Policía
¡Prostituyó a su mujer para pagar deudas!
La Prensa
18 de agosto de 2012

An­to­nio de Mar­ce­lo,

Fo­to: Luis A. Ba­rre­ra



Can­sa­da de que su es­po­so la ex­plo­ta­ra se­xual­men­te, una mu­jer lo de­nun­ció y pa­ra que pu­die­ran de­te­ner­lo lo ci­tó por La Mer­ced, don­de fue de­te­ni­do.

Só­lo de es­ta ma­ne­ra ter­mi­nó la pe­sa­di­lla a la que Héc­tor Ale­jan­dro Sa­dín Flo­res so­me­tió a su amor­ci­to pa­ra pa­gar sus múl­ti­ples deu­das.

An­te tal si­tua­ción él se­rá con­sig­na­do an­te un juez por el de­li­to de le­no­ci­nio, ya que pri­me­ro le pi­dió ven­der sus ca­ri­cias por unas mo­ne­das pa­ra sa­lir de sus com­pro­mi­sos eco­nó­mi­cos, pe­ro lue­go le gus­tó ad­mi­nis­trar lo que su mu­jer te­nía.

Es­te ca­so fue da­do a co­no­cer por la Fis­ca­lía Cen­tral de In­ves­ti­ga­ción pa­ra la Aten­ción de De­li­tos Se­xua­les, quien in­di­có que ele­men­tos de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­ción de­tu­vie­ron a Héc­tor Ale­jan­dro San­dín Flo­res, en la es­qui­na de Con­gre­so de la Unión y Fray Ser­van­do Te­re­sa de Mier, don­de su víc­ti­ma lo ci­tó pa­ra lle­gar a un acuer­do con re­la­ción al hi­jo de am­bos.

Es­ta his­to­ria se re­mon­ta a 2009, cuan­do la víc­ti­ma co­no­ció a es­te su­je­to y eran com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, fe­cha en la que ini­cia­ron una re­la­ción de no­viaz­go, aun­que des­pués de un mes de man­te­ner di­cha re­la­ción, de­ci­die­ron vi­vir jun­tos y es­ta­ble­cie­ron su do­mi­ci­lio en la ca­sa de los pa­dres de la de­nun­cian­te.

Lue­go por fal­ta de em­pleo y di­ne­ro tu­vie­ron que cam­biar de ca­sa, y se mu­da­ron con los pa­dres del pro­ba­ble res­pon­sa­ble, en el Es­ta­do de Mé­xi­co, don­de ad­qui­rie­ron múl­ti­ples deu­das y ade­más pro­crea­ron un hi­jo que ac­tual­men­te tie­ne un año de edad.

Jun­to con el be­bé de­ci­die­ron vi­vir en ho­te­les de la ciu­dad de Mé­xi­co, pe­ro con más deu­das, por lo que Héc­tor Ale­jan­dro le su­gi­rió pros­ti­tuir­se, acep­tan­do ini­cial­men­te la víc­ti­ma.

Pa­ra ello, el in­cul­pa­do ob­tu­vo in­for­ma­ción so­bre lu­ga­res don­de so­li­ci­ta­ran chi­cas de am­plio cri­te­rio, aun­que en abril de 2012, la lle­vó a in­me­dia­cio­nes de la es­ta­ción Vi­lla de Cor­tés del Me­tro, don­de des­pués de prac­ti­car el se­xo­ser­vi­cio, la es­pe­ra­ba pa­ra que le en­tre­ga­ra to­do el di­ne­ro con el ar­gu­men­to de que te­nía que ad­mi­nis­trar­lo.

Cuan­do la mu­jer re­sol­vió no en­tre­gar­le más el ca­pi­tal, la obli­gó a pros­ti­tuir­se en una ca­sa, don­de ofre­cía el se­xo­ser­vi­cio de lu­nes a do­min­go. Pe­ro al ne­gar­se a tal ex­plo­ta­ción, el pro­ba­ble res­pon­sa­ble le ne­gó ver al hi­jo de am­bos, ade­más de que la agre­día fí­si­ca­men­te.

La Po­li­cía de In­ves­ti­ga­ción im­ple­men­tó un ope­ra­ti­vo pa­ra la cap­tu­ra del pro­ba­ble res­pon­sa­ble, que fue ci­ta­do por la víc­ti­ma en el men­cio­na­do lu­gar de la De­le­ga­ción Ve­nus­tia­no Ca­rran­za, con el pro­pó­si­to de que lle­ga­ran a un acuer­do pa­ra ver al pe­que­ño.

Una vez que Héc­tor Ale­jan­dro San­dín fue pues­to a dis­po­si­ción del mi­nis­te­rio pú­bli­co, se rea­li­za­ron las di­li­gen­cias pa­ra co­no­cer sus an­te­ce­den­tes, mien­tras que la víc­ti­ma re­ci­bió aten­ción es­pe­cia­li­za­da de psi­có­lo­gos pa­ra co­no­cer los da­ños cau­sa­dos por el de­li­to al que fue so­me­ti­da, y co­mo re­sul­ta­do de la va­lo­ra­ción, se en­con­tró que pre­sen­ta afec­ta­ción en el li­bre de­sa­rro­llo de la per­so­na­li­dad.

Por ello se de­tu­vo al pro­ba­ble res­pon­sa­ble del de­li­to de le­no­ci­nio, de ma­ne­ra que se­rá con­sig­na­do an­te el juez pe­nal co­rres­pon­dien­te.