Opinión / Columna
 
Rodolfo Salazar González 
PERFIL
El Sol de Tampico
19 de enero de 2010

  Rodolfo Salazar González

EL CANDIDATO SERA CONOCIDO EN UNAS HORAS

La alta temperatura política que provoca la inminente designación del candidato del PRI al Gobierno del Estado, ha logrado descongelar la parálisis que las recientes heladas que hemos padecido en el país y en el estado inmovilizaron por un breve tiempo el candelero de la política, para guardarnos en la intimidad de nuestros hogares y hacerle frente a estos nuevos tiempos climáticos en donde el sentido común de la naturaleza parece haber sido sepultado para siempre.

Leo en Internet con asombro que en La Habana la temperatura descendió de una manera inesperada a los tres grados centígrados, lo cual representa un verdadero acontecimiento que pone al descubierto la depredación que el ser humano le causó a la naturaleza mutilándola en sus partes más vitales, y dejándonos al parecer hasta ahora en manos de un verdadero desorden ambiental en el que tendremos temporadas interminables de lluvias, acompañadas de ciclos desérticos en zonas donde antes las condiciones eran ubérrimas; y heladas que nos congelarán en los sitios donde antes el sol era un monarca absoluto.

La vida tiene que seguir adelante con bajas temperaturas o con dislocaciones ambientales. El poder público debe ser siempre el centro de la sociedad, porque en su desempeño como Estado es el responsable de formalizar las instituciones que nos proporcionan la información y la ayuda necesarias en el caso de que nos veamos en la condición de víctimas de un siniestro de la naturaleza. Es el Estado moderno quien ofrece orden en la inseguridad y la violencia y socorro, cuando alguna comunidad vea su cotidianidad afectada por la dureza radical en la que se han convertido las nuevas estaciones del clima.

El PRI es el partido oficial en el Estado de Tamaulipas; nunca como ahora con el Gobierno ha ejercido una dinámica incomparable que ha logrado aglutinar a su favor las simpatías de la mayoría de los segmentos sociales, económicos y culturales que están de acuerdo en que el estado tamaulipeco siga coordinado por este organismo político que ha logrado aprender de sus fracasos, y en una franca recuperación a nivel nacional se perfila de manera invencible (no con Enrique Peña Nieto como candidato) a recuperar la Presidencia de la República para volverse a instalar de manera definitiva en la residencia oficial de Los Pinos.

En este año habrá en el país quince elecciones en igual número de estados, de los cuales doce serán para designar gobernadores constitucionales: Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas. México es un país en el que sus días están colmados de comicios, pareciera ser que nadie trabaja en el Gobierno de manera institucional y permanente. Porque todos los tiempos políticos en el Gobierno son con la finalidad absoluta de asegurar la elección inmediata.

Se gobierna pensando en la próxima designación del futuro gobernador, alcalde o presidente de la República. El tiempo de México está regulado por el parámetro de la política. No obstante se han escrito miles de páginas en donde se deja establecida la certidumbre de que en México la historia no es horizontal, sino sexenal. Cada seis años hay una versión diferente de cómo son las cosas; cada sexenio, los que determinan el contenido histórico de nuestro pasado lo redactan de conformidad a sus intereses.

En algo coinciden muchas voluntades preocupadas por el país. Esta nación tiene trece años paralizada, a punto del colapso, que no ha sucedido porque algunas regiones de la República aún tienen una fortaleza económica que genera paliativos que retrasan el desencadenamiento de una convulsión social como la que ocurrió en septiembre de 1810 y otra que se inició un 20 de noviembre que registra la historia de la humanidad como la primera revolución en el siglo XX: la Revolución Mexicana, cuyo centenario estamos festejando paradójicamente en las mismas condiciones o peores a las causas que la motivaron.

Tamaulipas es un estado importante y con una población llena de interés por cuidar sus instituciones, para con esto asegurar un desarrollo sostenido que permita capilaridad social. A pesar de la crisis que vive la nación, producto de los tres años nulos de Ernesto Zedillo y los casi diez años de esta locura panista que vivimos, primero con el lenguaraz Vicente Fox y su inefable, caprichosa y Marta Sahagún, quien finalmente obtuvo el permiso del Vaticano para contraer nupcias con su domesticado Vicente.

Por esta razón, consistente en que los naturales de nuestro estado están muy pendientes de que el futuro gobernador de Tamaulipas conserve el mismo afán urbanizador en lo social y lo material que actualmente tiene Eugenio Hernández Flores, sigue paso a paso los días por venir para saber quién será el priísta que logre unificar a todas las corrientes que conforman este vigoroso partido político.

Fuentes muy confiables han proporcionado información a este articulista sobre que la decisión ya está tomada, salvo algunas confrontaciones que el gobernador libró con el comité nacional del PRI, que quería imponer un candidato de manufactura nacional. Reduciendo esta lista a la senadora Amira Gómez Tueme, Arturo Diez Gutiérrez (alcalde de Victoria y yerno de Abelardo Osuna), Oscar Luebbert, (alcalde de Reynosa), el diputado federal Rodolfo Torre Cantú y el candidato del Sur que puede ser Javier Gil u Oscar Pérez Inguanzo.

De esta lista, nadie más, saldrá el próximo candidato del PRI al Gobierno de Tamaulipas.

El pronóstico de la victoria oficial no es nada difícil. La oposición perredista escandalizó a los tamaulipecos cuando anunció que preparaba como candidato a Lino Korrodi, el primer sospechoso de malos manejos financieros en la organización "Amigos de Fox".

La fracción panista no tiene, desde mi perspectiva, un personaje sólido en lo moral y en lo político. Uno de ellos, originario de Reynosa, ha sido señalado frecuentemente con vínculos fuertes con el crimen organizado.



Email.- notario177@msn.com


 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas