Policía
Masacre en Sonora
La Prensa
31 de octubre de 2009

Ed­gar Juá­rez



Plo­mo y san­gre llo­vió la tar­de de ayer en una co­mu­ni­dad del Es­ta­do de So­no­ra, don­de fue­ron ase­si­na­das 15 per­so­nas, en­tre quie­nes se en­con­tra­ba el re­co­no­ci­do lí­der cam­pe­si­no Mar­ga­ri­to Mon­tes Pa­rra y tres menores. Por la for­ma en que se per­pe­tró el ho­mi­ci­dio, to­do pa­re­ce in­di­car que se tra­ta de una nue­va ac­ción del cri­men or­ga­ni­za­do.

Los he­chos se sus­ci­ta­ron en el ran­cho Los Ala­mi­tos, su­pues­ta­men­te pro­pie­dad del aho­ra ex­tin­to di­ri­gen­te agra­rio, don­de fue­ron en­con­tra­dos los cuer­pos acri­bi­lla­dos de 15 per­so­nas, así co­mo de tres he­ri­dos.

Uno de los eje­cu­ta­dos fue pre­ci­sa­men­te el re­fe­ri­do Mar­ga­ri­to Mon­tes Pa­rra, quien era el di­ri­gen­te de la Unión Ge­ne­ral Obre­ra Cam­pe­si­na y Po­pu­lar (UGOCP), mien­tras que otros dos apa­ren­te­men­te eran su pa­re­ja sen­ti­men­tal y el hi­jo, y el res­to acom­pa­ñan­tes.

Se­gún las pri­me­ras ver­sio­nes, el lí­der cam­pe­si­no, fa­mi­lia y acom­pa­ñan­tes se tras­la­da­ban a bor­do de dos ca­mio­ne­tas con rum­bo a Los Ala­mi­tos, pe­ro al lle­gar ahí fue­ron in­ter­cep­ta­dos por al me­nos cua­tro ve­hí­cu­los don­de via­ja­ba un gru­po fuer­te­men­te ar­ma­do, mis­mo que dis­pa­ró con­tra Mon­tes y com­pa­ñía al me­nos 1,000 ti­ros.

Tras­cen­dió que aun­que el di­ri­gen­te agra­rio y sus acom­pa­ñan­tes bus­ca­ron re­fu­gio al in­te­rior del ran­cho, és­tos fue­ron per­se­gui­dos por los si­ca­rios pa­ra dar­les muer­te a 15 y de­jar gra­ve­men­te he­ri­dos a tres.

El ran­cho Los Ala­mi­tos se en­cuen­tra ubi­ca­do en el mu­ni­ci­pio de Ca­je­me, en el ki­ló­me­tro 26 de la ca­rre­te­ra Hor­nos-Te­so­pa­co, al sur del Es­ta­do de So­no­ra.

Al lu­gar hi­cie­ron su arri­bo de ma­ne­ra in­me­dia­ta ele­men­tos de las po­li­cías mu­ni­ci­pa­les, es­ta­ta­les, así co­mo del Ejér­ci­to Me­xi­ca­no pa­ra res­guar­dar la zo­na e ini­ciar las in­ves­ti­ga­cio­nes.

Ca­be des­ta­car que Mon­tes Pa­rra es­tu­vo fue­ra de So­no­ra du­ran­te ca­si cin­co años, ello de­bi­do a una se­rie de ame­na­zas que le ha­bían pro­fe­ri­do, y te­nía de ha­ber re­gre­sa­do ape­nas mes y me­dio.

Asi­mis­mo, ha­ce pre­ci­sa­men­te cin­co años, uno de sus hi­jos tam­bién fue eje­cu­ta­do.

CON­DE­NAN CRI­MEN Y EXI­GEN JUS­TI­CIA

Tras el ase­si­na­to de Mon­tes Pa­rra, di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes del gre­mio co­mo la Cen­tral Cam­pe­si­na Car­de­nis­ta (CCC) y el Con­gre­so Agra­rio Per­ma­nen­te (CAP), con­de­na­ron el he­cho y exi­gie­ron a las au­to­ri­da­des que se ha­ga jus­ti­cia.

Así, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CCC, Max Agus­tín Co­rrea Her­nán­dez, de­man­dó que la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (PGR) atrai­ga el ca­so, to­da vez que, afir­mó, fue un co­man­do ar­ma­do que uti­li­zó ar­mas AK-47, co­no­ci­das co­mo "cuer­nos de chi­vo" pa­ra per­pe­trar el ase­si­na­to.

Por su par­te el coor­di­na­dor na­cio­nal del CAP, Jo­sé Luis Gon­zá­lez Agui­le­ra, exi­gió al go­bier­no del Es­ta­do de So­no­ra el es­cla­re­ci­mien­to del cri­men, y la­men­tó que en ple­no si­glo XXI to­da­vía se di­ri­man los asun­tos agra­rios a ba­la­zos.