México
INEGI: creció el número de madres solteras en México
Los nacimientos de madres solteras aumentaron en proporción al pasar de siete a 9.5 de cada cien. Foto: Archivo / El Sol de México

Organización Editorial Mexicana
8 de mayo de 2010


Dolores Acosta / El Sol de México

Ciudad de México.- Entre 1990 y 2005 disminuyó tres veces el porcentaje de nacimientos provenientes de madres sin escolaridad pasando de 10.7 a 3.5 por ciento; la proporción de alumbramientos de madres con primaria incompleta disminuyó a la mitad, pasando de 15.2 a 7.8 por ciento; en tanto que el porcentaje de aquellos cuya madre tenía secundaria o más aumentó en más de 13 puntos porcentuales, al pasar de 45.7 a 59.4 por ciento.

Según datos dados a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en cuanto a las que estaban casadas o en unión libre, se encontró que en 1990, el 89.6 por ciento de los nacimientos se presentaban en mujeres bajo esa situación, mientras que en 2005, el porcentaje disminuyó a 85.5 por ciento.

No obstante, los nacimientos de madres solteras aumentaron en proporción al pasar de siete a 9.5 de cada cien.

Por lo que se refiere a la mortalidad materna, en 2002 fue de 59.9 defunciones por cada 100 mil nacimientos, mientras que en 2008 disminuye a 57.2.

En promedio, cada mujer tiene 2.3 hijos; la entidad que muestra el menor promedio es el Distrito Federal con menos de dos hijos, en tanto que en Zacatecas y Guerrero el valor alcanza los 2.8 hijos por mujer.

El Informe del INEGI detalla sobre los nacimientos que entre 1990 y 2005 en promedio cada año ocurren 2.3 millones de nacimientos; para este último año se observa que el Estado de México concentra 14 de cada 100 alumbramientos, seguido por Jalisco y el Distrito Federal con siete.

Por edad de la madre se observa que la mayor frecuencia de los nacimientos ocurre entre los 20 y 24 años, aunque existe una leve disminución en el periodo 1990-2005, donde el porcentaje pasa de 32.3 por ciento a 29.8 por ciento. Le sigue en importancia el grupo de 25 a 29 años, con 31.2 por ciento de cada cien nacimientos ocurridos en este periodo.

En 2008 se produjeron mil 119 defunciones de mujeres que se relacionan con el embarazo, parto y puerperio; poco más de la mitad (50.4 por ciento) de éstas se deben a dos grupos de causas en específico: a las hemorragias durante el embarazo, parto y puerperio (25.3 por ciento) y a la enfermedad hipertensiva del embarazo, edema y proteinuria (25.1 por ciento), las cuales pueden prevenirse o minimizarse con un adecuado control médico.

Al segundo trimestre de 2009 en todo el país se reportaron 24.4 millones de hogares que en su composición incluyen por lo menos a una mujer que ha sido madre, lo que en términos porcentuales representa 87.6 por ciento del total de unidades domésticas.

La distribución porcentual por número de mujeres con hijos en ambos casos, presenta mayor concentración en aquellos donde sólo hay una madre 77 por ciento. Llama la atención que la proporción de los hogares con dos madres donde la jefa es mujer supera casi en ocho puntos porcentuales a aquellos donde el jefe es hombre.

En lo referente, a la educación, el nivel de escolaridad de las mujeres de 12 años y más con al menos un hijo nacido vivo ha aumentado paulatinamente. Entre 2005 y 2009 el porcentaje de madres con al menos un grado de secundaria aprobado pasó de 21.9 a 24.6 por ciento; en tanto que las madres con un nivel de instrucción medio superior y superior aumentó de 23.3 a 26.6 por ciento en el mismo periodo.

Para el último año, 86.8 por ciento de las madres que no cuentan con escolaridad tienen tres o más hijos; mientras que 71.9 por ciento de las madres con estudios superiores tienen uno o dos hijos.

El promedio de escolaridad de las madres trabajadoras es de 8.8 años de estudio, nivel de educación equivalente casi al tercer año de secundaria.

De acuerdo con la situación conyugal, las madres solteras se insertan con mayor frecuencia en el mercado laboral (70.5 por ciento), seguidas por las separadas, divorciadas y viudas (46.2 por ciento) y por último las casadas o en unión libre cuya participación económica es de 37.3 por ciento.

Sobre las madres indígenas, entre 1990 y 2005 el porcentaje de mujeres de 12 años y más hablantes de lengua indígena con al menos un hijo nacido vivo aumentó de 66.1 a 69.6 por ciento. Para este último año, estas mujeres residen principalmente en Oaxaca (332 mil), Chiapas (219 mil), Veracruz (191 mil), Yucatán (181 mil) y Puebla (177 mil).

El náhuatl es la lengua indígena más hablada por estas madres, ubicándose a continuación el maya; las lenguas zapotecas y las lenguas mixtecas.