Policía
Alar­ma por in­cen­dio en Lo­mas de Cha­pul­te­pec
Fotos: Gustavo Hurtado

La Prensa
4 de febrero de 2009

Abel Mar­tí­nez



Vo­raz in­cen­dio de­jó co­mo sal­do cua­tro mu­je­res le­sio­na­das, cuan­do un pre­sun­to cor­tocir­cui­to se re­gis­tró en el in­te­rior de un de­par­ta­men­to y en se­gui­da las len­guas de fue­go con­vir­tie­ron en ce­ni­zas dis­tin­tos en­se­res do­més­ti­cos. La in­ten­sa con­fla­gra­ción ame­na­zó en pro­pa­gar­se rá­pi­da­men­te a otros in­mue­bles de un edi­fi­cio, ubi­ca­do en ca­lles de la Co­lo­nia Lo­mas de Cha­pul­te­pec, De­le­ga­ción Mi­guel Hi­dal­go; por for­tu­na, la rá­pi­da in­ter­ven­ción de los bom­be­ros evi­tó una tra­ge­dia de ma­yo­res con­se­cuen­cias.

En las pri­me­ras ho­ras de ayer, los cuer­pos de emer­gen­cia fue­ron aler­ta­dos so­bre un in­cen­dio que con­su­mía rá­pi­da­men­te un de­par­ta­men­to ubi­ca­do en el ter­cer ni­vel de un edi­fi­cio de con­do­mi­nios, lo­ca­li­za­do en el cru­ce de las ca­lles Mon­te Chim­bo­ra­zo y Sie­rra Gua­da­rra­ma, de la ci­ta­da co­lo­nia.

De in­me­dia­to va­rias cua­dri­llas de bom­be­ros se tras­la­da­ron al lu­gar de los he­chos, don­de ya la­bo­ra­ba per­so­nal de Pro­tec­ción Ci­vil en Mi­guel Hi­dal­go, quie­nes eva­cua­ron a por lo me­nos nue­ve fa­mi­lias que ha­bi­ta­ban el com­ple­jo ha­bi­ta­cio­nal.

En tan­to, po­li­cías pre­ven­ti­vos ads­cri­tos a los sec­to­res Cha­pul­te­pec y Po­lan­co pro­ce­die­ron en acor­do­nar la zo­na del si­nies­tro pa­ra evi­tar que au­to­mo­vi­lis­tas y tran­seún­tes se vie­ran afec­ta­dos.

Pos­te­rior­men­te, los vul­ca­nos pro­ce­die­ron a so­fo­car las in­men­sas len­guas de fue­go que con­su­mían rá­pi­da­men­te la es­tan­cia del de­par­ta­men­to mar­ca­do con el nú­me­ro 301, y que ame­na­za­ban en al­can­zar otros in­mue­bles de ese edi­fi­cio.

Con el uso de va­rios ca­rros-bom­ba, los "tra­ga­hu­mo" in­ten­si­fi­ca­ron las ma­nio­bras pa­ra mi­ti­gar di­cha con­fla­gra­ción, mien­tras que otros bom­be­ros in­gre­sa­ron al in­mue­ble pa­ra res­ca­tar a po­si­bles víc­ti­mas.

Tras rom­per puer­tas y ven­ta­nas de otros de­par­ta­men­tos, los cuer­pos de emer­gen­cia lo­gra­ron po­ner a sal­vo a Lo­re­na Var­gas Or­te­ga, de 32 años; Ali­cia Elo Ava­rik, de 84; Ma­ría Lui­sa Es­ca­mi­lla, de 32, y Glo­ria Ma­yes, de 82, quie­nes re­sul­ta­ron in­to­xi­ca­das al res­pi­rar la den­sa nu­be de hu­mo ne­gro.

Lue­go de va­rios mi­nu­tos, los vul­ca­nos lo­gra­ron so­fo­car en su to­ta­li­dad di­cho si­nies­tro, mien­tras que las mu­je­res le­sio­na­das fue­ron tras­la­da­das a bor­do de am­bu­lan­cias de la Cruz Ro­ja y del ERUM ha­cia hos­pi­ta­les de la zo­na, don­de con­va­le­cen de sus he­ri­das.

Ho­ras des­pués hi­cie­ron ac­to de pre­sen­cia pe­ri­tos de la Fis­ca­lía Des­con­cen­tra­da en Mi­guel Hi­dal­go, quie­nes pro­ce­die­ron en rea­li­zar las pes­qui­sas co­rres­pon­dien­tes don­de no des­car­ta­ron que di­cho in­ci­den­te ha­ya si­do pro­vo­ca­do por un cor­tocir­cui­to; sin em­bar­go, se­rá el trans­cur­so de las in­ves­ti­ga­cio­nes lo que per­mi­ta co­no­cer las cau­sas rea­les de es­te si­nies­tro.