Metrópoli
Lle­van a Huau­tla, Hi­dal­go, el cuerpo de Gregorio Vite, don­de des­can­sa­rá en paz
La Prensa
4 de febrero de 2013

An­to­nio de Mar­ce­lo,

Texto y foto



"No apa­re­ció vi­vo co­mo yo que­ría, aho­ra es­toy tran­qui­lo por­que ten­go el cuer­po de mi pa­pá y mi fa­mi­lia tie­ne la tran­qui­li­dad que fue res­ca­ta­do", afir­mó el jo­ven Os­wal­do Vi­te, al re­co­ger al cuer­po de la víc­ti­ma 36, cu­yos res­tos fue­ron lle­va­dos ayer a su tie­rra en Huau­tla, Es­ta­do de Hi­dal­go.

LA PREN­SA platicó con es­te jo­ven afuera de la fu­ne­ra­ria de Pe­mex, en Az­ca­pot­zal­co, don­de a la me­dia no­che del pa­sa­do do­min­go ya te­nía el cuer­po de su pa­pá, don Gre­go­rio Vi­te, y de­cía sen­tir­se tran­qui­lo.

Sin em­bar­go, fue­ron días acia­gos y can­sa­dos, pues mien­tras otros te­nían a sus se­res que­ri­dos, él no po­día dar es­ta no­ti­cia a su ma­dre, la se­ño­ra Ro­sa­lía Gu­tié­rrez, que se con­su­mía de de­ses­pe­ra­ción en su ca­sa de Cuau­te­pec Ba­rrio Al­to, al nor­te de la ciu­dad de Mé­xi­co.

El jo­ven Os­wal­do Vi­te co­men­tó a es­te ma­tu­ti­no có­mo trans­cu­rrie­ron las úl­ti­mas ho­ras an­tes de po­der de­cir que su pa­pá ha­bía si­do res­ca­ta­do.

Ex­pli­có que fue a su ca­sa a des­can­sar un po­co y por la ma­dru­ga­da del pa­sa­do do­min­go le lle­gó una aler­ta al te­lé­fo­no, don­de le in­di­ca­ban del ha­llaz­go de un cuer­po, aun­que des­pués le in­di­ca­ron que se tra­ta­ba de En­ri­que Her­nán­dez.

Pa­ra las diez de la ma­ña­na lle­gó a la puer­ta 14 de Pe­mex, don­de le per­mi­tie­ron la en­tra­da, y pa­ra ese mo­men­to ya el Pre­si­den­te ha­bía anun­cia­do del ha­llaz­go de una víc­ti­ma más. Era la víc­ti­ma 36, apa­ren­te­men­te la úl­ti­ma.

En­ton­ces re­ci­bió una nue­va lla­ma­da, don­de le pi­die­ron la me­dia fi­lia­ción de don Gre­go­rio Vi­te, su pa­pá, y no ha­bían pa­sa­do cin­co mi­nu­tos más, cuan­do lle­gó la lla­ma­da que no que­ría:

"Dis­cúl­pa­me, la­men­to de­cir­te que sí es tu pa­pá, lo lle­van al Se­me­fo", fue­ron las pa­la­bras que es­cu­chó a tra­vés del au­ri­cu­lar.

Pe­ro aún no lla­mó a ca­sa, que­ría es­tar se­gu­ro, ver­lo con sus pro­pios ojos, com­pro­bar que el au­tor de sus días era el que ha­bían sa­ca­do, qui­zá aún po­dría su­ce­der un mi­la­gro.

Mas no se dio el es­pe­ra­do mi­la­gro, la es­pe­ran­za ter­mi­nó cuan­do re­co­no­ció el cuer­po, que aun­que las­ti­ma­do pu­do sa­ber era su pa­pá, por lo que ha­bló a ca­sa y dio la fu­nes­ta no­ti­cia que lle­nó de do­lor y lá­gri­mas a es­ta fa­mi­lia, ami­gos y ve­ci­nos que es­ta­ban a la es­pe­ra de no­ti­cias.

Lo de­más fue me­ro trá­mi­te, ahí es­ta­ba es­te jo­ven fla­qui­to de ca­mi­sa y pan­ta­lón de ves­tir, fuer­te co­mo na­die, aguan­tan­do las lá­gri­mas pa­ra des­pués, qui­zá du­ran­te el en­tie­rro, tal vez abra­za­do de su ma­dre; había que re­cu­pe­rar y lle­var­lo a ca­sa.

Un ir y ve­nir de las ins­ta­la­cio­nes de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos al Ser­vi­cio Mé­di­co Fo­ren­se, lue­go a ca­sa en Cuau­te­pec, des­pués al Ve­la­to­rio en Az­ca­po­zal­co, y por la ma­dru­ga­da lle­var el cuer­po de pa­pá a ca­sa, pa­ra de ahí, por ór­de­nes de do­ña Ro­sa­lía ha­cer el via­je a su pue­blo en Huau­tla, Es­ta­do de Hi­dal­go, don­de des­can­sa­rá en paz don Gre­go­rio Vi­te, co­mo siem­pre lo con­ver­só con su com­pa­ñe­ra, a quien hoy se le ade­lan­tó en el ca­mi­no.

La im­pre­sión de Os­wal­do Vi­te es de tran­qui­li­dad, di­ce, pues "ya ten­go el cuer­po de mi pa­pá, gra­cias a los me­dios que pre­sio­na­ron pa­ra que re­mo­vie­ran, pa­ra ha­llar los cuer­pos de nues­tros fa­mi­lia­res".

Lo di­jo es­toi­co an­te la ca­mio­ne­ta don­de lle­va­ba los res­tos de su pa­dre, de quien re­cuer­da la rec­ti­tud, el amor por el tra­ba­jo y los con­se­jos de ser siem­pre buen hi­jo.

Acom­pa­ña­do de su sue­gro Mar­tín Pé­rez, aña­dió: "en nues­tro ca­so, ten­go ya dón­de ir a llo­rar­lo... dón­de re­cor­dar los va­lo­res que me de­jó, es­toy muy or­gu­llo­so por el sim­ple he­cho de ser mi pa­dre, de ha­ber­me da­do la vi­da, lo amo, me sa­có ade­lan­te y aho­ri­ta ya só­lo es­pe­ro la re­sig­na­ción".

An­tes de mar­char­se re­cor­dó la pro­me­sa que le hi­cie­ron en Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos, de no aban­do­nar a su ma­má, por lo que in­di­có: "di­cen pa­la­bras muy bo­ni­tas que con­ven­cen, es­pe­ro que sea cier­to que no nos van a de­jar so­los".

Lue­go se mar­chó en­tre las ca­lles os­cu­ras a llo­rar su pe­na, por­que el muer­to 36 tie­ne nom­bre, se lla­mó Gre­go­rio Vi­te.