Policía
APUñALAN A EBRIO EN RIñA
Fo­to: cor­te­sía de Ri­car­do Men­do­za
La Prensa
3 de mayo de 2013

Al­va­ro Ve­láz­quez,





LOS RE­YES LA PAZ, Méx., 2 de ma­yo.- Un jo­ven de 25 años de edad que par­ti­ci­pa­ba jun­to con va­rios com­pa­ñe­ros en una fies­ta por la ce­le­bra­ción del Día del Tra­ba­jo, fue bru­tal­men­te ase­si­na­do a pu­ña­la­das, una de las cua­les le des­pe­da­zó el co­ra­zón, lue­go de que al ca­lor de las co­pas pro­ta­go­ni­zó una ri­ña con va­rios su­je­tos por pro­ble­mas de bo­rra­chos.

Mien­tras que el ma­lo­gra­do jo­ven, iden­ti­fi­ca­do co­mo Abra­ham Me­di­na, se des­plo­mó en me­dio de un char­co de san­gre y ca­si en­se­gui­da mu­rió, los pre­sun­tos ho­mi­ci­das em­pren­die­ron la fa­mo­sa hui­da, sin que ele­men­tos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal de es­ta lo­ca­li­dad, al man­do del di­rec­tor Gil­dar­do Her­nán­dez, que "bri­llan por su au­sen­cia" y que es­tán más de­di­ca­dos a brin­dar vi­gi­lan­cia y se­gu­ri­dad a an­tros, ho­te­les, ba­res y to­do aquel ne­go­cio que les de­ja be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, los ha­yan en­con­tra­do.

Los he­chos que cos­ta­ron la vi­da de es­te jo­ven, se re­gis­tra­ron al fi­lo de las cua­tro de la ma­ña­na de hoy, en el in­te­rior de una ca­sa, ubi­ca­da en la es­qui­na de la Ave­ni­da del Tra­ba­jo y la ca­lle Li­ber­tad, en ple­no cen­tro de es­te mu­ni­ci­pio, don­de va­rios tra­ba­ja­do­res de una em­pre­sa rea­li­za­ban una fies­ta.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que de acuer­do a las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes que se rea­li­za­ron, el aho­ra oc­ci­so era ve­ci­no del mu­ni­ci­pio de Tex­co­co y se en­con­tra­ba en el lu­gar por in­vi­ta­ción de unos com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo que rea­li­za­ron una fies­ta pa­ra fes­te­jar el Día del Rra­ba­jo.

Se­gún ver­sio­nes de los asis­ten­tes, di­je­ron las au­to­ri­da­des po­li­cia­cas, el con­vi­vio se lle­va­ba con to­da nor­ma­li­dad; sin em­bar­go, des­pués de va­rias ho­ras y ya al ca­lor de las co­pas el aho­ra oc­ci­so ri­ñó con unos su­je­tos por pro­ble­mas ne­ta­men­te de bo­rra­chos.

Du­ran­te la ri­ña, agre­ga­ron, uno de los ri­jo­sos sor­pre­si­va­men­te sa­có de en­tre sus ro­pas una fi­lo­sa na­va­ja pa­ra ases­tar­le va­rias pu­ña­la­das en di­fe­ren­tes par­tes de su cuer­po al aho­ra oc­ci­so, quien en ese mo­men­to se des­plo­mó he­ri­do de muer­te.

En me­dio de los gri­tos y la his­te­ria que se ori­gi­nó den­tro de la ca­sa por es­te in­ci­den­te, el pre­sun­to ho­mi­ci­da y va­rios de los su­je­tos que par­ti­ci­pa­ron en la ri­ña rá­pi­da­men­te sa­lie­ron pa­ra dar­se a la fu­ga y a pe­sar de que el pro­pie­ta­rio del in­mue­ble pi­dió el au­xi­lio de la po­li­cía, los uni­for­ma­dos nun­ca lle­ga­ron has­ta des­pués de ca­si me­dia ho­ra, cuan­do el cri­mi­nal ya ha­bía de­sa­pa­re­ci­do.

Pos­te­rior­men­te, en aten­ción a un lla­ma­do de au­xi­lio, pa­ra­mé­di­cos de la Cruz Ro­ja lle­ga­ron al lu­gar pa­ra brin­dar aten­ción mé­di­ca al apu­ña­la­do, pe­ro de­sa­for­tu­na­da­men­te ya no fue ne­ce­sa­rio, pues ya ha­bía muer­to a con­se­cuen­cia de las pu­ña­la­das que pre­sen­ta­ba en va­rias par­tes de su cuer­po, una de las cua­les fue mor­tal, pues le des­tro­zo el co­ra­zón.

Con ba­se en los tes­ti­mo­nios y los ras­gos fí­si­cos y la me­dia fi­lia­ción que die­ron al­gu­nos de los asis­ten­tes a la fies­ta del pre­sun­to ho­mi­ci­da, ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial ya ini­cia­ron con las in­ves­ti­ga­cio­nes a fin de iden­ti­fi­car­lo, ubi­car­lo y de­te­ner­lo.