Policiaca
Banda de "La Marrana", asesinos de policías
El Sol de Toluca
26 de noviembre de 2008

POR SERGIO MACEDO GONZALEZ

La Procuraduría General de Justicia del Estado de México, informó que los responsables del atentado contra policías ministeriales en el municipio de Tejupilco la semana pasada, es la banda de "La Marrana", quienes asesinaron a tres elementos de la PGJEM porque les "estorbaban" para la venta de drogas en la región.

De acuerdo a datos proporcionados por la procuraduría mexiquense, entre los autores materiales del asesinato se encuentra un menor de edad, quien en un principio sólo era "informante" de los sicarios, pero que el día del atentado disparó un arma de fuego contra los uniformados.

Con estos informes la PGJEM consignó a este menor de tan sólo 17 años de edad e identificó a otros cinco miembros, entre ellos "El Pelón", "El Gûero", "Chuy" , "El Servando", incluido el jefe de la banda de "La Marrana".

La procuraduría mexiquense detalló que en su declaración, el menor de edad reconoció que fue reclutado para vigilar los movimientos que ocurrieran en el municipio de Luvianos y que recibía un pago de mil 500 pesos semanales.

Posteriormente debido a su "buen desempeño laboral", ejecutaba secuestros y participaba en "levantones", por lo que los "jefes" decidieron invitarlo a participar en el asesinato de los policías ministeriales en Tejupilco y que eran "estorbos" para la venta de droga en la región.

El día de los hechos, participaron al menos seis personas que actuaron con la complicidad de un policía municipal de Tejupilco, quien vigiló los movimientos de los ministeriales e informó de su localización, señaló la PGJEM.

De igual manera explicó que los sicarios viajaban a bordo de una camioneta Pathfinder azul, un Jeep Liberty rojo y un Mazda negro. El Jeep cerró el paso al vehículo de los agentes ministeriales.

Entonces bajaron los asesinos y descargaron sus metralletas AK 47, R15 y pistolas nueve milímetros en los cuerpos de cinco policías ministeriales, de los cuales tres perdieron la vida en el lugar, mientras que otros dos se reportan como graves.