Policía
ASESINADA TRAS DEJARA SUS HIJOS
Fo­tos: Luis A. Ba­rre­ra
La Prensa
2 de mayo de 2012

Al­va­ro Ve­láz­quez,



CHAL­CO, Méx., 2 de ma­yo.- Mo­men­tos des­pués de que de­jó a sus me­no­res hi­jos en el co­le­gio y cuan­do re­gre­sa­ba a su do­mi­ci­lio a bor­do de su ca­mio­ne­ta, una mu­jer, de 28 años de edad, fue in­ter­cep­ta­da y bru­tal­men­te ase­si­na­da de por lo me­nos 20 ba­la­zos en di­fe­ren­tes par­tes de su cuer­po por un gru­po de de­lin­cuen­tes en­ca­pu­cha­dos que le dis­pa­ra­ron en re­pe­ti­das oca­sio­nes y lle­na­ron de plo­mo con ar­mas lar­gas.

En tor­no a es­te bru­tal cri­men, au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que no des­car­ta­ban la po­si­bi­li­dad de que la da­ma ha­ya si­do ase­si­na­da en una ven­gan­za de in­te­gran­tes del cri­men or­ga­ni­za­do, pues di­je­ron que ha­ce un año, apro­xi­ma­da­men­te, 3 her­ma­nos de di­cha mu­jer fue­ron "le­van­ta­dos" des­pués de que sa­lie­ron de su do­mi­ci­lio por un gru­po de de­lin­cuen­tes y pos­te­rior­men­te apa­re­cie­ron tor­tu­ra­dos y eje­cu­ta­dos de sen­dos ba­la­zos en la ca­be­za, en un pre­dio de es­te mu­ni­ci­pio.

Los he­chos que cos­ta­ron la vi­da de es­ta mu­jer, iden­ti­fi­ca­da co­mo Mi­riam Eli­za­beth Ri­ve­ra Gar­cía, de 28 años de edad, se re­gis­tra­ron mi­nu­tos des­pués de las 8:00 ho­ras de hoy, en la es­qui­na de las ca­lles Cons­ti­tu­ción y Fran­cis­co Vi­lla, en la Co­lo­nia Cas­co de San Juan, en es­te mu­ni­ci­pio, a es­ca­sas 3 cua­dras de las ins­ta­la­cio­nes del cen­tro de jus­ti­cia de Chal­co.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que de acuer­do a las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes que se rea­li­za­ron, la aho­ra oc­ci­sa aca­ba­ba de de­jar en el co­le­gio a su hi­jos y re­gre­sa­ba a su do­mi­ci­lio, a bor­do de una ca­mio­ne­ta Chev­ro­let, ti­po Sil­ve­ra­do ro­ja, sin pla­cas de cir­cu­la­ción, cuan­do re­pen­ti­na­men­te fue sor­pren­di­da e in­ter­cep­ta­da por va­rios su­je­tos en­ca­pu­cha­dos que via­ja­ban en un au­to de ca­rac­te­rís­ti­cas des­co­no­ci­das, los cua­les des­cen­die­ron de la uni­dad y sin dar­le tiem­po de na­da la ase­si­na­ron a que­ma­rro­pa al dis­pa­rar­le en re­pe­ti­das oca­sio­nes con ar­mas lar­gas.

La aho­ra oc­ci­sa to­da­vía en un in­ten­to por es­ca­par y sal­var la vi­da, se echó re­ver­sa en su ca­mio­ne­ta; sin em­bar­go, no lo­gró su ob­je­ti­vo, pues pri­me­ra­men­te se es­tre­lló con la bar­da de una ca­sa y lue­go que­dó ca­si ins­tan­tá­nea­men­te muer­ta, a con­se­cuen­cia de los múl­ti­ples ba­la­zos que re­ci­bió en va­rias par­tes de su cuer­po.

"Evi­den­te­men­te es­ta mu­jer fue ase­si­na­da en una nue­va ven­gan­za de in­te­gran­tes del cri­men or­ga­ni­za­da, pues só­lo así no ex­pli­ca­mos que sus agre­so­res le ha­yan dis­pa­ra­do en por lo me­nos 30 oca­sio­nes, pre­ten­dían des­pe­da­zar­la y no dar­le la más mí­ni­ma po­si­bi­li­dad de que so­bre­vi­vie­ra, si hu­bie­ra si­do un sim­ple ase­si­na­to por un ro­bo o por cual­quier otra si­tua­ción, los pre­sun­tos ho­mi­ci­das sim­ple y sen­ci­lla­men­te lle­gan y la eje­cu­tan, no le hu­bie­ran dis­pa­ra­do tan­ta ve­ces", di­jo el mi­nis­te­rio pú­bli­co du­ran­te las pri­me­ras ins­pec­cio­nes ocu­la­res que prac­ti­có en la es­ce­na del cri­men.

Por su par­te, ele­men­tos po­li­cia­cos que se en­con­tra­ban en el lu­gar y que pi­die­ron ano­ni­ma­to por po­si­bles re­pre­sa­lías, afir­ma­ron que ha­ce un año apro­xi­ma­da­men­te, 3 her­ma­nos de la aho­ra oc­ci­sa fue­ron "le­van­ta­dos" des­pués de que sa­lie­ron de su ca­sa por un gru­po de de­lin­cuen­tes que los tor­tu­ra­ron y eje­cu­ta­ron de sen­dos ba­la­zos en la ca­be­za y pos­te­rior­men­te aban­do­na­ron sus cuer­pos en un pa­ra­je de es­te mu­ni­ci­pio, por lo que evi­den­te­men­te, to­man­do en cuen­ta es­te an­te­ce­den­te no des­car­tan que la mu­jer ha­ya si­do ase­si­na­da en una ven­gan­za de in­te­gran­tes del cri­men or­ga­ni­za­do, da­to que de­be de ser to­ma­do en cuen­ta por ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial den­tro de las in­ves­ti­ga­cio­nes que pre­sun­ta­men­te ya rea­li­zan pa­ra acla­rar el fe­mi­ni­ci­dio.