México
Toma control de los penales el crimen organizado: expertos
Si el Gobierno federal verdaderamente pretende solucionar estos problemas, debe aliviar, por un lado la sobrepoblación, y por el otro la separación de presos. Foto: OEM-Informex
Organización Editorial Mexicana
28 de julio de 2010


Manuel Carvallo / El Sol de México

Ciudad de México.- "La corrupción imperante en el sistema penitenciario de México ha provocado que la mayoría de los penales del norte del país estén convertidos en extensiones del crimen organizado", advirtió el director del diplomado en seguridad nacional de la Universidad Iberoamericana, Erubiel Tirado.

En entrevista exclusiva, el investigador experto en temas de seguridad y delincuencia organizada, afirmó que las medidas del Gobierno tendientes a corregir esta situación y que fueron implementadas desde el sexenio de Vicente Fox, no han funcionado.

Dijo que uno de los peores errores administrativos del sistema penitenciario mexicano es haber revuelto reos procesados con sentenciados, así como presos del orden federal con los del fuero común, lo que provocó que se convirtieran en verdaderas escuelas del crimen.

En el sexenio pasado, señaló que el Gobierno se comprometió a construir más penitenciarias, con custodios altamente capacitados y mandos de vigilancia y administrativos eficientes, pero que en muchos lugares no se hicieron y donde se hicieron el fenómeno de la corrupción es tan fuerte que provoca una inercia de ineficiencia en el sistema penitenciario que origina problemas como los que se dieron en el penal de Gómez Palacio, Durango, y Cieneguillas, Zacatecas.

Si bien no se puede afirmar que existe un control total de la delincuencia organizada en el sistema penitenciario, lo que estamos presenciando es que algunos penales, sobre todo del norte del país, se convirtieron en extensiones de los diferentes grupos criminales, provocados, "ya lo dije y lo repito, por la grave corrupción".

Y agrega: "Si el Gobierno federal verdaderamente pretende solucionar estos problemas, debe aliviar, por un lado la sobrepoblación, y por el otro la separación de presos, tomando en cuenta el tipo de delitos, pero más allá, debe mejorar la vigilancia con elementos bien preparados y confiables".

Es decir, "que se debe mejorar la insuficiencia en la infraestructura y las deficiencias en las estructuras con las que se controla a la población penitenciaria, separando a los reos sentenciados y procesados, así como del orden común y federal", finalizó.