Internacional
Evacúan barcos de limpieza en el Golfo de México
En la Ciudad de México, miembros del grupo AnimaNaturalis protestaron en contra del derrame de crudo en el Golfo de México. Foto: AFP
Organización Editorial Mexicana
23 de julio de 2010


Buras, EU. (AFP).- El Gobierno de Estados Unidos inició ayer la evacuación de los barcos que trabajan en la limpieza del derrame de crudo en el Golfo de México así como de otros equipamientos, debido a una tormenta que se avecina, señaló la Guardia Costera.

"La protección de los equipos y personal es primordial para asegurar la capacidad de respuesta a cualquier nuevo desafío que pueda imponer una tormenta a la enorme misión", señaló en un comunicado el vicealmirante de la Guardia Costera Paul Zukunft.

Una evacuación a gran escala podría demorar hasta dos semanas las operaciones para sellar el pozo averiado de la petrolera británica BP, que desde abril ha vertido millones de litros de crudo en las aguas del Golfo de México, el peor desastre ambiental en la historia de Estados Unidos.

"Las actividades de preparación ante la tormenta en curso incluyen la evacuación de los barcos especializados de la zona de pasaje de cualquier inclemencia climática para prevenir daños y asegurar que la recuperación del derrame pueda reanudarse lo antes posible después de la tormenta", agregó el comunicado de Zukunft.

Según un aviso emitido ayer por el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC), la depresión tropical que se encuentra actualmente sobre las Bahamas podría transformarse en tempestad tropical de aquí al viernes por la noche y alcanzar una parte de Florida.

La depresión se encuentra cerca de la zona del pozo causante de la marea negra.

British Petroleum trabaja actualmente en la construcción de dos pozos de socorro que ayudarían a drenar el vertido; además prepara otro intento de sellado con una mezcla de líquidos, materias sólidas y cemento.

Una de las preocupaciones de las autoridades es la resistencia del embudo instalado la semana pasada para frenar provisionalmente el vertido.

Thad Allen, encargado del Gobierno para gestionar la lucha contra la marea negra, indicó el jueves que se enfrentaban a varios escenarios.

Las autoridades pueden "dejar el embudo en su lugar sabiendo que quedará sin vigilancia durante tres o cuatro días (...) o reducir un poco la presión en el pozo abriendo las válvulas" para liberar el petróleo y "reducir los riesgos".

Este fin de semana estaba previsto el inicio de la operación de sellado mientras que la entrada en función de los pozos de derivación está prevista para finales de julio.

Por otro lado, la Agencia Oceánica y Atmosférica estadunidense (NOAA) anunció el jueves la reapertura de la pesca en un tercio de la zona del Golfo de México cerrada después del inicio del vertido a finales de abril, anunció en un comunicado el centro de la lucha contra la marea negra.

El accidente de BP está teniendo graves repercusiones en el sector petrolero estadunidense.

Cuatro grandes grupos petroleros, los estadunidenses ExxonMobil, Chevron, ConocoPhillips y el angloholandés Shell, decidieron dedicar de manera colectiva mil millones de dólares a la preparación de un sistema de respuesta común en caso de accidente medioambiental.