Opinión / Columna
 
Jesús Manuel Sánchez Aguirre 
Cachetada con guante blanco
El Heraldo de Chihuahua
20 de enero de 2011

  Jesús Manuel Sánchez Aguirre

¿Alguna vez has escuchada la expresión "Dar cachetada con guante blanco"...?

Lo más seguro es que sí, pero tal vez no sepas en verdad cuál es su verdadero significado o cómo y cuándo se aplique.

Dar una cachetada con guante blanco para mí es una estrategia de actitud hacia con los demás con el objetivo de dar una pequeña lección y demostrarle a alguien que mereces respeto, sin perder la clase ni el estilo, al contrario, si aprendes a usar esta técnica en los momentos indicados estarás ganando respeto y clase, pero sobre todo, dejarás muy en claro lo que realmente vales como persona y sin duda te hará sentir mejor.

Esta técnica de comportamiento humano es sumamente sencilla de echar a andar, no requiere de mucho esfuerzo físico ni de una gran inteligencia, lo que sí puede ser muy importante es la personalidad, y las buenas costumbres, así como los buenos o no tan buenos sentimientos de cada persona. Cuando cualquier persona te haya insultado, te haya humillado o simplemente te haya hecho sentir mal o al menos lo haya intentado, ya sea en la casa, en el trabajo, escuela, en la calle o en cualquier parte del mundo, sin importar que tú hayas cometido algún error, o no hayas respondido correctamente a alguna pregunta, es cuando debes actuar, es cuando debes ponerte tu guante más blanco y sin titubear dar una cachetada, marcando y demostrando que contigo se toparon con pared, con alguien distinto, enseñando que contigo se toparon con "gente" y no con cualquier otra persona del montón.

Cuando alguien intente hacerte menos, no hay por qué perder el estilo y exaltarse perdiendo el control para ponerse en iguales condiciones de gritos e insultos, lo que debes hacer es tratar a esa persona con respeto y educación, no importa que por dentro te hierva la sangre de coraje, ya después tendrás tiempo de desahogarte, lo que importa en ese momento es aprender a sacar la casta y el carácter, acuérdate que entre más grande sea el insulto, significa que más alto estás tú con respecto a la calidad humana de esa persona y que será mucho más fácil entender que tú eres el que está bien y no hay por qué desquitarse de igual forma, simplemente tomas lo bueno de la experiencia y deshechas lo malo; recuerda también que cuando una persona intenta tratarte con desprecio o verte por debajo del hombro, lo más probable es que no sea algo personal contigo, seguramente de la misma manera trata a toda la gente que la rodea y lo que debe ser tu bandera para siempre mostrarte sereno y tranquilo, es el hecho de que ese es su problema, no el tuyo, punto.

Muchas veces mostrarse tranquilo, paciente o neutral ante este tipo de situaciones, te harán parecer medio tonto o hasta "dejado", pero creo que es totalmente todo lo contrario, las personas que logran escuchar para después comprender y entender y así poder después decir únicamente lo que hay que decir con seguridad y tranquilidad en tan sólo un instante de tiempo, merecen todo mi respeto, porque este tipo de gente es la que hace que la vida en verdad se sienta y se vea, como un regalo de tiempo, donde lo más importante es disfrutarla conviviendo y aprendiendo de cada nueva persona que nos toque conocer, si no es de esta manera, entonces haz memoria y enlista todos los comportamientos de con quien convives que te hacen sentir bien, te darás cuenta que todas esas actitudes hacia contigo tienen cierta dosis de docilidad y nobleza. ¡Convéncete que siempre será superior una noble cachetada con guante blanco que un prepotente golpe a puño cerrado!.
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas