Policía
¡Violadas y muertas!
En el fon­do de la pre­sa, don­de se acu­mu­la una gran can­ti­dad de ba­su­ra, estaba el cadáver. Foto. Jaime Llera
La Prensa
3 de mayo de 2010

Ma­nuel Ol­mos

Una mu­jer de en­tre 30 y 35 años de edad fue en­con­tra­da muer­ta en la pre­sa Ta­cu­ba­ya, de la De­le­ga­ción Al­va­ro Obre­gón, la in­for­tu­na­da fé­mi­na pre­sen­ta­ba sig­nos de ha­ber si­do ata­ca­da se­xual­men­te, ya que se en­con­tra­ba sin ro­pa de la cin­tu­ra pa­ra aba­jo.

Mo­ra­do­res del lu­gar re­por­ta­ron cer­ca de las 21:00 ho­ras a las au­to­ri­da­des que en el fon­do de la ba­rran­ca, en­tre la ba­su­ra, ya­cía el cuer­po de una mu­jer, se­mi­des­nu­da la cual pre­sen­ta­ba un fuer­te gol­pe en la ca­be­za.

Por lo que al lu­gar se tras­la­da­ron los tri­pu­lan­tes de las pa­tru­llas P 4018 y P 4014 del sec­tor Pla­te­ros, de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca lo­cal, pa­ra aten­der el lla­ma­do de au­xi­lio, al igual que los pa­ra­mé­di­cos de la am­bu­lan­cia nu­me­ro 12 de pro­tec­ción ci­vil de­le­ga­cio­nal, quie­nes cer­ti­fi­ca­ron el de­ce­so de la ma­lo­gra­da mu­jer.

En el fon­do de la pre­sa, don­de se acu­mu­la una gran can­ti­dad de ba­su­ra, ya­cía bo­ca aba­jo el cue­ro iner­te, por lo que fue ne­ce­sa­ria la pre­sen­cia de bom­be­ros de la es­ta­ción Ta­cu­ba­ya, que a bor­do de los ca­mio­nes cis­ter­na 02 y 05 hi­cie­ron ac­to de pre­sen­cia. La víc­ti­ma só­lo te­nía pues­ta una blu­sa ne­gra, sin pan­ta­lón y con la ro­pa in­te­rior has­ta las pan­to­rri­llas, lo que re­ve­la que fue agre­di­da se­xual­men­te; has­ta el mo­men­to las au­to­ri­da­des des­co­no­cen si fa­lle­ció an­tes de ser vio­la­da, al igual que su iden­ti­dad.

Al lu­gar tam­bién se pre­sen­tó el agen­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co de la lo­ca­li­dad, jun­to con pe­ri­tos en cri­mi­na­lís­ti­ca, me­di­ci­na fo­ren­se y fo­to­gra­fía, pa­ra rea­li­zar la ins­pec­ción ocu­lar del lu­gar y con ayu­da de los vul­ca­nos res­ca­ta­ron el ca­dá­ver que fue en­via­do al Ser­vi­cio Mé­di­co Fo­ren­se pa­ra prac­ti­car­le la au­top­sia de ley, co­rres­pon­dien­te.

El re­pre­sen­tan­te so­cial dio ini­cio a la ave­ri­gua­ción pre­via por el de­li­to de ho­mi­ci­dio y es­pe­ra­rá los re­sul­ta­dos de los exá­me­nes pe­ri­cia­les pa­ra con­fir­mar si fue vio­la­da y sa­ber exac­ta­men­te cuál fue la cau­sa real de su fa­lle­ci­mien­to.

De igual for­ma se es­pe­ra que al­gu­na per­so­na se pre­sen­te a re­cla­mar el cuer­po pa­ra sa­ber la iden­ti­dad de la in­for­tu­na­da mu­jer, por lo cual agen­tes de in­ves­ti­ga­ción pre­su­men que po­dría tra­tar­se de una ha­bi­tan­te de la zo­na, ya que en el lu­gar don­de fue aban­do­na­da es de di­fí­cil ac­ce­so y se ne­ce­si­ta co­no­cer bien el rum­bo pa­ra ba­jar los ca­si 50 me­tros en te­rra­ce­ría.