México
Buscan que la ley de protección animal del DF se convierta en federal
Foto: Archivo
Organización Editorial Mexicana
2 de enero de 2013


Manuel Carvallo/ El Sol de México

Ciudad de México.-"Falta muchos por avanzar en el reconocimiento pleno de los derechos de nuestros hermanos sin voz", reconoció el coordinador general Frente Ciudadano Pro-Derecho Animal (Frecda), José Luis Carranza.

Luego que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF)

decidió endurecer las sanciones contra quien maltrate, torture o asesine a un animal, el coordinador de Frecda adelantó que la lucha de los defensores se enfocará a que está nueva ley sea federal y se aplique en todo el país y no sólo en la capital mexicana.

La semana pasada el pleno de la ALDF por unanimidad aprobó tipificar en el Código Penal local el maltrato animal, bajo la premisa del valor del respeto hacia la vida de éstos, del medio ambiente.

"Y en razón de ello reconocer dicha acción como conducta atípica,antijurídica, culpable y punible", subrayó la ALDF.

Esta reforma que debe ser promulgada por el gobierno capitalino,encabezado por Miguel Ángel Mancera, deberá sancionar a quien maltrate y lesione.

El castigo será con penas de seis meses a dos años de cárcel y multas de tres mil cien a seis mil doscientos pesos.

José Luis Carranza recordó que desde hace dos años Frecda a través del exdiputado del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Norberto Solís, inició su lucha para lograr que se incluyera en el Código Penal local el maltrato animal y con ello el endurecimiento de las sanciones contra personas que disfrutan haciendo daño a quien, como nuestros hermanos sin voz, no se pueden defender.

"Fue en la legislatura pasada, liderada por Alejandra Barrales, en donde los defensores animalistas padecieron el desprecio y la burla de diputados como lo hacia el exlegislador de representación proporcional por el PRI, Octavio Guillermo West Silva, quien cada vez que se intentaba presentar ante el pleno la iniciativa con sorna decía: "Ya

van a empezar con sus temas de animalitos".

La nula sensibilidad de los entonces diputados comandados por

Barrales, a quien tampoco nunca le interesó el tema y en reiteradas ocasiones la sacó de la agenda, obligó a los activistas y a Frecda a ejercer mayor presión con la realización de movilizaciones pacíficas, algunas de las cuales fueron reprimidas por órdenes de la hoy senadora

del Partido de la Revolución Democrática (PRD).