Migración
Reforma facilita el proceso matrimonial entre migrantes y mexicanos
Organización Editorial Mexicana
25 de noviembre de 2012


Adrián González / Diario del Sur

Tapachula, Chis.- La reforma migratoria que entró en vigor el pasado 9 de noviembre, permitió el proceso para contraer nupcias de migrantes con residentes mexicanos, esto sin permiso del Instituto Nacional de Migración (INM), pues los trámites son mucho más rápidos y sin costo, reveló José Alberto Garay, oficial 03 del registro civil de atención a migrantes.

"Como oficiales del registro civil sí nos beneficia, pues es un benefactor para las familias de mexicanos con extranjeros, que a partir del 9 de noviembre ya se pueden casar en cualquier oficialía, porque ya no le vamos a pedir la legal estancia en el país, pues ya no importa su estatus migratorio y tampoco le solicitamos el permiso de migración", precisó.

Explicó que anteriormente la persona migrante que deseara casarse con algún mexicano, debía tener un permiso del Instituto Nacional de Migración, el cual llegó a costar alrededor de 2 mil pesos, situación que perjudicaba seriamente a los conyugues porque no todos cuentan con esa cantidad monetaria, además de que los permisos por parte del instituto federal en mención dificultaba un poco el proceso.

Por ello, dijo que los únicos requisitos que solicitan para que ambas personas puedan contraer nupcias, es el acta de nacimiento debidamente legalizada, según sea el país; después de eso, al realizarse el matrimonio como registro civil acuden al INM para notificar que han realizado una boda entre un mexicano y un extranjero.

"En Chiapas hemos avanzado, por ejemplo en nuestro estado ya registrábamos a los niños chiapanecos de padres extranjeros, ahora el beneficio es que ya no pagan un solo peso por el permiso de migración (...) para que ellos pudieran tener su legal estancia en el país, les pedían estar casados pero nosotros para poderlos casar necesitamos que estuvieran legales en el país, por lo que era bastante incoherente eso", agregó.

Por último, añadió que el pasado 12 de noviembre del año en curso, se realizó la primera boda con la reforma migratoria, en la cual la joven mujer era de origen extranjero menor de edad, proceso en el que tuvo que intervenir el padre para que autorice sin necesidad de la legal estancia de ella, mucho menos del permiso del INM.