Policía
¡Cinico relato!
Llenaba con agua la mitad de un tambo de 200litros; le ponía 2 costales de sosa cáustica. Fotos: Saúl Navarro
La Prensa
26 de enero de 2009

Abel Mar­tínez

Real­men­te pa­ra po­ner los pe­los de pun­ta, San­tia­go Me­za Ló­pez, alias "El Po­zo­le­ro" lo­gró de­sa­pa­re­cer a más de 300 cuer­pos en re­ci­pien­tes que lle­na­ba con agua y so­sa cáus­ti­ca por un tiem­po de 24 ho­ras has­ta que és­tos com­ple­ta­men­te se de­sin­te­gra­ban; lue­go los re­si­duos que con­sis­tían en las den­ta­du­ras y uñas de la víc­ti­mas eran in­ci­ne­ra­dos en ba­su­re­ros clan­des­ti­nos. El pre­sun­to res­pon­sa­ble se con­vir­tió en un ex­per­to co­ci­ne­ro del cri­men or­ga­ni­za­do ba­jo las ór­de­nes del Cár­tel de los Are­lla­no Fé­lix.

En con­fe­ren­cia de pren­sa, au­to­ri­da­des de la Sub­pro­cu­ra­du­ría de In­ves­ti­ga­ción Es­pe­cia­li­za­da en De­lin­cuen­cia Or­ga­ni­za­da (SIE­DO), in­for­ma­ron que es­te su­je­to apo­da­do tam­bién co­mo "El Cha­go" o "El Cha­gui­to", ma­ni­fes­tó al ren­dir su de­cla­ra­ción mi­nis­te­rial que des­de ha­ce 9 años se de­di­ca­ba a es­ta ma­ca­bra ac­ti­vi­dad del cri­men or­ga­ni­za­do, cu­yos orí­ge­nes se re­mon­tan cuan­do apren­dió a rea­li­zar la de­sin­te­gra­ción de cuer­pos con una pier­na de res, la cual co­lo­có en una cu­be­ta, le echó un lí­qui­do y an­te sus ojos ob­ser­va­ba có­mo se des­ha­cía.

Por 600 dó­la­res al mes, Me­za Ló­pez se en­car­ga­ba en de­sa­pa­re­cer los cuer­pos de los que ha­bían si­do eje­cu­ta­dos o de­sa­pa­re­ci­dos por el Cár­tel de los Are­lla­no Fé­lix; an­te au­to­ri­da­des fe­de­ra­les con­fe­só que su mé­to­do pa­ra pre­pa­rar su ma­ca­bro po­zo­le con­sis­tía en me­ter los ca­dá­ve­res que le en­tre­ga­ba Teo­do­ro Gar­cía Si­men­tal, alias "El Teo", en un re­ci­pien­te con agua y so­sa cáus­ti­ca por un tiem­po de 24 ho­ras o has­ta su com­ple­ta de­sin­te­gra­ción.

Ade­más, se lo­gró es­ta­ble­cer que su for­ma de co­ci­nar a los cuer­pos con­sis­tía en lle­nar a la mi­tad un tam­bo de 200 li­tros con agua, al cual se le po­nían 2 cos­ta­les de so­sa cáus­ti­ca; pos­te­rior­men­te les pren­día fue­go y al em­pe­zar a her­vir se co­lo­ca­ban los res­tos hu­ma­nos, de­ján­do­los por 8 ho­ras apro­xi­ma­da­men­te.

Lue­go de trans­cu­rri­do es­te tiem­po, en di­cho re­ci­pien­te úni­ca­men­te que­da­ba el lí­qui­do con los dien­tes y las uñas, el que de­ja­ba en­friar pa­ra pos­te­rior­men­te va­ciar el con­te­ni­do en otro tam­bo de plás­ti­co, y que se lle­va­ba a un lo­te bal­dío, de pre­fe­ren­cia con ba­su­ra, en el que fi­nal­men­te se ti­ra­ba el li­qui­do, pren­dién­do­le fue­go con ga­so­li­na a di­chos re­si­duos pa­ra su com­ple­ta de­sa­pa­ri­ción.

Ade­más, de las de­cla­ra­cio­nes ren­di­das an­te el fis­cal de la SIE­DO, se lo­gró es­ta­ble­cer que El Po­zo­le­ro tra­ba­ja­ba pa­ra la or­ga­ni­za­ción de los her­ma­nos Are­lla­no Fé­lix, cu­ya fun­ción en es­pe­cí­fi­co, des­de su in­gre­so, era di­sol­ver ca­dá­ve­res en áci­do, ade­más que ha es­ta­do ba­jo las ór­de­nes de Is­mael Hi­gue­ra Gue­rre­ro, Mar­co An­to­nio Gar­cía Si­men­tal, alias "El Cris" o "El 8-9" y úl­ti­ma­men­te ba­jo las ór­de­nes di­rec­tas de Teo­do­ro Eduar­do Gar­cía Si­men­tal, alias "El Teo".

Por otra par­te, re­ve­ló que los cuer­pos que le da­ban pa­ra de­sa­pa­re­cer ya se los en­tre­ga­ban muer­tos y los me­tía com­ple­tos a los tam­bos, les va­cia­ba 40 o 50 ki­los de pol­vo que com­pra­ba en una fe­rre­te­ría y lue­go los res­tos los va­cia­ba en unas fo­sas.

Fi­nal­men­te pa­ra la en­tre­ga de los cuer­pos, El Teo le or­de­na­ba que se ubi­ca­ra en un de­ter­mi­na­do lu­gar, ya es­tan­do ahí por ra­dio o te­lé­fo­no le de­cía las ca­rac­te­rís­ti­cas de los ve­hí­cu­los que le lle­va­ban los mis­mos, cu­yos con­duc­to­res al ver­lo le echa­ban las lu­ces.

Ca­be se­ña­lar, que el pre­sun­to in­di­cia­do con­fe­só que la úl­ti­ma vez que hi­zo la ta­rea de po­zo­lear fue ha­ce 15 días, por or­den de El Teo, y que los uten­si­lios pa­ra po­der rea­li­zar es­ta ilí­ci­ta ac­ti­vi­dad -ade­más de quí­mi­cos y tam­bos-, era ne­ce­sa­rio con­tar con equi­po de pro­tec­ción co­mo guan­tes de lá­tex y más­ca­ra con­tra ga­ses.

Con ba­se en las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes efec­tua­das por la SIE­DO se tie­nen in­di­cios de que San­tia­go Me­za, pu­do ha­ber de­sa­pa­re­ci­do a más de 300 cuer­pos; ade­más de que era uno de los 20 cri­mi­na­les más bus­ca­dos por el FBI, ya que se ha­bía con­ver­ti­do en un ele­men­to im­por­tan­te en la or­ga­ni­za­ción de Fer­nan­do Sán­chez Are­lla­no, alias "El In­ge­nie­ro".

El día de su apre­hen­sión -rea­li­za­da en el ki­ló­me­tro 73 de la au­to­pis­ta Ti­jua­na-En­se­na­da-, Me­za Ló­pez, iba acom­pa­ña­do de Fer­nan­do Ló­pez Alar­cón y Héc­tor Ma­nuel Va­len­zue­la Lo­bo, quienes tam­bién que­da­ron ase­gu­ra­dos, ade­más de una me­nor de edad, es­tá úl­ti­ma que­dó a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des co­rres­pon­dien­tes en el Es­ta­do de Ba­ja Ca­li­for­nia.

Al mo­men­to de su ase­gu­ra­mien­to se en­con­tra­ban en po­se­sión de 1 pis­to­la ame­tra­lla­do­ra, ca­li­bre .9 mi­lí­me­tros, mo­de­lo MP5; 1 ca­ra­bi­na, ca­li­bre 5.56 mi­lí­me­tros mo­de­lo ZM4; 1 fu­sil, ca­li­bre .308, mo­de­lo HK-91; 1 fu­sil ca­li­bre 0.5, mo­de­lo 82A1; 2 gra­na­das ofen­si­vas, 2 car­ga­do­res pa­ra ca­li­bre 1.50 mi­lí­me­tros; 4 car­ga­do­res pa­ra ca­li­bre 7.62 X 51 mi­lí­me­tros, 2 car­ga­do­res pa­ra ca­li­bre .9 mi­lí­me­tros, 2 pa­ra ca­li­bre 5.7X2 mi­lí­me­tros, 1 car­ga­dor pa­ra ca­li­bre 5.56 mi­lí­me­tros, 18 car­tu­chos ca­li­bre .50, 76 car­tu­chos ca­li­bre 7.62 X 51, 18 car­tu­chos ca­li­bre 5.7 X 28, 56 car­tu­chos .9 mi­lí­me­tros, 91 car­tu­chos ca­li­bre 5.56 mi­lí­me­tros, así co­mo de los ve­hí­cu­los Jeep Co­man­der, To­yo­ta Tun­dra y To­yo­ta Camry.

El pre­sun­to res­pon­sa­ble ya se en­cuen­tra en las ins­ta­la­cio­nes de la SIE­DO por lo que se es­pe­ra que en las pró­xi­mas ho­ras se dic­te una or­den de arrai­go en su con­tra pa­ra que las in­ves­ti­ga­cio­nes con­ti­núen su cur­so pa­ra su con­sig­na­ción pe­nal.