Turismo
Jardín Borda, en Cuernavaca, Morelos
En medio del lago existe un teatro al aire libre, en donde se presentan con éxito diversas obras.
Organización Editorial Mexicana
8 de marzo de 2013

ECOLOGÍA, TRANQUILIDAD Y DIVERSIÓN


Por Ricardo Olivares

Caminando en la zona centro por la calle Morelos, lindamente adoquinada y de color rosa, nos encontraremos de costado con la fachada principal austera que presenta el Jardín Borda. La entrada es a través de una reja por la que se ingresa al patio central, rodeado de columnas toscanas. Aquí existe una fuente en donde juega alegremente un chorro de agua, que le da la bienvenida al visitante y lo invita a pasar. El Jardín Borda es uno de los sitios que más caracterizan y distinguen a la ciudad de Cuernavaca.

Al acceder al Jardín Borda, ubicaremos de frente el sendero central que nos encaminará metros adelante hacia la fuente principal. También, a mano izquierda, se encuentra un restaurante que ofrece comida típica mexicana, rodeado de hermosos jardines.

El Jardín Borda fue mandado a hacer en el siglo XVIII por don Manuel de la Borda y Verdugo, hijo del extraordinario empresario y minero de Taxco, don José de la Borda, nacido el 2 de enero de 1699, en Jaca Aragón, España.

Este bonito parque en un principio se ideó como casa de descanso para don José de la Borda, pero a la muerte de éste, el 30 de mayo de 1778, la heredó y transformó en jardín botánico, que desde sus inicios contó con gran variedad de árboles frutales y plantas de ornato, pues don Manuel, además de sacerdote, era un estudioso de la horticultura y la botánica. Las obras realizadas en el Jardín Borda, incluyendo el lago interior, fueron terminados en 1783, un año antes de que se construyera la vecina Iglesia de Guadalupe.

Una vez que haya empezado a caminar por la vereda principal, tendrá acceso a diversas fuentes de tamaño mediano, donde la gente se reúne a platicar e intercambiar anécdotas; también en una de estas fuentes, usted observará todos los domingos a un grupo de artistas plásticos que exhiben orgullosamente sus pinturas y esculturas a todos los paseantes.

Una vez recorrido esta primera parte, tendrá acceso a un segundo patio, delimitado al poniente por una barda con arcos invertidos, que sirven de paso a los maravillosos jardines de este lugar, junto con sus barrocas fuentes y amplios andadores, que enmarcan las extensiones de árboles frondosos de todo tipo. Es notable el manejo del agua, que por mera gravedad alimenta a todo el predio y provoca los extraordinarios juegos en las fuentes, sin duda, una bien aprendida lección de los artífices árabes que tantos años poblaron España.

Dentro del jardín existe un gran lago artificial, complementado por decenas de patos que hacen de este estanque su hogar. Aquí usted disfrutará de la frescura del lugar. Asimismo, podrá rentar una lanchita y dar un paseo con la familia. Ahí dentro del perímetro del lago, existe un teatro al aire libre, en donde se montan con frecuencia obras de este género.

El Jardín Borda ha sido lugar ideal para agasajar a visitantes distinguidos. Bajo la sombra de sus frondosos árboles, comieron y disfrutaron en diferentes momentos el virrey de la Nueva España, don Matías de Gálvez, Maximiliano y Carlota, los presidentes Sebastián Lerdo de Tejada, Porfirio Díaz, Francisco I. Madero y Plutarco Elías Calles; personajes como Guillermo Prieto, Genovevo de la O, Emiliano Zapata, Francisco Leyva y Diego Rivera.

Actualmente el Jardín Borda es sede del Instituto de Cultura de Morelos, dedicado al mantenimiento y promoción de las bellas artes en Morelos.

Sin duda usted querido lector, podrá disfrutar de un domingo feliz en compañía de la familia, en medio de grandes y tupidos árboles, sobre los jardines bien cuidados del lugar. ¡Vaya, sus hijos se divertirán!



¿Cómo llegar?



Línea de autobús: Pullman de Morelos.

Terminal: Central del Sur.

Precio: $120.00.

Corridas: 15 minutos.



Precios sujetos a cambio sin previo aviso.