Xalapa
Necesario, regular el sexoservicio
Estigma social impide que se haga, dice investigadora del Ciesas
Diario de Xalapa
7 de enero de 2010

Raymundo León/Diario de Xalapa

Xalapa, Veracruz.- Cada vez se hace más evidente la necesidad de regular el trabajo sexual, pero esto no se ha hecho debido al estigma social que ha prevalecido a lo largo del tiempo, señaló Patricia Ponce Jiménez, investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas-Golfo).

La falta de una regulación respecto del trabajo sexual en México y la Entidad, agregó, permite que se beneficien las autoridades con un ingreso calculado en 33 millones de pesos, cuando menos durante un año a nivel estatal.

La académica comentó que mediante la realización del trabajo titulado "Implicaciones del trabajo sexual en Veracruz", se estableció de que a pesar de que la prostitución es legal en México, la falta de una reglamentación origina una constante violación de los derechos humanos de las mujeres que la ejercen debido al hostigamiento de las autoridades, que violan acuerdos internacionales y nacionales, como el caso de exigirles la prueba del VIH/Sida.

Esta situación permite que se beneficien autoridades de todos los niveles, desde policías municipales hasta oficiales de migración, ya que algunas mujeres provenientes de Centroamérica ejercen el trabajo sexual en la parte central de la Entidad con la finalidad de obtener ingresos que les permitan continuar su viaje, detalló Ponce Jiménez.

"En Veracruz el trabajo sexual lo realiza una población muy homogénea. Ello significa que los trabajadores de este oficio no son analfabetas, del ámbito rural, que iniciaron su vida sexual a edad muy temprana y que la mayoría son mujeres solteras o que viven en unión libre y se incorporaron al trabajo sexual después de haber tenido a su primer hijo", comentó.

Patricia Ponce reconoció también que debido a la situación en la que viven las mujeres en la Entidad, el trabajo sexual destaca en el factor económico.

Dadas sus condiciones, es el trabajo mejor remunerado para una mujer y que les permite estar mayor tiempo con sus hijos", manifestó.

La especialista comentó que con las trabajadoras se realizaron entrevistas e historias de vida, gracias a la participación de organizaciones no gubernamentales, las cuales ya realizan actividades con ellas. La sociedad en general, expresó, tiene una idea de las trabajadoras sexuales y está convencida de que son "lo peor de la sociedad", pero en realidad esto no es así, detalló Ponce Jiménez y agregó que ser una trabajadora sexual no implica que una mujer no tenga principios, sino que "incluso tienen normas que les permiten vivir con sus familias y sobrevivir en la calle".

Refirió que el trabajo de investigación mencionado se realizó durante tres años y que se establece como pionero, ya que no existe a nivel nacional o estatal un diagnóstico acerca del trabajo sexual. En el proyecto, manifestó, participaron estudiantes de la Facultad de Antropología de la UV.

"El trabajo se enfocó en elegir las 10 ciudades más importantes del Estado, encauzándolo como un trabajo básicamente urbano; su objetivo era elaborar un diagnóstico que tuviera la voz de todos los involucrados en este negocio, recoger la voz de los y las trabajadoras sexuales, de los dueños de bares, taxistas, regidores y médicos municipales", indicó.

La investigadora reiteró que desde hace varias décadas el llamado "oficio más antiguo del mundo" se discute en un nivel más serio que antes y que en una época en que el peso de los prejuicios ha disminuido de manera ostensible, se le analiza concienzudamente, ya sea cultural, ética, literaria, mítica o fílmicamente. Sin embargo, las consecuencias sociales para quienes se dedican a una actividad históricamente estigmatizada continúan siendo graves, ya que "las autoridades los someten a una continua violación de sus derechos humanos y el castigo moral que se ejerce sobre ellos les supone limitaciones en sus necesidades primordiales, como son los servicios de salud y educativos".

La investigación realizada, señaló Patricia Ponce, permite concluir que el trabajo sexual, además de ser un fenómeno generado por modelos económicos y sociales basados en la desigualdad, constituye una fuente de ingresos para un sector de la población y una estrategia de sobrevivencia para un puñado de mexicanas que viven en pobreza extrema, aunque va de la mano con el papel predestinado a las mujeres.

"Dado que involucra a todos, en tanto participantes de una sociedad que excluye y condena, es preciso que autoridades, trabajadores sexuales y ciudadanos cooperemos para eliminar la doble moral, de manera que las mujeres y los hombres que se dedican a esta actividad sean respetados y, como cualquier persona, gocen de sus derechos humanos", aseveró.

SEXOINDUSTRIA SE EXPANDE A TRAVES DE INTERNET

Las nuevas tecnologías han permitido que la industria del sexoservicio en Veracruz y en México se expandan a través del Internet, incluso una "dama de compañía" puede ser solicitada desde la comodidad del hogar a través de su computadora con sólo dar un click, o en su defecto rastrear su número celular en la Internet.

Sitios del mundo cibernético, como divas.com.mx, inauguraron la moda de ofertar servicios sexuales de alto nivel ejecutivo a través del internet, práctica que ha sido copiada en Veracruz y que con éxito utilizan en Xalapa algunas casas de masaje.

www.pistoleras.net, www.superpoderosas.com y el más nuevo xxxalapaxxx.blogspot.com son la gama de empresarios clandestinos del sexoservicio que operan en la capital del Estado desde el mundo cibernético, pero con operaciones e instalaciones en zonas céntricas de Xalapa.

Desde el sitio "pistoleras" se oferta a 14 chicas menores de 25 años, con nombres tan sugestivos como Marylin, Marlenne, Abril, Blondie y Susie, cada una con características en medidas, color de piel, complexión distintas, para satisfacer todos los gustos.

Con un moderno servidor, el sitio web ofrece solicitar la chica a través de un rápido email que funciona como mensajero o, si se desconfía de la tecnología, solicitar el servicio sexual a través de un número celular o acudiendo a las instalaciones, ubicadas en pleno centro de Xalapa.

En dicho portal se ofrecen las tarifas sexuales, mismas que van desde los 139 pesos, hasta los 649, que incluye "un servicio completo" como ellos lo denominan.

En este sitio se pueden encontrar mensajes personales de las damiselas, como "Hola mi rey, te gustaría pasar un rato agradable con una niña muy tierna como jamás lo haz imaginado, búscame y yo te enseñaré el camino al placer".

Misma situación ocurre en el portal xxxalapaxxx.blogspot.com, en donde un texto narrado en tercera persona te va ofreciendo las novedades que "esa casa de masajes" ofrece durante el mes.

"Directamente desde Tijuana les traigo a Kassandra, una huerita (sic) con medidas 91-62-93 y con 1.70 de estatura, sus servicios incluyen -si así lo desean- sexo oral, vaginal y show lesbian. Es muy cariñosa y sus ojos color miel te derretirán, disfruta con ella lo que te viene a ofrecer desde el norte del país", dicha narración viene acompañada de tres fotografías de Kassandra, pero las gráficas sólo muestran su curvilíneo cuerpo sin dar imagen al rostro.

En este portal el catálogo de precios es más elevado, pues las chicas ofertadas son de categoría "Triple AAA" (en la industria del sexoservicio significa que son más atractivas), los precios oscilan desde los mil 100 pesos la "dama de compañía más económica" o hasta 2 mil 800 pesos por la modalidad de "trío", que incluye a dos mujeres con tendencias lésbicas.

BAJO CONTROL, APENAS UN PORCENTAJE

El oficio más antiguo del mundo deja jugosos dividendos a quien lo administra y oferta. Sin embargo, al ubicarse el Estado de Veracruz entre los primeros tres lugares nacionales con más casos registrados de VIH/Sida, también representan un riesgo sanitario para quien lo ofrece y para quien lo solicita.

Para Miguel Velásquez Ortiz, coordinador del Programa VIH-ITS de la Jurisdicción Sanitaria número 5, mientras no se regule en materia de legislación el sexoservicio, difícilmente se podrá tener un control sanitario a cabalidad, pues de acuerdo con el galeno de la Secretaría de Salud, las pruebas rápidas de VIH/Sida, así como el reparto de condones y las pláticas preventivas para evitar enfermedades de transmisión sexual, sólo se pueden llevar a cabo en "casas de masaje", donde la mismas sexoservidoras lo solicitan.

De acuerdo con Velásquez Ortiz, la Jurisdicción Sanitaria número 5 tiene "empadronadas" en Xalapa a sólo 85 sexoservidoras, "la mayoría foráneas", distribuidas en 33 casas de masaje en la Atenas Veracruzana.

"Son a las que trimestralmente les hacemos exámenes para detectar si tienen alguna enfermedad de transmisión sexual, hacemos los operativos en las casas de masaje y quienes administran esas casas muestran disponibilidad a trabajar con nosotros", señaló Velásquez Ortiz.

Médico coordinador del Programa VIH/Sida de la Jurisdicción Sanitaria, lamentó que haya muchas "casas o agencias de masaje", que por estar sumidas en la clandestinidad tienen un nulo control sanitario.

En los empadronamientos de las sexoservidoras para otorgarles un tarjetón de salud, Miguel Velásquez detecta que la mayoría de las jovencitas que se dedican a la prostitución a través de las casas de masaje son chicas de entre 19 y 35 años.

"La mayoría foráneas, vienen de Perote, Teocelo, Tabasco, entre otros lugares... De municipios cercanos, pero vienen por poco tiempo, las van rotando".

En la cuantificación que tiene la Jurisdicción Sanitaria número 5, además de las 85 sexoservidoras distribuidas en las casas de masaje, tienen bajo control a 45 trabajadoras independientes, "la mayoría de ellas distribuidas en la avenida Lázaro Cárdenas", además de seis heterosexuales varones y los travestís que abundan en la zona de tolerancia en Xalapa.

Miguel Velásquez aprovechó la entrevista para lamentar que el grupo multisectorial, al que asegura se le han ofrecido los operativos para tener un control sanitario sobre las sexoservidoras y travestís, se niegan a eso, "porque sienten que es una forma de tenerlos sometidos".

ESCLAVITUD SEXUAL

Rosario -su verdadero nombre- tiene la piel morena, a sus 24 años parece cercana a los 28, las ojeras del desvelo y la mala vida han ido creando fisuras y relieves en la parte baja de sus ojos, las "patas de gallo" la hacen ver más madura.

Ingresó al sexoservicio hace dos años, cuando el antro donde trabajaba de mesera cerró sus puertas y el último trimestre de 2007 inhibía a las empresas a contratar nuevo personal por una recesión económica de aquel entonces.

"Llevaba casi 40 días sin empleo, ya sin ningún quinto en el monedero, y tenía que darle comer a mi hijo, yo soy sola, me separé de mi familia cuando quedé embarazada... Mi última oportunidad eran o el table o los masajes".

Trigueña de cuerpo y con curvas generosas, no tuvo problemas para reclutarse en la casa de masajes "Madonnas", ubicada en la zona centro de Xalapa. Ahí recibe 250 ó 300 pesos por cada cliente que atiende.

"El servicio se cobra a 600, por una relación sexual durante una hora, pero luego no hay clientela y la dueña se rebaja a 500 a mí me corresponde siempre el 50 por ciento".

Ahí Rosario soporta de todo, borrachos, señores con frustraciones sexuales, jóvenes que es su primera vez y son muy agresivos. Se queja de que en fines de semana que coinciden con quincena, llega a atender hasta siete u ocho servicios por noche.

"Tenemos la instrucción de que inmediatamente que despachemos un cliente nos demos un baño y volvamos a arreglar".

¿Y te quieres dedicar toda la vida a esto?

"No, cómo crees, estoy ahorrando mi dinero, yo estimo que en un año o dos pueda dejar esto, irme a otra ciudad y no volver a saber de los masajes nunca más".

LA RULETA DE LA MUERTE...

A decir de Miguel Velásquez Ortiz, coordinador del Programa VIH-ITS de la Jurisdicción Sanitaria número 5, se han encontrado dentro de las casas de masaje a mujeres "seropositivo", mismas que son canalizadas a los Centros Ambulatorios para la Prevención y Atención del Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual.

Sin embargo, advierte, las mujeres que han sido detectadas con el virus del Sida "desaparecen" de esas casas de masaje y posteriormente son encontradas en otras agencias de sexoservicio.

"Por la experiencia propia te puedo asegurar que de las chavas que hemos detectado portadoras del virus del Sida, el 70 por ciento acuden a los Capacits, pero el 30 por ciento desaparece y después las volvemos a encontrar en otras agencias", precisó.

¿Siguen trabajando conscientes que son portadoras de Sida, no representan una bomba de tiempo?

"Así es, pero ellas ya lo saben, están conscientes de eso y únicamente se rotan a otras casas de masaje clandestinas o a otra ciudad donde las conocen y siguen trabajando por necesidad".