Policía
Ahí estaba el puente
La Prensa
2 de enero de 2014

Al­va­ro Ve­láz­quez, Foto: Luis A. Barrera

NAU­CAL­PAN, Méx., 2 de ene­ro.- La irres­pon­sa­bi­li­dad que tu­vo un hom­bre en cru­zar co­rrien­do el Pe­ri­fé­ri­co pa­ra no su­bir por el puen­te pea­to­nal ca­ro le cos­tó, pues al co­rrer por los ca­rri­les cen­tra­les de di­cha ar­te­ria ve­hi­cu­lar, ve­loz au­to­mo­vi­lis­ta lo atro­pe­lló y ma­tó y pos­te­rior­men­te de­ce­nas de au­tos pa­sa­ron so­bre su hu­ma­ni­dad, de­jan­do su cuer­po ma­te­rial­men­te des­pe­da­za­do.

Cuan­do va­rios au­to­mo­vi­lis­tas se per­ca­ta­ron del atro­pe­lla­mien­to, en un ins­tin­to hu­ma­ni­ta­rio fue­ron de­te­nien­do su mar­cha pa­ra pro­te­ger lo que que­da­ba del cuer­po de es­te su­je­to, pe­ro pa­ra ese mo­men­to ya ha­bía muer­to com­ple­ta­men­te des­pe­da­za­do.

El la­men­ta­ble ac­ci­den­te que cos­tó la vi­da de es­te in­di­vi­duo, has­ta el mo­men­to des­co­no­ci­do y que al pa­re­cer era obre­ro, pues lle­va­ba col­ga­da una mo­chi­la ne­gra con sus ali­men­tos, se re­gis­tró al fi­lo de las 7:30 de la ma­ña­na, en los ca­rri­les cen­tra­les del Pe­ri­fé­ri­co Nor­te, en el en­tron­que con Río San Joa­quín, exac­ta­men­te fren­te a lo que an­tes era co­no­ci­do co­mo El To­reo de Cua­tro Ca­mi­nos, en los lí­mi­tes del mu­ni­ci­pio de Nau­cal­pan y la De­le­ga­ción Mi­guel Hi­dal­go, en el DF.

"Aquí na­die tu­vo la cul­pa, el úni­co res­pon­sa­ble de los he­chos, fue es­ta per­so­na, te­nía a es­ca­sos 20 me­tros el puen­te pea­to­nal, pe­ro po­si­ble­men­te por flo­je­ra o por­que ya se le ha­cía tar­de, de ma­ne­ra in­tré­pi­da tra­tó de cru­zar co­rrien­do el Pe­ri­fé­ri­co y co­mo era de es­pe­rar­se ve­loz au­to­mo­vi­lis­ta lo atro­pe­lló bru­tal­men­te y ma­tó", di­je­ron al­gu­nos tran­seún­tes que se en­con­tra­ban en el lu­gar a la po­li­cía.

Cuan­do ob­ser­va­mos que el in­tré­pi­do hom­bre co­rrió y tra­tó de to­rear a los au­to­mo­vi­lis­tas que cir­cu­la­ban por la zo­na pa­ra cru­zar al otro la­do, di­je­ron los tes­ti­gos, co­mo era de es­pe­rar­se ca­si en­se­gui­da vi­mos có­mo un ve­hí­cu­lo lo atro­pe­lló y lue­go las es­ce­nas fue­ron en ver­dad dan­tes­cas, al mo­men­to en que ató­ni­tos ob­ser­va­mos có­mo de­ce­nas de au­tos pa­sa­ban por su cuer­po y lo des­pe­da­za­ban.

Des­pués de que va­rios de los au­to­mo­vi­lis­tas se per­ca­ta­ron del atro­pe­lla­mien­to, aña­die­ron, po­co a po­co fue­ron de­te­nien­do su mar­cha y en una ac­ción hu­ma­ni­ta­ria pro­te­gie­ron el cuer­po del des­co­no­ci­do pa­ra evi­tar que re­sul­ta­ra más da­ña­do, pe­ro pa­ra ese mo­men­to ya era de­ma­sia­do tar­de, pues su ros­tro ha­bía que­da­do des­fi­gu­ra­do y pre­sen­ta­ba es­ta­lla­mien­to de vís­ce­ras y frac­tu­ras en to­do su cuer­po.

Por las con­di­cio­nes en que que­dó el ca­dá­ver de es­te hom­bre, las au­to­ri­da­des po­li­cia­cas no pu­die­ron es­ta­ble­cer su me­dia fi­lia­ción ni sus ras­gos fí­si­co, úni­ca­men­te in­for­ma­ron que ves­tía un pan­ta­lón de mez­cli­lla ne­gro, bo­tas ne­gras, ca­mi­sa a cua­dros ca­fé y que lle­va­ba una mo­chi­la ne­gra con sus ali­men­tos, por lo que se cree que el aho­ra oc­ci­so era un obre­ro que se di­ri­gía a su tra­ba­jo al mo­men­to en que fue atro­pe­lla­do.

Al te­ner co­no­ci­mien­to del trá­gi­co atro­pe­lla­mien­to, el agen­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co del cen­tro de jus­ti­cia lo­cal se pre­sen­tó en el lu­gar, don­de una vez que rea­li­zó las di­li­gen­cias mi­nis­te­ria­les y or­de­nó el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver dio ini­cio a la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción co­rres­pon­dien­te por el de­li­to de ho­mi­ci­dio con­tra quien re­sul­te res­pon­sa­ble.