventas en el mercado interno ascienden a 30 millones de dólares.

Las principales agencias de certificación que avalan las fincas cafetaleras en la entidad son la Rain Forest Aliana (EU), Starbocts (EU), Bioagricert (Italia), BCS (Alemania), CERES (Alemania), Naturland (Alemania), QAI (EU), Demeter (Alemania), IMO Control (Suiza), Certimex (México) y OCIA (México).

La certificación es entregada a las fincas que cumplen con una serie de requisitos en materia de café orgánico, la aplicación de avance tecnológico, infraestructura, preservación ecológica, pago salarial y horario establecido, entre otros factores.

La finca cafetalera llamada "Chicharras", que ha sido denunciada por la presunta explotación de menores de edad y mujeres, está cerrada y abandonada desde hace 20 años, mientras que la San Antonio, ambas propiedad del caficultor Marcos Luckas, cuenta con las certificaciones internacionales de Rain Forest Aliana y Starbocts, así como el ESR, que la califica como empresa socialmente responsable, avalada por el Centro de Filantropía Mexicana.

En entrevista, el director general de la Comisión para el Desarrollo y Fomento del Café en Chiapas (Comcafe), José Tanus Piñasoria, destacó que las denuncias aparecidas en algunos medios de comunicación "son juicios sumarios que dañan a más de 1.1 millones de personas que dependen de la caficultura en el Estado".



Destacó que hay alarma y preocupación por el "sesgo" que han tomado acciones de oficinas encargadas de dar seguimiento a los derechos humanos, o personas interesadas de vigilar, "pues llegan a prejuicios, están sancionando sin investigar".

Nosotros, dijo el funcionario, aplaudimos cualquier intento, todo trabajo y acción que sea a favor de los derechos humanos; lo que preocupa es hacer juicios sumarios que dañan, en el caso de Chiapas, a más de 1.1 millones de personas que dependen directamente del café.

Tanus Piñasoria afirmó que hay preocupación porque el tema subió a niveles internacionales y genera desconfianza entre compradores y consumidores del café chiapaneco.

Recordó que a los productores del café les ha costado un esfuerzo inmenso sortear 20 años de crisis recurrentes, y cuando de pronto ven que tienen el primer lugar del aromático orgánico en el mundo, que son el Estado con mayores certificaciones en responsabilidad social y ecológica, "se nos quiera bajar de un camino exitoso con "boletines" y declaraciones, que antes de ser investigados en su justa dimensión, "ya fueron juzgados y condenados".

FINCAS ABANDONADAS

El propietario de las fincas cafetaleras San Antonio y "Chicharras", Marcos Luckas, destacó que esta última fue abandonada desde 1988, cuando empezó la crisis cafetalera por la baja del precio a nivel mundial.

Además, destacó que los jornaleros guatemaltecos son contratados bajo las estrictas normas de inmigración establecidas por el Gobierno de México y de Guatemala. Son mejores salarios y condiciones de vida por las labores de campo, que incluye la recolección de café.

"Son de distintas zonas aledañas con Guatemala y tradicionalmente no tienen a donde dejar a sus hijos y acuden a México familias completas que se establecen de uno a tres meses, dependiendo de la cantidad de dinero que necesitan para regresar a sus casas".

Las vacaciones escolares en Guatemala están establecidas con base a los ciclos de cosechas de café, que es precisamente uno de sus pilares agrícolas. Por eso toda la familia acude a la cosecha de la caficultura.

Dijo que en algunas fincas se trabaja ya con estándares de vivienda y alimentación. Todas estas normas se están cuidando y son a largo plazo.

Respecto a las denuncias, manifestó que son totalmente infundadas, pero tienen efectos negativos en el mejoramiento de la producción.

Marcos Luckas manifestó que la incursión de algunos medios de comunicación a la finca "Chicharras" ha sido furtiva, además de que hicieron tomas de una finca abandonada hace 20 años, lo que desacredita el trabajo.

Recordó que la Comisión de Derechos Humanos asistió a la finca, una comisión de la Secretaría del Trabajo, tanto estatal como federal, el Instituto Nacional de Migración y la Comcafe, que "constaron cómo se trabaja de manera normal, aunque también realizaron observaciones menores, principalmente de seguridad; es decir, ubicación de extinguidotes, paneles, entre otras, pero ninguna de maltrato o violación de los derechos humanos".

Afirmó que están abiertos a recibir a todas las comisiones de derechos humanos que lo deseen, así como a la Secretaría del Trabajo.

Por su parte, Ricardo Trante, de la Unión Agrícola Nacional de Productores de Café Tancá, que junto con el Consejo Estatal de Productores de Café agrupa a más de 180 mil productores, dijo que las informaciones aparecidas desacreditando a los productores "es tendenciosa y poco profesional, pues abren falsas expectativas, inclusive dentro de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos".

Resaltó que acusar que hay violaciones a los derechos humanos y trata de personas, "es una verdadera irresponsabilidad".

Recordó que un considerable número de fincas es cada año certificada internacionalmente en lo social y ambiental; y al perder la calificación, después de 20 años de crisis en el café, puede ser un grave problema no sólo para Chiapas, sino para México, pues representa un plus en el café.

PRODUCCION DE CAFE

En todo el territorio de Chiapas hay alrededor de 360 fincas y las extensiones son variables, pues hay de 40 hectáreas, 70, 200 y 400 las menos. Actualmente el precio internacional del café es de 160 dólares las 100 libras, equivalentes a 46 kilogramos, pero en años anteriores su precio varió entre 65 y 70 dólares.

En los últimos años se ha registrado escasez de mano de obra por el auge de la emigración de centroamericanos a Estados Unidos, aseguró el director de Comcafe, José Tanus, al explicar que la cosecha empieza en octubre y concluye a finales de febrero, con una producción de 1.5 millones de sacos del aromático, que dejan una derrama de 300 millones de dólares.

El funcionario comentó que un jornalero obtiene entre 60 y 80 pesos por caja de recolección de café y el promedio es de 2.5 cajas por persona.

Los alimentos corren por cuenta del propietario y la mayoría de las fincas tienen dispensario médico.

En algunas fincas ya se cuenta con viviendas para dormir, en lugar de las galeras o "galleras", así como regaderas y sanitarios.

Los principales productores del grano son Brasil, Colombia y los países asiáticos. México participa con el tres por ciento del café orgánico, que tiene un precio de entre 30 y 40 dólares superior al grano normal. En el mundo se consumen alrededor de 122 millones de sacos.



FIRMAN CONVENIO

En el marco de un programa de atención a los trabajadores agrícolas en el campo chiapaneco, el Gobierno del estado y los productores de café del Soconusco firmaron un histórico convenio de colaboración para mejorar permanentemente las condiciones laborales de éstos y sus familias.

El secretario del Trabajo, Samuel Córdova Toledo y el director general de la Comisión para el Desarrollo y Fomento del Café (Comcafé), José Tanus Piñasoria, establecieron que existe un compromiso pleno del Gobierno del Estado de Chiapas de velar por el respeto y la seguridad integral de todos los jornaleros que laboran en la entidad, mejorar su calidad de vida y respetar sus derechos humanos y el de sus familias, sean nacionales o extranjeros.

En tanto, el presidente de la Unión Agrícola de Productores de Café Tacaná, Adolfo Gramlich Bado, reiteró su compromiso de coadyuvar con las distintas autoridades de los tres órdenes de gobierno, así como consulares, para fortalecer el desarrollo económico regional, salvaguardar y consolidar el pleno respeto a las condiciones laborales de los trabajadores y sus familias que se emplean de manera temporal o permanente.

El convenio establece el compromiso de ambas partes de seguir fortaleciendo todas aquellas acciones tendientes a mejorar la seguridad jurídica laboral, la seguridad y asistencia social, la promoción y defensa de los derechos humanos.

Prioridad de ello es el fortalecimiento en la atención de los derechos de la niñez en las fincas cafetaleras; la capacitación, adiestramiento y educación para ellos; integración familiar; atender las condiciones migratorias de los trabajadores temporales; mejorar la capacidad productiva mediante la capacitación laboral y el diseño y desarrollo de programas que beneficien a los trabajadores y sus familias en general.