México
Arrestan a 158 policías en dos municipios de Durango
Organización Editorial Mexicana
19 de enero de 2013


GÓMEZ PALACIO, Dgo. (OEM-Informex).- Por presuntamente estar vinculados con el crimen organizado, 158 elementos de la policía de los municipios de Gómez Palacio y Ciudad Lerdo, entre ellos dos directores de seguridad, fueron detenidos.

El director de Seguridad Pública Municipal de Gómez Palacio, Víctor Hugo Cordero Giorgana, así como 47 agentes de la Policía Preventiva de ese lugar quedaron detenidos ayer, al igual que el jefe operativo y 109 policías de Ciudad Lerdo, ambos municipios de Durango, algunos para acatar órdenes de aprehensión giradas por un Juez Penal y otros por estar involucrados con la delincuencia organizada, todos fueron trasladados a la Fiscalía en esta ciudad, para investigación.

La titular de la dependencia, Sonia Yadira de la Garza Fragoso, informó que elementos de la Sedena, acantonados en esta entidad, así como policías federales, estatales y de la DEI acudieron a las jefaturas de policías de Gómez Palacio y Ciudad Lerdo para detener en la primera a 47 elementos y a su director general, Cordero Giorgana. En Lerdo se detuvieron a 109 policías preventivos municipales y al director operativo, algunos policías porque tienen órdenes de aprehensión en su contra giradas por el Juez Penal de ese lugar y otros por contubernio con la delincuencia organizada.

Tras las aprehensión de las policías y sus jefes, el Ejército con elementos de las policía Federal, de la Dirección Estatal de Investigación y de la Estatal Acreditable, trasladaron a Durango a los detenidos, quienes fueron puestos a disposición de las autoridades correspondientes en el edificio de la Fiscalía General. Algunos policías ahora detenidos confesaron que "un grupo criminal determinó que iba a realizar asaltos y acciones para que la ciudadanía sintiera que era una necesidad la policía municipal armada", añadió de la Garza.

Durante el operativo hubo un movimiento de agentes policiacos, Ejército en tierra y tres helicópteros, para evitar cualquier enfrentamiento que pudiera ocurrir.