Opinión / Columna
A las patadas con "El Caballo" 
Alberto Rojas 
23 de julio de 2014

  BUEN ARRANQUE

DE mis Rayados, que fue el único equipo que triunfó en su casa, provocando entusiasmo y haciendo renacer ilusiones a la gran afición con que cuenta. Claro, es la primera fecha, pero se pudo ver a un equipo fuerte y bien armado. Veremos lo que sucederá durante el torneo. Monterrey le dio la bienvenida a la máxima división a un equipo que tiempo atrás causó sensación desde que apareció portando un llamativo uniforme. Era de esperarse el triunfo de los regios, que enfrentaron al benjamín de la liga, que mostró poca coordinación en sus líneas, no obstante, los universitarios, que de hecho son un equipo en formación, no se vieron tan mal y por momentos, sobre todo en el primer tiempo, lograron poner en apuros a los locales, logrando el empate al minuto 21. En el segundo tiempo Monterrey volvió a tomar las riendas del juego y primero Delgado y después Pabón pusieron los números definitivos al encuentro. Podía ser que el "Chupete" y Pabón se conviertan en una pareja letal. Qué bueno que está de regreso el joven Hiram Mier, al que una desafortunada lesión lo marginó del Mundial recién terminado. Esperemos que el de Rusia sea su Mundial.

Fecha de visitantes. América fue a la guarida del León y le abolló la corona al bicampeón, dando un buen partido. Los Pumas, para regocijo de mi hijo Beto, se metieron al estadio Corregidora y evidenciaron a los Gallos, que volverán a sufrir en la lucha por mantenerse en la primera. El acierto es conservar al técnico Ambriz. El Pachuca, de la mano del profesor Meza, llegó al Azul y, luego de un gol tempranero en el que quedó de manifiesto el porqué Corona no fue titular en Brasil, rechazando al centro (que no se debe hacer) le dejó abierta la portería a Alustiza, quien aprovechó el obsequio. Ni hablar, tenía razón "El Piojo". Santos fue al puerto jarocho e impuso su jerarquía de equipo grande, ganó por la mínima, pero ganó. Veracruz mostró el porqué está hundido en la porcentual, de donde le costará mucho alejarse. Por lo pronto, Puebla, ya armado por Romano, empieza a acumular puntos, fue hasta Tijuana y vacunó a los perros, que no supieron cómo penetrar el muro camotero que acorta la distancia con las Chivas dizque renovadas. El golazo de Arce hizo concebir esperanzas, pero por defender el gol dejaron de atacar o se dedicaron a fallar; Bravo tuvo dos y perdonó o se confió, el caso es que Jaguares no dejó de intentar y llegó el empate. El equipo de Sergio Bueno, que igual lucha por no descender y con varias incorporaciones, se vio mejor conjuntado que el rebaño sangrado, sangrado, sí, porque los hechos hablan. Vergara sigue haciendo lo que le da su gana, al fin y al cabo es su equipo, y alégale. Hubo dos empates a cero, como juego, fue mejor el Toluca-Morelia, porque el Atlas-Tigres resultó infumable, claro, ¿qué se puede esperar de equipos dirigidos por Boy o el "Tuca", que se especializan en aquello de salir a no perder, táctica detestable pero válida. Bueno, arranca el apertura 2014 con nueve técnicos extranjeros y nueve mexicanos, deseando que todos conserven su trabajo. Mis patadas para lo peor de la fecha uno, Atlas y Tigres. Pregunta: Mamá Rosa, ¿heroína, villana o santa?

Mi correo: albertorojaselcaballo@hotmail.com
 
Columnas anteriores
Cartones
Columnas