Turismo
Camionetas de comidas abren nuevas oportunidades a chefs
Organización Editorial Mexicana
12 de marzo de 2010


AP

Miami, EU.- Como estudiante de culinaria, lo más normal hubiera sido que Solomon Nerio terminase esclavizado en un restaurante, pelando cebollas, como en una fábrica. Pero Nerio prefirió probar fortuna con una camioneta que vende hamburguesas y tacos de sabor hispano.

Rara vez un estudiante de culinaria puede trabajar en ese ramo. Sin embargo, la creciente popularidad de camionetas de comidas como la que opera Nerio le ha habierto nuevas oportunidades a los aspirantes a chef para que comiencen a hacerse de un nombre temprano en sus carreras.

"Para empezar, le da a estos chicos responsabilidades y la posibilidad de manejar una operación de entrada", expresó Ingrid Hoffman, propietaria de la camionata y quien tiene el programa de televisión "Simply Delicioso" en la cadena Food Network.

"En lo que a mí respecta, no necesito ser la estrella", expresó Hoffman en alusión a la camioneta que pone a disposición de estudiantes. "Ni siquiera lleva mi nombre. Es algo para que se luzcan estos chicos".

Hoffman dijo que ofrece esas oportunidades a gente joven como Nerio para que "pulan sus destrezas". Nerio, quien tiene 20 años y estudia en la Johnson & Wales University, afirmó que algún día va a tener su propia camioneta.

"Es una oportunidad con la que uno no contaba", comentó, acotando que uno de los aspectos que más le gusta es que recibe comentarios directamente del cliente. En un restaurante tradicional, un cocinero que empieza debe pasar varios años trabajando en el anonimato antes de recibir algún reconocimiento.

Nerio es uno de cinco estudiantes de culinaria que preparan hamburguesas y tres tipos de tacos en la camioneta.

Otro chef de Miami, conocido como Chef Jeremiah y quien prepara comidas en un remolque Airstream de 1962, dijo que también se propone contratar estudiantes cuando amplíe su negocio.

"Es bueno tener estudiantes porque es fácil moldearlos, aunque en realidad hay un factor egoísta, ya que se les paga menos", declaró.

No se sabe cuántas camionetas y remolques venden comida en el país, pero es evidente que la comida callejera, sobre todo la de otros países, está de moda.

De todos modos, los entendidos dudan que alcance una popularidad tal que justifique ofrecer clases orientadas a los restaurantes rodantes.

"No creo que se vaya a ofrecer un curso sobre cómo manejar una camioneta que vende comida", expresó Brad Barnes, del Instituto Culinario de Estados Unidos (Culinary Institute of America). "Después de todo, (la comida que ofrecen) no es muy diferente" a la de los restaurantes tradicionales.

Josh Henderson, chef y propietario de una camioneta de comida de Seattle, en cambio, dijo que algunas escuelas de culinaria están invitando a expertos que hablan sobre comida callejera.

Los restaruantes rodantes ofrecen una experiencia educativa limitada, ya que tienden a concentrarse en un tipo especial de comidas, como tacos o hamburguesas, mientras que los estudiantes necesitan apender distintos estilos y formas de cocinar, señaló Henderson.

De todos modos, Michael Morán, de la Universidad Internacional de la Florida, dice que "no recomendaría (trabajar en restaurantes rodantes) a alguien que acaba de terminar sus estudios, pero que son "una opción a tener en cuenta si uno tiene un restaurante y quiere aumentar sus ingresos".

Un puesto rodante, no obstante, es mucho más barato que un restaurante tradicional con cuatro paredes y un techo.

Jim Sturgeon, coordinador de un programa educativo experimental en Johnson & Wales, dice que a un estudiante que se acaba de graduar le puede resultar más fácil operar un restaurante rodante que alquilar un local y conseguir los permisos para un restaurante convencional.

Opinó que los restaurantes rodantes son una buena alternativa para los estudiantes de culinaria si tienen los medios para operar uno.

"Si uno tiene un negocio sobre ruedas, que remolca, se está haciendo de una clientela", expresó Sturgeon. Y evita la esclavitud que padecen los principiantes en una cocina.