México
Aves mexicanas en peligro de extinción, aseguran expertos
Periquito de Socorro. Foto: Cortesía

Organización Editorial Mexicana
23 de mayo de 2010


Nidia Marin / El Sol de México

Ciudad de México.- Los mexicanos inician los preparativos para protegerse de una agitada temporada de huracanes que afectará lo mismo el Pacífico, que el Atlántico y el Mar Caribe, pero las aves que habitan las zonas insulares no tienen forma de preservarse: son fenómenos que causan estragos en sus poblaciones, estos fenómenos los que causan estragos, tan severos como los que les ocasionan las boas y los gatos.

Y es que actualmente las aves mexicanas en mayor peligro de extinción son precisamente especies insulares endémicas de las islas Cozumel y Socorro.

Quienes explican esta problemática son Juan E. Martínez-Gómez, de la Red de Interacciones Multitróficas del Instituto de Ecología, A. C.; Robert L. Curry, del Departamento de Biología, de la Universidad Villanova de Estados Unidos; Patricia Escalante-Pliego, del Instituto de Ecología de la UNAM; y Peter J. Hodum, de Oikonos-Ecosystem Knowledge, de Estados Unidos.

En su trabajo "Las Aves en Mayor Peligro de Extinción en México: estableciendo prioridades de acción objetivas para la conservación de las avifaunas insulares del país", producto de sus investigaciones, han alertado de que el Cuitlacoche de Cozumel "está experimentando un vórtice de extinción; de no tomarse medidas inmediatas su extinción será inevitable. Esta especie ha sido afectada por huracanes y boas introducidas".

Mientras tanto, en Isla Socorro, la Pardela de Revillagigedo es la segunda especie mexicana en mayor riesgo con una población no mayor a los dos mil individuos.

Explican que su situación es más crítica, al observar que el número de madrigueras observado en el campo sugiere que esta especie cuenta con menos de 100 pares reproductores. Y son los gatos, introducidos en la isla, los que la están acabando.

Otra de las aves que puede desaparecer es el Periquito de Socorro. Sólo hay 300 individuos. Su principal problema es la disminución de cavidades de anidación.

También el Cenzontle de Socorro ha sido diezmado. Únicamente cuenta con una población cercana a los 500 individuos, la cual ha permanecido estable desde 1993. Recomiendan el traslado para lograr su recuperación.

Hay otras islas que tienen problemas con sus poblaciones de diversas aves, como las Marías y las Islas Guadalupe, por lo que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

* ¿Y DÓNDE SE UBICAN LAS BOAS?

En este escenario de depredación están las boas, introducidas en la Isla de Cozumel. Cristopher González-Baca y Alfredo D. Cuarón Orozco, investigadores, lo explican:

Esta serpiente mide entre 30 centímetros y 4.45 metros, no es venenosa, pero es constrictora. Aunque en México está considerada también como especie amenazada, en Cozumel abunda. Fue introducida en los inicios de la década de los setenta. Tiene escasa competencia como depredador y no tiene animal que la ataque.

Cozumel es isla mexicana con mayor diversidad de reptiles, entre los cuales está la boa y los especialistas consideran que la depredación de fauna nativa hace necesario el monitoreo continuo de la población de boas, y de sus presas (como son entre otras las aves).

De tal modo, precisan, se podrán realizar acciones de control mejor fundamentadas para disminuir la presión de las boas sobre la fauna nativa, especialmente la endémica.

El Instituto Nacional de Ecología señala que México tiene catalogados cerca de mil 300 islas islotes, rocas, cayos o arrecifes expuestos, que representa el 0.3 por ciento de su superficie.

Cerca de 20 islas, dice, cobran un interés particular debido al nivel de endemismo de sus avifaunas, sus especies amenazadas o por mantener procesos biológicos importantes.

Los huracanes juegan un importante papel en la destrucción de la avifauna de las islas. Por ejemplo, en el Caribe son frecuentes. El huracán Gilberto causó serios problemas en la avifauna de la isla de Cozumel.

Cuando el calentamiento ha invadido la región insular de las Pequeñas Antillas se forman huracanes de gran recorrido y de potencia extraordinaria, principalmente durante agosto, septiembre y octubre. Algunos cruzan Cozumel y Cancún.

En esta ocasión para la temporada 2010, se calculan para el Atlántico un total de 15 ciclones tropicales, de acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional, de los cuales siete alcanzarían la categoría de tormentas tropicales, cuatro de huracanes moderados (categorías 1 o 2 en la escala de Saffir-Simpson) y cuatro intensos.

En cuanto al Océano Pacífico, se pronostican también 15, de los cuales 10 podrían ser tormentas tropicales, cuatro huracanes moderados y uno intenso. Claro, todo está sujeto a cambios.

Se calcula que la temporada de 2010 podría ser más intensa que la del año pasado.

Los fenómenos de esta naturaleza que más han afectado a zonas mexicanas insulares en los últimos años son, en el Caribe: "Wilma", en 2005 (el ojo pasó sobre Cozumel) y "Gilberto", en 1988. En el Pacífico: "Paulina", en 1997 e "Ismael", en 2005.