Ecologia
Benefician lluvias producción agrícola en zonas rurales del Distrito Federal
El 25 por ciento de la zona clasificada como de conservación se dedica a la agricultura Foto: Archivo
Organización Editorial Mexicana
7 de octubre de 2012


La Prensa

Ciudad de México.-La actual temporada de lluvias deja importantes beneficios para los casi 20 mil productores agrícolas que mantienen activa esta superficie del Distrito Federal, estimada en 22 mil 878 hectáreas, distribuidas en sietes delegaciones rurales: Xochimilco, Tláhuac, Tlalpan, Milpa Alta, Magdalena Contreras, Cuajimalpa y Álvaro Obregón.

El 25 por ciento de la zona clasificada como de conservación (unas 88 mil 600 hectáreas), perteneciente a la 'Herradura Verde', se dedica a la agricultura; 75 por ciento del cultivo de las siete demarcaciones es de temporal: nopal, amaranto y maíz, mientras que el 25 por ciento es de riego y se concentra en las chinampas de la zona de Tláhuac, en los pueblos de Mixquic y Tetelco, donde se cultivan legumbres y plantas ornamentales, principalmente.

De acuerdo con la Oficina Estatal de Información para el Desarrollo Rural Sustentable (OEIDRUS), de la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec), el volumen de producción agrícola en el Distrito Federal asciende a alrededor de 517 mil 542 toneladas y 19 millones 231 mil 700 plantas.

El nopal es el producto agrícola más importante del Distrito Federal, se cultiva principalmente en la delegación Milpa Alta y aporta el 46.3 por ciento del valor de la producción agropecuaria de toda la entidad. El DF ocupa el primer lugar nacional en la producción de esta verdura.

El segundo cultivo más importante es la flor de Nochebuena que aporta el 7.95 por ciento del valor de la producción agrícola de la capital y el 16.01 por ciento del volumen de producción a nivel nacional. Esta flor se siembra en la delegación Xochimilco y ocupa el segundo lugar nacional. Además, algunos cultivos importantes de la Ciudad de México que se ven beneficiados con las lluvias son la papa, avena forrajera, brócoli, maíz y romerito.

Otro beneficio que se espera por las lluvias es la recarga de los mantos acuíferos y cosecha de agua pluvial, mediante las diversas obras de conservación del suelo y agua, así como la infraestructura hidroagrícola instalada por la Sederec. La zona forestal también se ha visto favorecida en el control de los incendios forestales.