Comunidad y Cultura Local
Pilcaya, pueblo mágico
Iglesia de la Purísima Concepción, construida en el año 1529.
El Sol de Toluca
15 de febrero de 2012

Cada pueblo en nuestro país está lleno de historias y mitos, muchos permanecen a lo largo de generaciones y los edificios y vestigios de los antepasados son los testigos fieles de estas historias.

Pilcaya es un municipio del estado de Guerrero, pertenece a la zona norte de dicha entidad y el municipio mexiquense de Ixtapan de la Sal colinda con esta población, que obtiene su nombre de los vocablos nahuatls "pica"-que se cuelga y "yan", cosa que se cuelga o cosa colgada.

Los pobladores más viejos de este municipio cuentan que el nombre fue asigando al pueblo, pues los primeros habitantes encontraron una lagartija colgando de un árbol al llegar por primera vez a este territorio.

Uno de los principales atractivos es la iglesia dedicada a la Purísima Concepción de María, de estilo barroco, que comenzó a construirse en el año 1529 por los Frailes Franciscanos que llegaron a este lugar en la época de la Colonia, según datos históricos de la casa parroquial de este templo, concluyéndose en el año de 1619.

De acuerdo a la leyenda popular, se dice que el pueblo comenzó a dividirse en 2 grupos, los que apoyaban la construcción y que se habían convertido ya al catolicismo, y el grupo indígena que se mantenía renuente y que fue obligado a participar de la construcción de la iglesia.

Esta división comenzó a generar problemas entre los habitantes, quienes incluso dividieron el pueblo por una barra de cactus para diferenciar un barrio del otro, el diseño original de este recinto contemplaba 2 torres y una sola puerta de entrada, sin embargo por tal división poblacional se tuvieron que hacer 2 entradas, la principal para el actual barrio de San Felipe, y la otra que se localiza a un costado para los habitantes del actual barrio de San Miguel.

Respecto a las dos torres del cuerpo principal de la iglesia, se dice que al comenzar la construcción de la iglesia de Santa Prisca en la ciudad de Taxco por órdenes de don José de la Borda, en el año 1751 y tras el retraso de la construcción de la parroquia de la Purísima Concepción en Pilcaya, el arquitecto Cayetano de Sigüenza se unió a la construcción de la principal iglesia taxqueña y la parroquia pilayense quedó a medias, comenta Francisco Millán, habitante de Pilcaya, Gro., y quien ha dedicado su trabajo de investigación de tesis en torno a esta parroquia.

Algunas otras similitudes entre ambas iglesias son los retablos que tienen distintas imágenes religiosas antiguas y están bañados en oro, sin embargo la parroquia de la Purísima Concepción a lo largo del tiempo y por ser aún más antigua que la de Taxco, sufrió deterioros que fueron reconocidos y atendidos por el INAH hasta 2009.

Con apoyo económico de la feligresía y de este instituto, se comenzó la restauración de estos 2 retablos, las pinturas en las bóvedas y algunas de las esculturas religiosas más antiguas.

Actualmente la iglesia no puede tener modificaciones por ser considerado patrimonio cultural, su fiesta principal se celebra el 8 de diciembre, sin embargo esta iglesia recibe muchos visitantes en la época de Semana Santa.(S)