Opinión / Columna
 
Juego de palabras 
Gilberto D'Estrabau 
Salud, dinero, amor y una candidatura pluri a la cabeza de la lista
Organización Editorial Mexicana
19 de diciembre de 2014

  La fiebre vacacional, más contagiosa que el ébola, ha cobrado 628 víctimas más. El Congreso de la Unión, dejando en el aire reformas que se consideraban tan indispensables como urgentes para salvar a México -versión país y versión ciudad- ha bajado la cortina y remitido todos sus pendientes hasta el próximo febrero. Pero que tales incoherencias y desbarajustes iban a ocurrir se sabía desde que pusieron a dos perredistas presidir las Cámaras.

Fuerza es explicar -especialmente para neutralizar los comentarios irreverentes de la falange intelectual mexicana, que me tacha de inverecundo, irónico y sarcástico- que lo anterior no es una crítica. Por el contrario, me adhiero como parche poroso a quienes aplauden la amplia y productiva tarea realizada por el Senado de la República, gracias sobre todo a la habilidad del brillante coordinador de la fracción priísta y presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara Alta, Emilio Gamboa Patrón, un político que ya lo ha hecho todo, visto todo y oído todo en la política mexicana, tanto dentro como fuera del Congreso. Y, por supuesto, felicito también a los diputados que trabajaron de firme, comenzando por don Manlio Fabio Beltrones.

(Dicen que los diputados ovalones se quedaron enojados porque el Senado no les mandó más iniciativas. Puras monerías para las galerías. Lo cierto es que es que están tan ansiosos de comprar acciones de vaca (vacacciones, get it ?) y empezar a cruzar el puente Guadalupe-Reyes, como todos los demás, incluyendo, por supuesto, a este modesto servidor de ustedes).

Reflexión que nos coloca en posición anotadora, para lo que tengo que decirles.



Salud, dinero, amor y una candidatura pluri en los primeros lugares de la lista

Una vez más, ha llegado el delicioso momento de expresar a todos ustedes los deseos de satisfacción, contento y buena fortuna acostumbrados en esta temporada. Para mí mismo decreto el abandono del teclado por algunas horas, a fin de buscar la descansada vida de aquel que huye del mundanal ruido, y busca la escondida, senda por donde han ido, los pocos sabios que en el mundo han sido.

Obedezco a una tradición antigua ya de 30 años -y a la orden expresa de mi jechu- y les deseo auténticamente una feliz Nochebuena -lo clásico es feliz Navidad, pero en realidad en día 25 lo que tenemos casi todos es una cruda épica, y menos posibilidades de ser felices que la oposición de ganar la mayoría en el Congreso en 2015- y que durante el próximo año disfrute usted de esos tres bienes maravillosos: salud, dinero y amor. Y ya puesto en ese camino, que Diosito le depare una candidatura de representación proporcional, en los lugares uno, dos o tres, que paso más chévere.

Verdad buena: pásela a todisísimas progenitoras. Tenga espíritu navideño y perdóneme si alguna -o todas- de las doscientas y tantas columnas pasadas no satisfizo sus altos estándares y, por favor, deme otra oportunidad en 2015. Le prometo que en cuanto regrese -que será por allá de la fiesta de san Fabián- y se disipen los efectos de la disipación, le cumplo o lo dejo como estaba.

Mientras tanto, como dijo mi hermano en las letras Quinto Horacio Flaco en sus "Odas"-se dice que acostumbraba comentar a los jóvenes poetas que se le acercaban: "está bien que escribas versos, pero no odas" -carpe diem quam minimun credula postero, a la cual se le han dado varias interpretaciones como, por ejemplo, "vive cada momento de tu vida como si fuera el último" y "no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy", pero que yo prefiero traducir, tan libre como macarrónicamente, "sácale todo el jugo al día de hoy, y no confíes para nada en la pinche posteridad".

Buenos días. Buena suerte. ¡Muchas felicidades! ¡Que Dios los bendiga!

juegodepalabras1@yahoo.com/

Sitio Web: juegodepalabras.mx
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas