Mexicali
Demandan 90 usuarios a Z Gas
La empresa Z Gas fue demandada ante la Profeco por un grupo de usuarios, iniciando así el trámite para que se apliquen sanciones por haber suspendido sin previo aviso el suministro de gas por tubería.
La Voz de la Frontera
13 de noviembre de 2012

Por Alejandro Domínguez

Ayer entró la primera demanda colectiva en contra de la empresa Z Gas por la interrupción del suministro de gas doméstico por tubería sin previo aviso, además porque tuvieron que hacer cuantiosas inversiones para realizar las adaptaciones.

Desde el 17 de octubre, la empresa Z Gas suspendió de manera indefinida y sin previo aviso el suministro de gas doméstico por tubería, lo que afectó a cerca de 3 mil residentes y a comercios ubicados en el Centro Histórico, colonia Nueva, Industrial, Cuauhtémoc y Nacozari.

El subdelegado de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en Mexicali, Carlos Francisco Guillén Armenta, comentó que ayer se recibió la primera demanda colectiva conformada por cerca de 90 usuarios en contra de la empresa Z Gas.

Sin embargo, las personas interesadas en poner la queja en contra de la empresa aún pueden acudir a las oficinas de la Profeco en Mexicali, ya que formarán un segundo paquete de inconformes para solicitar a la empresa resarcir los daños, así como los gastos en los que han incurrido sus usuarios.

"Faltan otras cerca de 170 personas interesadas, pero no todas han cumplido con el requisito de la firma de carta poder, los estamos esperando, eso lo pueden hacer aquí en la Profeco de 8:30 a 15:00 horas en la subdelegación", mencionó el funcionario federal.

La queja se le dará seguimiento localmente y se realizarán las audiencias necesarias, para ello se citará a Z Gas para que exponga sus argumentos y finalmente se llegue a un acuerdo con los usuarios y éstos puedan recuperar la inversión que han realizado para efectuar las adaptaciones necesarias.

Guillén Armenta invitó a los afectados a que se acerquen a la Profeco para que este caso no quede en la impunidad y con ello sentar un precedente para que no vuelvan a ocurrir este tipo de situaciones.