Policía
¡BROMA MACABRA!
Que sólo quería meterle un susto, pero a la hora de la verdad le dio 5 piquetes en el pecho.
La Prensa
25 de marzo de 2012

J. Adal­ber­to Vi­lla­sa­na

Ca­yó el ase­si­no de la ca­lle de To­na­lá, Co­lo­nia Ro­ma, así lo ase­gu­ran las au­to­ri­da­des de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­ca del Dis­tri­to Fe­de­ral, al pre­sen­tar, al pro­ba­ble ho­mi­ci­da, a me­nos de do­ce ho­ras de co­me­ti­do el do­ble cri­men. El pre­sun­to fe­mi­ni­ci­da di­ce que só­lo "ju­ga­ría una bro­ma" a su ex pa­re­ja sen­ti­men­tal, que ter­mi­nó en cin­co cu­chi­lla­das.

Las 13 le­sio­nes con el ar­ma blan­ca que pre­sen­ta el jo­ven, que es la otra víc­ti­ma mo­rtal, son cons­tan­cia de la sa­ña y co­ra­je con que se de­sa­rro­lló "la bro­ma". Aho­ra de­be­rá res­pon­der an­te un juez pe­nal ra­di­ca­do en el Re­clu­so­rio Pre­ven­ti­vo Nor­te.

Co­mo in­for­mó opor­tu­na­men­te LA PREN­SA, un su­je­to ce­ga­do por los ce­los y el des­pe­cho ase­si­nó a una mu­jer y al hi­jo de és­ta con un ar­ma pun­zo­cor­tan­te, mien­tras le­sio­nó gra­ve­men­te a otro jo­ven.

Ayer se in­for­mó que el pro­ba­ble ase­si­no, fue apre­hen­di­do al lle­gar a su do­mi­ci­lio por ele­men­tos de la Pro­cu­ra­du­ría ca­pi­ta­li­na, lue­go de que va­gó al­gu­nas ho­ras.

Se des­ta­ca que en me­nos de do­ce ho­ras, los ele­men­tos po­li­cia­cos es­cla­re­cie­ron el do­ble ho­mi­ci­dio ocu­rri­do en un de­par­ta­men­to de la Co­lo­nia Ro­ma, don­de una mu­jer y su hi­jo fue­ron vic­ti­ma­dos.

El sub­pro­cu­ra­dor de Ave­ri­gua­cio­nes Pre­vias Des­con­cen­tra­das, Hi­ram Al­mei­da Es­tra­da, in­for­mó que el pro­ba­ble res­pon­sa­ble Agus­tín Mar­tí­nez Pé­rez, fue ase­gu­ra­do por ele­men­tos de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­ción en su do­mi­ci­lio tras co­me­ter el do­ble cri­men.

Cons­ta en la ave­ri­gua­ción pre­via co­rres­pon­dien­te que apro­xi­ma­da­men­te a las 4:30 ho­ras de es­te sá­ba­do Jair Hi­ram Mon­tor Cas­te­llo, quien se en­con­tra­ba en su ha­bi­ta­ción, des­per­tó al es­cu­char la voz de su ma­dre. Se di­ri­gió a su ha­bi­ta­ción y ob­ser­vó a Agus­tín Mar­tí­nez Pé­rez con un cu­chi­llo en la ma­no, con el cual pre­sun­ta­men­te ha­bía ata­ca­do a su her­ma­no Ale­jan­dro, que se en­con­tra­ba en el pi­so, le­sio­na­do. Lo su­je­tó por la es­pal­da y em­pe­za­ron a for­ce­jear. Agus­tín Mar­tí­nez le­sio­nó en va­rias oca­sio­nes a Jair Hi­ram pri­ván­do­lo de la vi­da, re­la­tó un tes­ti­go.

Ro­sa­rio Edith Cas­te­llo Ve­la fue ha­lla­da sin vi­da en el des­can­so de la es­ca­le­ra de su de­par­ta­men­to de la ca­lle To­na­lá, Co­lo­nia Ro­ma, con cin­co le­sio­nes en el ab­do­men. El agre­sor hu­yó.

El mi­nis­te­rio pú­bli­co de la Coor­di­na­ción Te­rri­to­rial Cuauh­té­moc 7 in­for­mó que el pro­to­co­lo de ne­crop­sia re­ve­ló que Jair Hi­ram Mon­tor Cas­te­llo pre­sen­tó 13 he­ri­das pro­du­ci­das por ar­ma blan­ca. El me­nor Ale­jan­dro se en­cuen­tra ba­jo aten­ción mé­di­ca en el Hos­pi­tal Ru­bén Le­ñe­ro.

En de­cla­ra­ción an­te el re­pre­sen­tan­te so­cial, el pro­ba­ble res­pon­sa­ble acep­tó los he­chos y di­jo que acu­dió al do­mi­ci­lio de la víc­ti­ma pa­ra ju­gar­le una bro­ma. Se­ña­ló que se pu­so unos guan­tes de lá­tex, sa­có un cu­chi­llo apro­xi­ma­da­men­te de 30 cen­tí­me­tros y co­mo ob­ser­vó la puer­ta abier­ta del de­par­ta­men­to se in­tro­du­jo pa­ra di­ri­gir­se a la ha­bi­ta­ción de la mu­jer. Al ver­lo, co­men­zó a gri­tar e in­gre­sa­ron los hi­jos de la se­ño­ra Cas­te­llo. Em­pe­za­ron a for­ce­jear y no se per­ca­tó si los le­sio­nó.