Comunidad y cultura
Abel Ramírez, un artista del hielo
Organización Editorial Mexicana
10 de marzo de 2008

Ciudad de éxico.- El maestro del hielo", Abel Ramírez Aguilar, en 20 años ha logrado un envidiable prestigio por su destacada participación internacional en escultura tallada en hielo, nieve, piedra, metal y madera, así como en escultura efímera, obteniendo premios mundiales.

Este mexicano volvió a sorprender y justificar su calidad en escultura en hielo representando a México en las conmemoraciones que llevó a cabo el Gobierno de Ottawa conjuntamente con la Asociación Canadiense de Escultores de Hielo y su presidente Ikuo Kanbashi, para celebrar los 400 años de la fundación de la ciudad de Ottawa.

A Abel Ramírez se le presentó una gran oportunidad: participar en Winterlude 2008, Festival de Invierno, en el que intervienen los masters más relevantes, dándose cita en el Cristal Garden, situado en el corazón del centro histórico de aquella bella ciudad.

Los organizadores se reservaron el derecho de invitación, seleccionando solamente a tres países: Japón, México y Canadá. Integrados por equipos de dos escultores para trabajar con 25 blocks de hielo, con un peso aproximado cada uno de 180 kilogramos, contrarreloj, durante tres jornadas, del jueves 7 al sábado 9 de febrero.

La selección de México y su representante fue responsabilidad de la coordinadora del evento, Julie Billows, quien invitó al maestro Ramírez Aguilar, considerado master en esta disciplina, que con grata sorpresa acepta participar tras confirmar apoyos y requerimientos. El tema relacionado con la exaltación de ciudades protegidas como Patrimonio de la Humanidad fue propuesto por la UNESCO.

En este proyecto, Ramírez Aguilar concibió un collage del Chac Mool de Chichén Itzá, el cual representó al hombre cósmico sobre una pirámide estilizada con dos serpientes a los lados y el Tláloc al centro. En la parte superior, dos soles sobrepuestos con la presencia del sol diurno y nocturno, marcando al centro un gran Tzompántl, el placer de vivir al morir, esta última simbología es azteca.

La propuesta fue rebasada por la magnificencia de su realización, terminada un par de horas antes del tiempo establecido. El clima fue bastante favorable, en promedio de 13 grados centígrados.

El maestro Abel Ramírez relató: "El compromiso fue muy grande, pues se trataba de la presencia de México y enaltecer su prestigio en este tipo de foros internacionales con difusión internacional, confrontándose con países de experiencia y tradición ancestral en estas disciplinas.

"Los mexicanos estamos considerados 'hijos del Sol', donde la nieve y el hielo sólo existe en las altas montañas y se torna imposible trabajar con estos materiales; tan sólo para ejercitarse, la experiencia es desigual, pues además se requiere de mucha herramienta especializada y alta tecnología para tallar con prontitud este bello y noble material. Se ha prostituido esa talla al exceder el uso de herramienta creando diferentes categorías: manual y mecánica. En mi caso, como estoy impedido por Seguridad Internacional Aeroportuaria de llevar conmigo estas herramientas y máquinas, en Ottawa se me facilitaron; lo más importante fue la intervención conmigo del master Larry MacFarlane, de Winnipeg, escultor profesional de gran trayectoria, sabedor de todos los trucos del hielo. Hicimos buen equipo y nació una hermandad más. Admiro su firmeza y el cariño que tiene por su profesión, así como su alta disposición para trabajar en equipo: una experiencia inolvidable".