Gómez y Lerdo
Colapsan dos viviendas por lluvias en La Goma y Graseros
Noticias de El Sol de la Laguna
20 de julio de 2013

Lerdo, Durango.- Debido a las fuertes lluvias que azotaron en el medio rural durante la noche del jueves y madrugada de ayer viernes, dos viviendas se vinieron abajo en los ejidos La Goma y Graseros, y dos más están a punto de caerse en esta última comunidad, en donde afortunadamente no hubo personas lesionadas.

Incluso, en las dos viviendas que pueden venirse abajo en el ejido Graseros, precisamente a unas cuadras de la presa Francisco Zarco, las familias fueron desalojadas por personal de la Dirección de Atención Ciudadana, a fin de evitar un accidente.

Mientras que en la comunidad de La Goma, personal de la Unidad de Protección Civil, acudió al lugar de los hechos, a fin de apoyar a la familia que fue víctima de las fuertes lluvias.

Esta casa se localiza en la esquina de la calle 20 de Noviembre y calzada Lázaro Cárdenas de la comunidad de La Goma, en donde se indicó que un percance se registró cerca de las 10:00 horas cuando Roberto Chavarría se encontraba al interior de la cocina, cuando de pronto una parte del techo a base de vigas se vino abajo.

Incluso, este individuo al ver que empezaron a tronar las vigas se desplazó hasta una esquina de la cocina y para su fortuna resultó ileso del desplome.

Además la familia Chavarría indicó que hace unos días por las mismas lluvias que han azotado, un pedazo de techo se cayó de la cocina, pero al no tener recursos no la pudieron reparar.

Sin embargo, ayer don Roberto Chavarría vivió el percance para contarlo al venirse abajo el techo de la cocina, por lo que hoy piden apoyo a las autoridades municipales, a fin de poder reparar la cocina.

EN GRASEROS, MÁS AFECTADOS

En cuanto a las viviendas de la comunidad de Graseros, se confirmó el derrumbe de un techo de la vivienda propiedad de la señora Elizabeth Palacios Salazar, en donde por fortuna no hubo personas lesionadas.

Incluso, el personal de Atención Ciudadana tuvo que desalojar a dos familias de sus hogares por el riesgo de que los cuartos se puedan venir abajo con las lluvias que están azotando en esas áreas.