México
Lamentan inseguridad en zonas turísticas de campismo
Organización Editorial Mexicana
30 de julio de 2012


José Luna / El Sol de México

Ciudad de México.- Debido al incremento de la delincuencia e inseguridad que se han extendido en zonas de turismo religioso, rurales y las destinadas al campismo, la Primera Comisión -Gobernación, Puntos Constitucionales y Justicia-, de la Permanente, analiza la propuesta para que las secretarías de Turismo (Sectur), Agricultura (Sagarpa) y Defensa Nacional (Sedena), emprendan programas de protección y alerta.

Resulta insuficiente emitir un "protocolo de seguridad" para campamentos, es necesario que las asociaciones de campistas, iglesias, autoridades estatales y sistemas de seguridad nacional informen sobre los espacios de campismo y turismo rural, demandó el diputado Óscar Saúl Castillo Andrade (PAN).

Calificó de lamentable se cancelen lugares de paseos tradicionales porque tienen "alerta de peligro", como La Marquesa, El Ajusco, Iztaccíhuatl y San Rafael, El Parque Nacional Izta-Popo, Río Frío, y Las Lagunas de Zempoala.

De acuerdo con la Asociación de Scouts de México, y ante el aumento de la violencia registrada en los últimos años en esas zonas, se creó una lista de los lugares del Distrito Federal y el Estado de México considerados peligrosos y que recomiendan no visitar.

Hizo referencia a que desde hace años habitantes de estas zonas exigieron a las autoridades locales mayor seguridad ya que el número de visitantes ha decrecido de forma considerable debido a los constantes robos, extorsiones, secuestros y hasta masacres que se dan en algunos de esos lugares.

Tan sólo en el Ajusco, hay asaltantes cubiertos con pasamontañas y armados con machetes y pistolas que amenazan a los visitantes y les roban sus pertenencias; incluso se sabe que ahí se cometen y quedan impunes un número desconocido de secuestros, violaciones y asesinatos, sin intervención oportuna de los cuerpos policiacos.

Esto último lo confirmó al señalar que desde 2011 el Gobierno del Distrito Federal incrementó el número de elementos policiacos que vigilan el área, empero, "el esfuerzo parece haber sido en vano, pues las organizaciones criminales siguen haciendo de las suyas".