Finanzas
La inflación en México continuará desacelerándose en 2011 y 2012: Banxico
Organización Editorial Mexicana
5 de febrero de 2011


Adriana Barrera / El Sol de México

Ciudad de México.- La junta de gobierno del banco central de México ve que la inflación local continuará desacelerándose en el 2011 y 2012, pero seguirá atenta al comportamiento de los precios de las materias primas y su impacto en la economía.

Los precios de los granos alcanzaron un máximo en enero según la Organización para la Alimentación y la Agricultura de la ONU(FAO, por sus siglas en inglés) y los pronósticos señalan que no bajarán. En tanto, el petróleo ha escalado por mayor demanda y preocupaciones por los países árabes.

"Todos los miembros de la Junta comparten la opinión de que el aumento en los precios de las materias primas, en especial de los alimentos y energéticos, representa un riesgo importante para la inflación en México ", dijo la minuta de la reunión de la junta de gobierno del banco realizada el 20 de enero y divulgada el viernes.

Sin embargo, los miembros precisaron que no hay evidencia que sugiera presiones generalizadas sobre la inflación, aunque destacaron que el balance de riesgos se ha deteriorado a partir de noviembre pasado.

Además, pese a que consideraron que la inflación a nivel mundial se mantiene en niveles reducidos, "se anticipa un comportamiento ligeramente menos favorable para la inflación externa durante 2011".

La entidad espera que la inflación converja a su meta del 3 por ciento, más/menos un punto porcentual a partir del tercer trimestre del 2011.

Las minutas señalaron que la junta de gobierno espera que la apreciación del peso mexicano continúe ayudando a abatir la inflación.

En lo que va del 2011, la moneda mexicana ha registrado una importante apreciación que la llevó hasta niveles máximos de más de dos años, pero a diferencia de otros países, las autoridades mexicanas se han abstenido de tomar medidas para limitar los flujos de capital que la han fortalecido.



BRECHA DE PRODUCTO



Sobre la economía, los miembros de la junta de gobierno señalaron que la brecha de producto -la diferencia entre el potencial de crecimiento económico y su debilitado estado actual- se está cerrando más rápido de lo previsto y que seguirán vigilando su evolución.

"A partir del segundo semestre de 2010, la mejoría en el panorama para la actividad económica ha tenido lugar en un contexto en el que se ha logrado una contribución más equilibrada de los componentes internos y externos de la demanda agregada", según la minuta.

El documento señala que los miembros de la junta mencionaron que la mejoría en la demanda interna ha sido más marcada que en la demanda externa.

El banco central había anticipado que esperaba un mayor dinamismo de la demanda interna a partir del segundo semestre del año pasado a la vez que uno menor en las exportaciones, que fueron el motor de la recuperación de la economía mexicana después de que salió de su peor recesión en 15 años.

"Todos los miembros de la Junta coincidieron en que la evolución favorable de la actividad económica y sus expectativas han dado lugar a que diversos indicadores de brecha del producto sugieran que ésta se ha venido cerrando más rápido de lo que se había previsto", señaló el documento.

La junta de gobierno acordó de forma unánime dejar estable la tasa de referencia en un 4.5 por ciento, según las minutas.

La tasa clave ha permanecido estable desde julio del 2009, en un intento por ayudar al país a recuperarse de la recesión, tras un desplome ese año del 6.1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

El consenso de los analistas es que el banco central no mueva la tasa referencial por lo menos hasta el cuarto trimestre del 2011.

La institución recortó el número de sus reuniones de política monetaria a partir de este año, a ocho desde 11, pero también comenzó a divulgar el viernes las minutas de esos encuentros.