Tuxtla Gutiérrez
Lugares para visitar en la Selva Lacandona
Total tranquilidad en contacto con la flora y fauna cercana a campamentos, ríos y zona arqueológica.
El Heraldo de Chiapas
22 de marzo de 2010

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- En las márgenes de la Reserva de la Biosfera de Montes Azules se ubica el único sitio natural habitado por los descendientes mayas, que aún conservan sus tradiciones culturales, fieles guardianes de los vestigios de la cultura maya, localizados en las inmediaciones de la zona arqueológica de Bonampak.

Se trata del Campamento Río Lacanjá, rodeado de altos árboles y diversas especies de helechos, orquídeas y bromelias, el cual ofrece la oportunidad de disfrutar como nunca la naturaleza.

Sus rústicas cabañas están a orillas del río Lacanjá y cuentan con cocina y comedor. El senderismo es uno de sus principales atractivos.

Tiene una tienda de artesanías locales y un área para nadar. Se recomienda llevar toalla, lámpara de mano, repelente para mosquitos y un impermeable.

El campamento Top Che se ubica en el poblado de Lacanjá Chansayab, es atendido por una familia lacandona; ahí se da la oportunidad de conocer la cultura y el modo de una vida actual, además de riqueza cultural y una hermosa Selva Lacandona.

La familia de las orquídeas forma uno de los conjuntos florísticos más numerosos de la Selva Lacandona. En el Top Che se puede conocer el espacio dedicado a las orquídeas, donde conviven varios tipos, tanto epifitas como terrestres. Algunas flores discretas, otras espectaculares y aromáticas.

Ahí se vive la aventura de caminar con un lacandón, nadar en las tranquilas y frescas aguas, acampar en la naturaleza, descubrir otras majestuosas zonas arqueológicas, guardadas celosamente por la selva.

Gracias a su ubicación, podrás visitar los sitios arqueológicos de Lacanjá y Bonampak, el sitio arqueológico de Yaxchilán o adentrarse en la selva hasta las cascadas de Moctunihá. Además, el campamento organiza circuitos ecoturísticos por la reserva.

Para llegar a este hermoso lugar se parte de Palenque, primero por la carretera federal número 199 y después por la Fronteriza del Sur a 135 kilómetros.

Se llega al crucero San Javier, se recorren alrededor de 13 kilómetros y se arriba a la comunidad de Lacanjá Chansayab, a una hora 40 minutos de recorrido.



BONAMPAK

Bonampak guarda los murales más hermosos descubiertos a la fecha, los cuales fueron pintados en las paredes de tres cámaras del templo principal, hacia el año 790 d.C. y descubiertos en 1946.

Sus murales fueron ejecutados con buena técnica y materiales de alta calidad durante el esplendor del periodo clásico, situado alrededor del 900 d.C, cuando la cultura maya dio sus mejores frutos en los campos artístico y tecnológico.

La temperatura y humedad constantes en esta zona de la selva tropical, y el hecho de que el sitio arqueológico no fuera descubierto sino hasta 1946 por el arqueólogo Giles Hesley, permitieron que las pinturas se conservaran casi en su totalidad.

Desde su descubrimiento ganó un lugar prominente en el mundo maya, debido a las magistrales pinturas que decoran los tres cuartos del templo principal.

Sus murales no dejan de impresionar la magnificencia de los vestidos, que en ellos se pinta. Algunos tocados, de delicadísima labor de pluma, son más grandes que los personajes, se logró una amplia diferenciación de texturas para ilustrar la indumentaria de los personajes, entre los que destaca la presencia femenina y no menos sorprendente es la variedad de instrumentos musicales en la orquesta de la primera habitación como tambores, conchas de tortuga, sonajas y trompetas.

El tema general de los murales es la guerra entre dos grupos mayas. En la primera habitación se escenifican los preparativos para la danza ritual que antecedía a las batallas, en el segundo cuarto está representada una batalla: la captura de prisioneros y los autosacrificios de éstos al ser llevados ante los jerarcas de sus vencedores; en el último recinto se observa la ceremonia del sacrificio y la danza ritual con que solía celebrarse la victoria.

Para consuelo de quienes no pueden visitar esta zona, en diversos museos mexicanos hay réplicas exactas de las tres cámaras. Los murales se ubican en el interior del Edificio I y se realizaron sobre una capa de cal y polvo de piedra de 4 centímetros de espesor en promedio, con la técnica llamada "al fresco", es decir, aplicando los colores cuando el aplanado aún estaba húmedo.

Actualmente se efectúo el hallazgo más importante en los últimos 13 años para la zona arqueológica de Bonampak. Este descubrimiento por casualidad, se efectuó cuando cuatro restauradores y especialistas finalizaban los trabajos de restauración y análisis de los pictogramas del edificio de dicho templo, luego de que los dañara el sismo de abril de 2005.

Se trata de una tumba prehispánica descubierta en la parte inferior del Templo de los Murales -también llamada Estructura 1-, de dicho sitio arqueológico. Restos Óseos, al parecer de un individuo del sexo femenino.

Este sitio arqueológico se halla a 180 kilómetros al sureste de Villahermosa sobre la carretera 186. También se llega a Palenque por la carretera 199 desde San Cristóbal de Las Casas.



POZA POÓP CHÁN

Poza Poóp Chán, una maravillosa poza de color verde jade, ideal para nadar entre sus templadas aguas. Río que en su recorrido forma rápidos y una poza con aguas de color verde.

Rodeado de un ambiente selvático, con vegetación exuberante donde sobresalen las especies de flora, tales como: palma corozo, roble, cedro, caoba, hormiguillo, chicozapote, hule, romerillo, sabino, manzanilla, amate, ceiba, guarumbo y jimba.

Los servicios que se pueden encontrar en este lugar son: un estacionamiento, baños, palapas para acampar, palapa comedor y dos cabañas con tres camas individuales.

Las actividades que se pueden hacer son: caminata, pesca, kayak, camping, natación y senderismo. Para llegar a este hermoso lugar se parte de Palenque, primero por la carretera federal número 199 y después por la Fronteriza del Sur, se recorren 117 kilómetros, hasta el crucero de Nueva Palestina, donde se transita 15 kilómetros a la subcomunidad de Nueva Palestina.



VALLE ESCONDIDO

Campamento situado en un rancho a orillas de la carretera en medio de dos arroyos, es un restaurante construido debajo del bosque, los materiales de construcción son de la región, madera rustica y piedra caliza.

En el restaurante se ofrece desayuno tipo bufete y tiene como comedores varias palapas con mesas y bancas de madera y acabado rustico para acomodar grupos.

Dentro de las actividades a hacer están: por ejemplo, en el bosque del rancho se pueden observar aves de la región, paseos a caballo, ciclismo de montaña, senderismo, expediciones en lancha por el río Usumacinta.

Hay servicios de desayuno bufete, compuesto de dos barras, una donde se ofrecen frutas y jugos de la región según la temporada; y cereales leche café ó té agua purificada.

En la barra de la cocina se ofrecen: huevos a la mexicana, con jamón o estrellados, frijoles, arroz, salsa, tortillas, pan con mantequilla y mermelada. Con la debida reservación en la administración se pueden organizar otras comidas a diferentes horas. Hay palapa comedor rustico, servicios de baños, renta de bicicletas de montaña y tours.