Salud
Escasea medicina para pacientes de VIH en el Capasits de Tapachula, Chiapas
Foto: Diario del Sur

Organización Editorial Mexicana
3 de septiembre de 2012


Rubén Zúñiga/ Diario del Sur

Tapachula, Chis.- Pacientes con diagnóstico del Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH), dieron a conocer que desde el 20 de julio no han podido recibir tratamiento para controlar su enfermedad.

Los quejosos presentaron una denuncia ante el Consejo Estatal de los Derechos Humanos de Tapachula, el pasado 13 de agosto, sin que hasta ahora les hayan dado una respuesta o el tratamiento que es gratuito.

Los agraviados, son derechohabientes del Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención del VIH/Sida e Infecciones de Trasmisión Sexual, (Capasits), de la Secretaria de Salud del estado de Chiapas, ubicado en la calle Vicente Guerrero número uno, esquina con el bulevar Akishino, en el fraccionamiento la Antorcha, en Tapachula.

"Aproximadamente, desde el 20 de julio del presente año, el Capasits ha tenido desabasto de medicamentos antirretrovirales como Truvada, Nevirapina, así como otros esquemas de antirretrovirales que tomamos los distintos derechohabientes", exponen.

Los pacientes, detallaron que es de suma importancia contar con los medicamentos, pero el Capasits les ha negado la posibilidad de mantener una calidad y cantidad de vida en óptimas condiciones, ya que no es la primera vez que esta institución retarda este tipo de medicamentos.

Detallaron que ante la falta de medicamentos, de la clínica Capasits, que depende de la Jurisdicción Sanitaria VII, pueden tener recaídas, así como empeorar en caso que las autoridades de Salud del estado no asuman su responsabilidad ante el desabasto de medicamentos.

Por su parte, el presidente de "Una Mano Amiga en la lucha Contra el Sida", Rosember Samayoa López, expresó que aunado al desabasto de medicamentos hay otros problemas, como la descoordinación que existe entre la coordinación de VIH de la Jurisdicción sanitaria VII, y la coordinación estatal.

"El personal parece estar más preocupado por mantener su puesto y no ha entendido que en la atención tiene un papel muy importante el empoderamiento de las personas con VIH, los han querido dividir", dijo.

Recordó que las personas que padecen de VIH se enfrentan al estigma social, sienten miedo, culpa, vergüenza y rechazo social, y si no se atienden efectivamente esos aspectos es muy poco lo que se puede hacer para que puedan recibir atención con calidad y calidez.

Sobre la denuncia interpuesta por personas con VIH, expresó que son sólo una muestra del rezago en las deficiencias que existen desde el 2010.

"Esta denuncia debemos verla como oportunidad para la sociedad y las instituciones de que las cosas se deben abordar con profesionalismo y con profundo respeto a los derechos humanos. El VIH y el SIDA no es cualquier cosa y las instituciones deben entender que no es un ataque personal, que deben ver nuestra actuación como posibilidad para ellos de mejorar un servicio", declaró.

Por último, recalcó que no se está pidiendo mayor presupuesto en este momento, sino que los que existen se aprovechen bien.