Hidalgo
Antibióticos controlados
El Sol de Hidalgo
25 de junio de 2010

Por José Luis Rico

Pachuca, Hidalgo.- Pueden bajar las ventas en las farmacias debido a que, a partir de agosto, quedará absolutamente prohibida la venta de antibióticos sin receta médica.

La violación a esta disposición implicará multas altísimas hasta 500 mil pesos contra los farmacéuticos infractores.

Al respecto, Jorge Islas Fuentes, secretario de Salud, informó que en Hidalgo, como en el resto del país, entrará en vigor, en pocas semanas, esta disposición, mediante la cual no será posible adquirir, sin prescripción de un doctor, antibióticos como penicilina y tetraciclinas, así conocidas popularmente.

Esto tiene por objeto evitar que entre familiares, amigos o compadres se sugieran tratamientos supuestamente terapéuticos que puedan ser contraproducentes.

Lo más grave de la automedicación es que las bacterias empiezan a hacer resistencia contra los fármacos cuando se administran por alguien que no es profesional en dosis inadecuadas.

Además, pueden ocasionar efectos secundarios descontrolados cuando no se tiene la supervisión profesional adecuada.

Entrevistado recientemente, antes de una ceremonia que encabezó el gobernador Miguel Osorio, el secretario de Salud expresó que habrá estrecha supervisión en las farmacias del estado de Hidalgo a fin de que se cumpla la disposición federal que entra en vigor a partir de agosto próximo.

Reconoció que hoy en día se pueden adquirir productos de diferentes marcas para combatir infecciones, sin necesidad de presentar alguna receta médica, lo que ha traído algunas consecuencias entre la población, pues algunos pacientes ya son resistentes a la administración de estos productos, los cuales ya no les hacen efecto debido que fueron administrados de forma inadecuada, excesiva o recurrente.

Seguramente los encargados de farmacias, boticas y droguerías evitarán violar esta norma, pues se exponen a sanciones severas que pueden llegar hasta la clausura y/o multas de hasta medio millón de pesos.

Precisó que esta restricción no tendrá que implicar que los pacientes tengan que gastar de más, pues no necesariamente tienen que acudir a médicos particulares.

Se dispone en todo el estado de unidades médicas públicas, centros de salud, además de los servicios del ISSSTE e IMSS para quienes son derechohabientes.

De modo que es recomendable que desde ahora mismo, quien requiera de algún tratamiento por infecciones en vías respiratorias o estomacales recurran a los médicos para que les otorguen el tratamiento adecuado.