Opinión / Columna
 
Jesús Michel Narváez 
Punto de Vista / Jesús Michel Narváez 
3 de julio de 2015

  No fui su amigo. Lo conocía y tenía un trato lejano pero respetuoso.

Sin temor a equivocarme, fui el primer periodista en entrevistar a otro periodista. Lo hice allá por el año 70. En su oficina, en las antiguas oficinas de Televicentro, me recibió. Cordial. Afable. Traía puesta una chamarra azul con el logo de la empresa. En los muros de su nada ostentosa oficina, estaban colgados reconocimientos, fotos con funcionarios -alguna de ellas con el presidente Díaz Ordaz y otras con el candidato Luis Echeverría-, representantes del sector privado, artistas. Otras en donde aparecía él realizando algún reportaje, una narración.

En ese tiempo yo trabajaba como reportero de espectáculos. Acudía todos los días a las instalaciones de la televisora. Me lo cruzaba de vez en vez. Siempre saludaba y siempre mostraba un rictus que parecía sonrisa.

Hay que decirlo: es un referente del periodismo, profesión que ejerció durante 70 años.

Y también habría que señalar que durante años su forma de informar se ganó críticas porque, en esos tiempos -64-76- la presión gubernamental era excesiva y tratándose de un noticiero televisivo, el único en su momento con infraestructura, la censura operaba.

A él se le debió el invento de "Eco", las noticias del mundo en el tiempo real. Después, después ya se sabe: CNN se apoderó de la idea.

Por supuesto escribo de Jacobo Zabludovsky, cuyas narraciones sobre el primer paso del hombre en la luna y de cómo la Ciudad de México fue devastada por el terremoto de 1985, calaron las mentes, dejaron huella e hicieron reaccionar a millones de mexicanos.

¡Descanse en paz un gran periodista y un mejor ser humano!



E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx,

jesusmichel11@hotmail.com.

Twitter: @jesusmichelna

y en Facebook: jm-narvaez
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas