Sociedad
Agradecimiento de la familia Malagón León
Durante los 32 años de existencia de COPARMEX Qro., ha entregado con pasión, su sabiduría, a la doctrina de nuestro sindicato patronal; felicidades don Salvador.

Diario de Querétaro
11 de mayo de 2010

Nicte-Há Rico

Querétaro, Querétaro.- En un acto sumamente emotivo realizado en el Club de Industriales ante centenares de invitados especiales, el licenciado Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente nacional de COPARMEX entregó merecido reconocimiento a don Salvador Malagón Nieto por su trayectoria durante los 32 años de existencia de COPARMEX-Querétaro, tiempo en el cual ha entregado con pasión, su sabiduría a la doctrina de este sindicato patronal.

Atestiguaron este momento, el gobernador de Querétaro, José Calzada Rovirosa, la diputada local Dalia Garrido; el presidente municipal de Querétaro, Francisco Domínguez y el presidente del Consejo de Administración de COPARMEX estatal, Luis Alfonso Mier Cuevas.

Con la finalidad de agradecer el reconocimiento, don Salvador Malagón Nieto, el viernes por la noche ofreció una cena en su residencia donde reiteró su amistad y como él mismo lo dijo: "Agradecer, es la más grande de todas las virtudes, y la que engendra a todas las demás".

Ya en su casa, ante la intimidad de su selecto grupo de invitados, agradeció a Luis Alfonso Mier Cuevas y a la Comisión Ejecutiva, "por la honrosa distinción que me otorgaron en la asamblea de COPARMEX el pasado mes de abril", así inició su discurso.

Especial fue el momento cuando dijo: "Hoy que tengo el honor de referirme a este grupo tan representativo de COPARMEX en Querétaro, quiero manifestar mi más profundo agradecimiento y hacer una mención muy especial del Ing. Ramón H. Eberstadt, a quien llegamos a considerar como la CONCIENCIA DE COPARMEX, por la dirección que le dio y todo lo que él aportó a nuestra Institución. Yo tuve la fortuna de convivir con él por más de cuarenta años. Fue mi guía, mi consejero, mi apoyo y mi entrañable amigo".

Agregó que para él es un honor pertenecer y colaborar en comisiones y proyectos relacionados con su doctrina, "ha sido una oportunidad para aprender más sobre los principios y valores de COPARMEX, que son los mismos con los que fui educado. Y por lo tanto consolidar mi formación ética y moral".

Recordó que en 1980 cuándo trabajaba para TREMEC, lo invitaron a unas conferencias de don Agustín Reyes Ponce, sobre el origen y desarrollo para los próximos 50 años de COPARMEX fue entonces cuando pudo distinguir la diferencia de COPARMEX, contra otras cámaras de Comercio o de la Industria constituidas por disposición legal.

Para finalizar comentó: "Hoy vivimos en un México, donde existen los derechos de propiedad agrícola, urbana y de los medios de producción, y que trabaja por lograr la igualdad esencial de la persona y por la valoración de su dignidad. No sería el mismo México, si no hubiera existido COPARMEX".