Sociales
Las manos mágicas en el barro del árbol de la vida
Árbol de la vida en barro - Metepec. Foto: Archivo / El Sol de Cuernavaca
El Sol de Cuernavaca
8 de diciembre de 2008

Wilfrido Ávila

Cuernavaca, Morelos.- Revisando los anales históricos que localizan e identifican el origen del barro dentro del periodo preclásico, encontramos como dio gran importancia de este material a la transformación cultural de México.

Desde esta época en que nos remontarnos para llegar al siglo XX, que durante este siglo surgen las piezas de barro utilitarias y ornamentales en las que identificar y apreciar la densa actividad que determina en gran manera al poblado de Metepec.

Un lugar lleno de expresión donde no sólo es posible realizar un recorrido turístico, sino histórico que representa magistralmente con la elaboración y el conocimiento de la cerámica que durante años se ha realizado en esta parte del estado de México.

En esta parte del estado de México apareció una de las culturas más tradicionales en dicho manejo de este increíble material que le dan vida a las piezas que con manos mágicas han recorrido todo el mundo, esta cultura es la Matlatzinca.

Que bien es sabido en las crónicas de la historia , durante la edad de piedra, el hombre nómada requirió de objetos donde transportar el preciado liquido, las semillas y sus frutos, viendo que el único material que cubría está necesidad era la arcilla con una plasticidad que al secarse y endurecerse por el calor solar perduraba al paso del tiempo, por lo que accidentalmente lo expusieron al calor de las fogatas para acelerar su endurecimiento, esto se ha manejado aunque hipotéticamente no se ha determinado su época real.

De igual manera se ha dado a conocer que durante el periodo Neolítico donde el estado cultural del hombre tuvo un cambio al convertirse en cazador y recolector para dar el paso a agricultor, siendo así este paso para guardar sus productos de sus sedentaria vida, así se les dio una utilidad logrando crear así su primera vasija para volverse alfarero con lo que actualmente se les conoce a los que trabajan con el barro.

Lo más importante que rescata este articulo es saber de donde procede el primer articulo de cerámica hecha en Mesoamerica, conocida como cerámica Pox, localizada por el antropólogo Charles Brush, en Puerto Marqués Acapulco.

En el mundo prehispánico hubo también una continua e interrelación que surgió a través de un rápido intercambio comercial que permitió incrementar el intercambio de ideas, conceptos y técnicas a dicha producción.

Durante el periodo preclásico inferior entre los años (1800-1300 a.c.) se encontró en el poblado de Metepec, Tenancingo y Valle de Bravo; figuras, ollas de barro café con un forma circular sin pulir, al igual que cajetes sencillos de paredes gruesas.

Durante el periodo preclásico medio ( 1300-800 a.C.) se nota un gran cambio en técnica y manejo dentro de la cerámica gracias a la influencia Olmeca que perduraba en el valle de México, donde se encontraron figurillas pintadas sobre una capa caliza de color blanco o amarillo, con puntos negros parecidas a las fichas de domino.

Las figurillas de Metepec que corresponde a este periodo poseen un inconfundible sello olmeca, con una fisonomía de niños, con ojos oblicuos, nariz chata y boca que recuerda las fauces de un jaguar.

El periodo Clásico (800 d.C.) se identifica con la cultura teotihuacana, basándose en la practica religiosa dentro de su propia cosmogonía en su arte, pinturas murales, esculturas, bajorrelieves, cerámica, al igual que ejerció un considerable influjo en otros grupos del valle de Anáhuac que simbolizó el máximo esplendor intelectual y material de las culturas antiguas de nuestro México.

Durante su último periodo de esta gran cultura sobre salió la matlazinca en el valle de Toluca, siendo sitio estratégico para dominar el paso entre el estado de Morelos y Guerrero, que contribuyó al desarrollo del estilo cerámico propio, al transformar la arcilla a sobrepasar su técnica para alcanzar una alta dimensión estética de los pobladores del valle de matlatzinco que tuvo su dominio con lo señores de Tollan.

Al evangelizar a los pobladores que por su lengua extraña para los conquistadores, los frailes recurrieron a destruir y cambia su idolatría obligándolos a crear las figura de san Juan Bautista, San José, etc. para llegar a ya conocido árbol de la vida, donde podemos ver en cada uno de sus lados, tanto del derecho como del izquierdo, presenta tres ramificaciones resaltando la central, en la parte superior, que le dan el significado de los siete días en que Dios creo el universo, en la parte más alta se encuentra a Dios padre en el cielo, que representa como cuida al universo, también se observa al sol y a la luna, estos dos astros quedan unidos al árbol, ya que antiguamente se creía que existían muchos dioses y el principal es el Sol y así también la Luna.

En la parte inferior se encuentra el arcángel san Gabriel, quien es el que expulsa a adán y a Eva del paraíso, guiados por la serpiente, que no simboliza al mal sino a la sabiduría que marca el pecado con el fruto prohibido y así también simboliza la fertilidad, decoradas con bolitas rojas, flores, mariposas, hojas y frutos que representan el jardín del edén.