Guadalajara
México consume más refrescos que frutas
El Occidental
10 de noviembre de 2010

Alejandra Molina Serna

Guadalajara, Jalisco.- Preocupa a especialistas internacionales que en México ha disminuido hasta en un 30 por ciento el consumo de frutas y vegetales, mientras que el consumo de refrescos creció hasta en 35 por ciento desde 1998.

Al continuar los trabajos del VI Congreso Internacional de Promoción al Consumo de Frutas y Verduras en Expo Guadalajara, Enrique Jacoby, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), advirtió que la población mexicana también dejó de lado el consumo de carne, pollo y huevo en 19 por ciento, en tanto que productos como la leche y queso dejaron de tener preferencia en un 27 por ciento.

Al citar un ejemplo sobre la desvalorización de los alimentos sanos, dijo que en Estados Unidos la comida sin contenido nutrimental está creciendo vertiginosamente, sobre todo en la población infantil, la cual prefiere las papas fritas, la pizza y los snacks, sobre las frutas y verduras.

En ese sentido, criticó que dos tercios de las bancarrotas económicas del 2005 en el vecino país del norte fueron por gastos en materia de salud, a pesar de que el 70 por ciento tenía seguro médico.

"La mayoría de estos casos correspondieron a enfermedades crónicas prevenibles ocasionadas por la obesidad y sobrepeso... causas principales de graves problemas de salud pública que están experimentando las naciones, lo que está propiciando, incluso, que las principales economías destinen cifras millonarias para atender a su población enferma, siendo las que más gastan Estados Unidos, Canadá, Holanda, Alemania, Australia, Reino Unido y Nueva Zelanda".

El experto informó que las estadísticas confirman que la obesidad infantil es más grave en el continente americano, a diferencia del mediterráneo, Europa y Asia del Este; no obstante, este mal se duplicará -principalmente- en la edad preescolar si continúan las malas costumbres de alimentación en el mundo.

Enrique Jacoby puntualizó que lo más apremiante es cambiar la pirámide alimenticia que actualmente tiene en la punta del consumo a las grasas y endulzantes y muy por debajo de ella, el consumo de frutas y hortalizas, que es lo que podría reducir los efectos negativos de una mala nutrición.

El representante de la OPS también alertó a la población sobre los riesgos de consumir comida sin valor especialmente cuando se está viendo la televisión, frente a la computadora y hasta manejando, porque ello nos hace comer y comer sin darnos cuenta e impulsivamente.