México
Exhiben armas decomisadas a los principales capos detenidos
Entre las armas expuestas se encuentran unas con incrustaciones de piedras preciosas y metales como oro. Foto: Omar Flores / El Sol de México
Organización Editorial Mexicana
20 de febrero de 2008

Bertha Becerra / El Sol de México

Ciudad de México.- No se encuentran en vitrinas de la Casa Christie's o de la Galería Sotheby's de Nueva York. No forman parte de colecciones de arte, pero son bellas piezas de armería ultramoderna. Tampoco están sujetas a remate.

Son sofisticadas armas de destrucción con incrustaciones de piedras preciosas y metales como oro, plata y talladas en maderas exóticas.

Se trata de "joyas" del estilo personal de narcotraficantes como Amado Carrillo Fuentes, "El señor de los cielos"; con la firma de la casa como las del "Güero" Palma. Y hasta las armas que le recogieron hace justo un mes a Alfredo Beltrán Leyva, el "Mochomo", operador del cártel de Sinaloa, brazo derecho de Joaquín Guzman Loera "El Chapo": pistolas con brillantes.

Hay "Aguilas del Desierto" de fabricación israelí, en calibre 50, que es el mayor que existe para pistolas.

Y de este arsenal que custodia la Secretaría de la Defensa Nacional conoció ayer por la mañana el presidente Felipe Calderón al recorrer las instalaciones del Primer Batallón de Materiales de Guerra, al término del desayuno con el que se conmemoró el Día del Ejército, en el Campo Militar número Uno.

Ahí expuestas estaban pistolas Mágnum calibre 22, pequeñas, pero potentes.

Había otra cuchillo-pistola que cumple a la perfección ambas funciones.

También las hay de reciente tecnología como las UP 5 corta con apuntador láser y dos armas calibre 5.7, que se le conoce como "five-seven-, que por su alta energía cinética, tiene gran poder de penetración y cruzan los chalecos blindados. En el argot popular se les conoce como "mata-policías".

Y qué decir de los fusiles. Los hay Barret de calibre 50, de fabricación norteamericana. Este calibre es de uso exclusivo para las Fuerzas Armadas y también fue decomisada por el Ejército.

En cuestión de ametralladoras cuentan con la L-60, también de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas y un lanzador RTG en calibre 37 de límite y una serie de armas largas profusamente decoradas, churriguerescamente talladas en oro, plata y maderas preciosas.

Como el fúsil AR15-223 con el logotipo del "Güero" Palma en ambos costados y con un cargador de 60 cartuchos.

Había granadas cuyo empaque es a la vez tubo lanzador, calibre 66 milímetros y muestras de granadas de fragmentación, de fabricación norteamericana.

Durante esta visita, el coronel ingeniero industrial Rafael Domínguez Rodríguez, informó al presidente Calderón que de manera paralela al abastecimiento y mantenimiento de las armas que se emplean en el Ejército mexicano, llevan a cabo el resguardo, almacenamiento y control de las armas decomisadas concentradas por autoridades civiles y militares en estricto apego a la Ley Federal de Armas de Fuego y Control de Explosivos.

También le hizo de su conocimiento que las armas en resguardo de la Sedena son 220 mil 902 de las cuales, 29 mil 330 están a disposición de la propia dependencia y 191 mil 572 a disposición de diferentes autoridades civiles.

Las armas recepcionadas en diversos campos militares en la presente administración son en total 40 mil 863.

Mencionó que también existe un universo de armamento que está a disposición de otras autoridades de los tres órdenes de gobierno, sobre todo, la PGR, que por estar sujeto a su situación legal, las mantienen bajo su guardia y custodia.

Y como muchas armas se reciben en mala situación, se destruyen y en el actual gobierno, en todos los campos militares del país, ya se destruyeron 29 mil 951 armas.

El coronel Domínguez refirió que están convencidos de lo crítico de su responsabilidad "y de que somos blanco para el crimen organizado. Sin embargo, con su apoyo y liderazgo sabemos que vamos a entregar buenas cuentas a nuestro pueblo y ofrecer un panorama más promisorio a quienes nos sucederán en esta delicada misión".