Policía
Traileros asesinos
La Prensa
16 de marzo de 2008

Noel F. Alvarado y Abel Mar­tí­nez

Dos muertes resultaron del mismo número de conductores de tractocamiones, los cuales sembraron a su paso una estela de decesos sin quedarse a enfrentar tan grande responsabilidad.

Ho­rri­ble muer­te en­con­tró un mo­to­ci­clis­ta cuan­do al cir­cu­lar a bor­do de su uni­dad fue em­bes­ti­do bru­tal­men­te por un pe­sa­do ca­mión y arras­tra­do so­bre la car­pe­ta as­fál­ti­ca, el cuer­po de la víc­ti­ma que­dó des­mem­bra­do al ser atra­pa­do, du­ran­te al­gu­nos ins­tan­tes, por las rue­das del trac­to­ca­mión. El fa­tí­di­co su­ce­so se re­gis­tró en ca­lles de la Co­lo­nia Xo­te­pin­go, De­le­ga­ción Co­yoa­cán.

Se­gún da­tos pro­por­cio­na­dos por el Cen­tro de In­for­ma­ción Po­li­cial (CIP), ayer por la ma­ña­na, la víc­ti­ma quien en vi­da res­pon­día al nom­bre de Mi­guel Ríos, de apro­xi­ma­da­men­te 40 años de edad, con­du­cía una mo­to­ci­cle­ta Hon­da ne­gra, con nú­me­ro eco­nó­mi­co 346, pro­pie­dad de la em­pre­sa Ser­vi­cios de Ca­li­dad en Men­sa­je­ría, so­bre Cal­za­da de Tlal­pan.

Su des­ti­no cam­bia­ría de for­ma trá­gi­ca cuan­do al lle­gar a la al­tu­ra de la ca­lle Ne­za­hual­pi­lli, de la ci­ta­da co­lo­nia, fue em­bes­ti­do por un ca­mión -que se­gún ver­sión de al­gu­nos tes­ti­gos trans­por­ta­ba ci­lin­dros de oxí­ge­no-, el cual no lo­gró de­te­ner su mar­cha y arras­tró con to­do y su uni­dad al in­for­tu­na­do mo­to­ci­clis­ta. Al per­ca­tar­se de su san­gui­na­ria ac­ción, el ho­mi­ci­da del trans­por­te de car­ga em­pren­dió la hui­da de­jan­do una es­te­la de muer­te so­bre la car­pe­ta as­fál­ti­ca.

Ve­ci­nos y co­mer­cian­tes de la zo­na, al dar­se cuen­ta de los la­men­ta­bles he­chos, so­li­ci­ta­ron la pre­sen­cia de los cuer­pos de emer­gen­cia, sin em­bar­go cuan­do lle­ga­ron los pa­ra­mé­di­cos del ERUM, tan só­lo con­fir­ma­ron la muer­te del mo­to­ci­clis­ta, cu­yo cá­da­ver que­dó prác­ti­ca­men­te se­mi­des­ta­za­do por las se­rias le­sio­nes que su­frió al que­dar atra­pa­do en las rue­das de la pe­sa­da uni­dad que se dio a la fu­ga.

Al­gu­nos tes­ti­gos re­ve­la­ron a los re­pre­sen­tan­tes de la ley que el aho­ra oc­ci­so nun­ca se per­ca­tó que el ca­mión de car­ga in­ten­ta­ba re­ba­sar­lo y tan só­lo vie­ron con de­ses­pe­ra­ción cuan­do es­te úl­ti­mo pa­só en­ci­ma de la in­te­gri­dad del mo­to­ci­clis­ta, al gra­do de arras­trar­lo con to­do y su ve­hí­cu­lo de dos rue­das, el cual que­dó con­ver­ti­do en cha­ta­rra.

Más tar­de arri­ba­ron pe­ri­tos del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, los cua­les ini­cia­ron las pes­qui­sas co­rres­pon­dien­tes con la fi­na­li­dad de ubi­car el pa­ra­de­ro del pre­sun­to res­pon­sa­ble del trá­gi­co ac­ci­den­te; pos­te­rior­men­te, so­li­ci­ta­ron la pre­sen­cia del Ser­vi­cio Mé­di­co Fo­ren­se (Se­me­fo) pa­ra tras­la­dar el ca­dá­ver al an­fi­tea­tro don­de lo iden­ti­quen sus fa­mi­lia­res.

En pri­me­ra ins­tan­cia, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo del hoy oc­ci­so lo­gra­ron iden­ti­fi­car­lo y so­li­ci­ta­ron a las au­to­ri­da­des mi­nis­te­ria­les to­do el pe­so de la ley pa­ra lo­grar la cap­tu­ra del pre­sun­to res­pon­sa­ble, a fin de que res­pon­da por los he­chos.

En el otro caso, en la Calzada Ignacio Zaragoza, esquina con Augusto Lindbergh, Colonia Ampliación Civil, se registró otro atropellado por un tractocamión el cual también se dio a la fuga, no se indentificó al hoy occiso.