Policía
Los 24 ejecutados pertenecerían a la banda de "Los Pe­lo­nes"
La Prensa
15 de septiembre de 2008

Hu­go Mi­ran­da



TO­LU­CA, Méx., 14 de sep­tiem­bre.- Un gru­po de­lic­ti­vo iden­ti­fi­ca­do co­mo "Los Pe­lo­nes", que des­de ha­ce cua­tro años ope­ra en ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das con el nar­co­me­nu­deo, po­dría ser el ori­gen de la ma­yo­ría de los hom­bres eje­cu­ta­dos que fue­ron des­cu­bier­tos la tar­de del pa­sa­do vier­nes en el pa­ra­je co­no­ci­do co­mo La Lo­ma, en los lí­mi­tes te­rri­to­ria­les de Oco­yoa­cac, Xa­la­tla­co y Ca­pul­huac.

"Los Pe­lo­nes" es una cé­lu­la de dis­tri­bu­ción y ven­ta en pe­que­ñas can­ti­da­des de es­tu­pe­fa­cien­tes, prin­ci­pal­men­te ma­ri­gua­na, co­caí­na y "ta­chas" -pas­ti­llas psi­co­tró­pi­cas- que ope­ra en mu­ni­ci­pios me­xi­quen­ses co­nur­ba­dos al Dis­tri­to Fe­de­ral, so­bre to­do en la zo­na de Huix­qui­lu­can, Ati­za­pán de Za­ra­go­za, Nau­cal­pan, Tlal­ne­pan­tla y Eca­te­pec.

De acuer­do a un re­por­te, "Los Pe­lo­nes" son un gru­po re­clu­ta­do por uno de los hom­bres más bus­ca­dos en Mé­xi­co, Joa­quín Guz­mán Loe­ra, alias "El Cha­po", quien es­ca­pó del pe­nal fe­de­ral de má­xi­ma se­gu­ri­dad de Puen­te Gran­de, en el Es­ta­do de Ja­lis­co.

"Los Pe­lo­nes" ori­gi­nal­men­te dis­tri­buian dro­gas en di­fe­ren­tes si­tios tu­rís­ti­cos del Es­ta­do de Gue­rre­ro, de ahí que la ma­yo­ría de sus in­te­gran­tes ten­gan as­pec­to "cos­te­ño"; piel mo­re­na, com­ple­xión del­ga­da y "ga­rru­da", y acen­to ca­rac­te­rís­ti­co de la po­bla­ción que ha­bi­ta la cos­ta del Pa­cí­fi­co, en la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na.

Los in­te­gran­tes de "Los Pe­lo­nes" ha­brían te­ni­do un des­pla­za­mien­to ha­cia la zo­na me­tro­po­li­ta­na del Va­lle de Mé­xi­co ha­ce unos cua­tro años, de­bi­do a la "sa­tu­ra­ción" que sus ope­ra­cio­nes re­gis­tra­ron en si­tios tu­rís­ti­cos de Gue­rre­ro, co­mo Aca­pul­co, Ix­ta­pa y Zi­hua­ta­ne­jo, don­de en prin­ci­pio ope­ra­ban.

Las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les, es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les de la zo­na me­tro­po­li­ta­na de­tu­vie­ron en los úl­ti­mos me­ses a al­gu­nos "bu­rre­ros" y "co­mer­cia­li­za­do­res" del gru­po al que se iden­ti­fi­ca co­mo "Los Pe­lo­nes", mis­mos que han si­do con­sig­na­dos y se en­cuen­tran en­fren­tan­do pro­ce­sos y al­gu­nos ya con­de­nas en pe­na­les de Eca­te­pec y Tlal­ne­pan­tla, prin­ci­pal­men­te, aun­que tam­bién los hay en pe­ni­ten­cia­rías del Dis­tri­to Fe­de­ral.

De acuer­do a es­te an­te­ce­den­te, los eje­cu­ta­dos en la zo­na de La Mar­que­sa, en el Es­ta­do de Mé­xi­co, pu­die­ron ha­ber si­do víc­ti­mas de un gru­po con­tra­rio del nar­co­trá­fi­co, ba­jo dos ob­je­ti­vos: erra­di­car to­da ac­ti­vi­dad del más bus­ca­do, "El Cha­po" Guz­mán, quien ob­via­men­te en­fren­ta pro­ble­mas de ope­ra­ción por es­tar en la mi­ra de las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les e in­clu­so del pro­pio de­par­ta­men­to an­ti­dro­gras de los Es­ta­dos Uni­dos, y, por otra par­te, apo­de­rar­se de los pun­tos de dis­tri­bu­ción que "Los Pe­lo­nes" ha­brían de­sa­rro­lla­do en la zo­na me­tro­po­li­ta­na del Va­lle de Mé­xi­co.

Es­ta es só­lo una de las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción que de­sa­rro­lla la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca en tor­no a los he­chos del pa­sa­do vier­nes en la zo­na bos­co­sa de los lí­mi­tes en­tre Oco­yoa­cac y Xa­la­tla­co, aun­que no es la úni­ca.







Gabriel Zendejas



No se descarta la posibilidad de que haya personas de origen centroamericano entre los 24 cadáveres que fueron regados en el municipio de Ocoyoacac, cerca de la carretera Atlapulco-Xalatlaco, dado que hasta ayer solamente se habían encontrado antecedentes de cinco de ellos, como lo informó el Procurador de Justicia mexiquense, Alberto Bazbaz Sacal, quien sólo dijo que tres eran oriundos de Hidalgo, otro del Distrito Federal y el quinto del Estado de Oaxaca.

Así lo consideraron algunas autoridades del Ministerio Público Federal adscritos a la Procuraduría General de la República (PGR), que se ocupan de las indagatorias, y quienes aún no han resuelto el enigma de cómo los autores materiales de ese escandaloso crimen, hayan podido levantar a tantas personas, sin que nadie reportara el hecho.

Sobre todo, si se toma en cuenta la consideración que ningún elemento policiaco de todas las corporaciones, municipales, estatales y federales, detectaron esa situación al circular por las carreteras que unen a los estados de México y Morelos.

Ayer se confirmó que resultaba falsa la versión de que en el municipio de Arcelia, en Guerrero, se había reportado la desaparición de un grupo de personas, que se creyó, podía tratarse de los mismos que fueron encontrados muertos, sin embargo, se supo que agentes federales en coordinación con elementos del Ejército Mexicano, había detenido a varias personas y que eran interrogadas en torno a esa versión.

En la PGR trascendió que esos arrestos ocurrieron en el municipio de Arcelia y dentro de las acciones del Operativo Conjunto Guerrero, y que entre los interrogados se encontraba una mujer y el resto eran 11 hombres.

Asimismo, cabe señalar que la Procuraduría General de la República (PGR) se dio ayer a la tarea de ubicar a los familiares de los ahora reconocidos, para saber a qué se dedicaban, además de determinar si ese artero crimen masivo ocurrió por las pugnas que se han desatado en la entidad mexiquense entre las bandas criminales de los llamados "Zetas" contra los pistoleros que se alquilan al servicio del otro grupo criminal conocido como "La Familia", cuya presencia ya fue reconocida incluso por las autoridades de la entidad mexiquense.

Asimismo, los detectives federales en coordinación con la Agencia de Seguridad Estatal (ASE) y las autoridades ministeriales, recaban información entre los habitantes de los municipios de Xalatlaco, Ocoyoacac y circunvecinos, a fin de encontrar testigos que hayan visto una situación extraordinaria relacionada con este espantoso crimen colectivo.

Como lo informó oportunamente LA PRENSA, el pasado viernes aparecieron los cadáveres de los 24 hombres ejecutados, que tenían las manos amarradas y los ojos cubiertos con cinta adhesiva tipo industrial color gris y presentaban el tiro de gracia.

Eso ocurrió en el solitario paraje conocido como La Loma, cerca del kilómetro 5 de la carretera Xalatlaco-Atlapulco y del poblado de San Isidro Tehuantepec, municipio de Ocoyoacac, entre el Parque Nacional de La Marquesa, que va para el santuario de nuestro Señor de Chalma, cuya carretera une a la zona del Ajusco.

Las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México confirmaron tras los hechos, que todos los ejecutados eran personas del sexo masculino con edades de entre los 20 y 35 años de edad, con aspecto de ser originarios del Estado de Guerrero, de la región de Tierra Caliente o incluso centroamericanos.