Metrópoli
Pobreza alimentaria, vergüenza nacional.
La Prensa
16 de octubre de 2011

Elías Chá­vez

En el Día Mun­dial de la Ali­men­ta­ción, la Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal Cam­pe­si­na (CNC) de­man­dó al go­bier­no fe­de­ral aca­tar las re­co­men­da­cio­nes de Na­cio­nes Uni­das pa­ra el in­cre­men­to de la pro­duc­ción de ali­men­tos y con­tra la po­bre­za ru­ral, pues sus ac­tua­les es­tra­te­gias man­tie­nen en 46 por cien­to el ni­vel de des­nu­tri­dos en­tre la po­bla­ción na­cio­nal y a las mu­je­res y los ni­ños, co­mo las prin­ci­pa­les víc­ti­mas de sus equi­vo­ca­cio­nes en la ma­te­ria.

Por si fue­ra po­co, 28.000,000 de me­xi­ca­nos, los más po­bres no tie­nen ac­ce­so a ali­men­tos mí­ni­mos ne­ce­sa­rios y la ca­res­tía si­gue pro­vo­can­do el au­men­to de la po­bre­za en Mé­xi­co y en el mun­do.

El di­ri­gen­te na­cio­nal de ese or­ga­nis­mo, Ge­rar­do Sán­chez Gar­cía, se­ña­ló que a lo lar­go de nue­ve años las Na­cio­nes uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO) ha in­sis­ti­do en la cons­truc­ción de re­ser­vas ali­men­ta­rias de emer­gen­cia en el país; ayu­dar a los con­su­mi­do­res po­bres for­ta­le­cien­do la red de tien­das Di­con­sa y ayu­dar a los pro­duc­to­res me­dian­te in­su­mos co­mo el fer­ti­li­zan­te y las se­mi­llas, lo cual no ha si­do con­si­de­ra­do por el ac­tual go­bier­no ni su an­te­ce­sor.

Tam­bién, re­co­no­ció, se re­quie­re con­cien­ti­zar a las au­to­ri­da­des y a to­dos los in­te­gran­tes de la Cá­ma­ra de Di­pu­ta­dos pa­ra que el pre­su­pues­to ru­ral 2012, en­mar­ca­do den­tro del Pro­gra­ma Es­pe­cial Con­cu­rren­te (PEC), sea jus­to y por lo me­nos de 350,000 mi­llo­nes de pe­sos, 55,000 mi­llo­nes de pe­sos más a los 294,500 mi­llo­nes que se apro­ba­ron a 2011, pues só­lo así se man­ten­drá igual en tér­mi­nos rea­les.

Sán­chez Gar­cía re­cor­dó que el Con­se­jo Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Po­lí­ti­ca de De­sa­rro­llo So­cial (Co­ne­val) ubi­ca a 28.000,000 de me­xi­ca­nos en po­bre­za ali­men­ta­ria, pe­ro a 52.000,000 co­mo po­bres a se­cas, que son los que a fi­nal de cuen­tas ca­re­cen de in­gre­sos pa­ra bien co­mer, si­tua­ción que, re­co­no­ció, se re­pi­te en otros paí­ses, de ahí que el te­ma de la FAO pa­ra la fe­cha que se con­me­mo­ra sea Pre­cios de los Ali­men­tos: de la cri­sis a la es­ta­bi­li­dad.

Lo peor, di­jo el tam­bién di­pu­ta­do fe­de­ral, es que paí­ses im­por­ta­do­res de ali­men­tos, co­mo Mé­xi­co, se en­cuen­tran ame­na­za­dos por los re­pun­tes de los pre­cios, ha­cien­do que les re­sul­te más ca­ro ali­men­tar a la po­bla­ción.

El país, sos­tu­vo, com­pra al ex­tran­je­ro al­re­de­dor de 50 por cien­to de lo que se con­su­me, prin­ci­pal­men­te maíz, arroz, tri­go, so­ya, car­nes y le­che.