Puebla
Empeora Puebla en desnutrición
Al sur de la ciudad, el bajo poder adquisitivo y limitados servicios son una constante.
El Sol de Puebla
16 de octubre de 2008

Ricardo Carmona

Puebla es el tercer estado de la República Mexicana con mayor índice de desnutrición, sólo después de Oaxaca y Chiapas, lo que obliga a las autoridades tanto de salud como de asistencia social a crear urgentemente acciones que disminuyan estos índices que afecta principalmente a los poblanos de las colonias y comunidades marginadas, coincidieron en señalar especialistas y responsable de Programas de Nutrición.

Entrevistados para este diario en el marco del Día Mundial de la Alimentación, señalaron que la problemática en materia de alimentación que se vive en el estado obliga a tomar medidas necesarias para contrarrestar estas cifras, que en condiciones de crisis económica pueden empeorarse.

Sahmary Campos, promotora de la Fundación Banco de Alimentos de Puebla, señaló que "según estadísticas del INEGI, Puebla es el tercer estado con mayor índice de desnutrición en el país después de Oaxaca y Chiapas; lo que demuestra que el estado presenta una problemática muy grande a pesar del desarrollo industrial y de las acciones que en materia de alimentación y rescate nutricio se realizan".

Manifestó que las comunidades de la Sierra Norte y La Mixteca son los lugares en donde se ubican los más altos índices de desnutrición, así como en las colonias marginadas y alejadas de la capital como Cholula, Barranca Onda, Cerritos, las colonias antorchistas, entre otras.

Destacó que esta situación contrasta con el desperdicio de alimentos que en todo el país llega a ser de hasta 17 toneladas diariamente, por lo que el Banco de Alimentos busca rescatar estos alimentos para hacerlos llegar a quienes los necesitan.

Asimismo, el secretario de Desarrollo Rural en Puebla, Alberto Jiménez Merino, argumentó que esas cifras son consecuencia de la baja en la producción agrícola no sólo de Puebla sino de todo el país.

Explicó que cada vez más gente se dedica a la industria y abandona el campo, además del escaso poder adquisitivo de las familias, principalmente en zonas rurales.

Recordó que en Puebla se ubican 276 poblaciones clasificadas como urbanas, en las cuales viven cerca de tres millones 800 mil personas; en esas familias se encuentran altos índices de personas con desnutrición, pese a contar con un poco más de ingreso.

Asimismo, el subdirector de Programas y Desarrollo Comunitario del Sistema DIF Municipal, Francisco Beltrán Peralta, reconoció que más de 600 niños y niñas que habitan en las zonas rurales y juntas auxiliares de la capital del estado sufren desnutrición.

"El municipio tiene 54 polígonos de pobreza, en donde habitan aproximadamente 165 mil personas..., el 40 por ciento son niños, de ese porcentaje el uno por ciento está en estado nutricio difícil, sobre todo porque cada vez el ingreso es mucho más desigual no solamente a nivel entidad sino del propio estado", sentenció Francisco Beltrán.

Señaló que los mayores problema de estado nutricio de los niños se encuentran en las zonas populares urbanas, en donde el consumo de alimentos chatarra incrementa el grado de desnutrición.

Aseveró que, según los datos que tienen el Sistema DIF Municipal, la parte sur de la capital es en donde hay un gran número de niños y niñas que tienen un estado nutricio desfavorable, lo que -dijo- refleja que los grados de pobreza se manifiestan claramente en las zonas populares.

PROBLEMA DE SALUD PÚBLICAQUE AFECTA A 6 DE CADA 10

PERSONAS EN ZONAS RURALES

Francisco Estrada Porrúa, investigador de la UNAM e integrante de la Red para el Cambio Climático en México, aseveró que la desnutrición es un mal que afecta a seis de cada diez niños en zonas rurales, por lo que las instancias de salud y de asistencia social están obligadas a crear acciones urgentes que permitan contrarrestar las cifras.

Mientras que el director general del Sistema DIF estatal, Arturo Hernández Davy, reveló que estudios realizados por este organismo indican que el 25 por ciento del total de la población infantil en Puebla no tiene acceso a la educación y a una alimentación digna.

"Entre un 20 y 30 por ciento pueda suceder esto, principalmente en las comunidades pobres y rurales del estado, sierras Norte y Negra, aunque con los sistemas que ha implementado en los últimos años la Secretaría de Educación Publica (SEP) se ha logrado disminuir este tipo de problemas", sentenció.

Aseveró que a través de los programas de alfabetización e incluso de las guarderías y estancias del Sistema DIF se atiende a un número importante de niños que no tienen acceso a la educación y a una alimentación digna.

Entre tanto, la coordinadora de la Escuela de Nutrición de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, Gabriela García Moreno, sentenció que la obesidad y sobrepeso se están convirtiendo en un problema de salud pública, pero lo más lamentable es que en Puebla aún no se resuelven sus índices de desnutrición.

Comentó que estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que en las mujeres arriba de los 20 años de edad, el 77 por ciento presentan sobrepeso y obesidad, mientras que en el caso de los hombres con el mismo rango de edad, es el 66 por ciento que lo padece.

Comentó que una de las causas que han influido en este cambio de hábitos, es la influencia de los Estados Unidos de Norteamérica, el ritmo acelerado de vida y la migración, ya que muchos de los migrantes cuando regresan a su tierra natal lo hacen con malos hábitos, como el consumo de comida rápida y prefieren festejar un cumpleaños con una pizza o hamburguesa que con un plato de mole, lo que genera desnutrición y sobrepeso.

Agregó que en el país, uno de cada cinco niños sufre desnutrición crónica, en el medio rural el índice es más elevado, lo que afecta el crecimiento y maduración de los niños.

HUERTOS FAMILIARES OPCIÓN PARA CONTRARRESTAR LA DESNUTRICIÓN

En este sentido, tanto el secretario de Desarrollo Rural, Alberto Jiménez Merino, como Francisco Beltrán Peralta, subdirector de Programas y Desarrollo Comunitario del Sistema DIF Municipal, coincidieron en señalar como una alternativa para contrarrestar la desnutrición en las zonas urbanas, el desarrollo de huertos familiares.

"Estamos estudiando la posibilidad de desarrollar huertos en las casas de los poblanos para que se pueda mejorar las condiciones de alimentación de los niños y con ello mejorar su salud", adelantó Francisco Beltrán.

Aunado -dijo- a los programas de despensas y atención médica, mediante los cuales se les da seguimiento a los niños y niñas que padecen desnutrición, evitando con ello que sufran alguna enfermedad a consecuencia de su desnutrición.

Mientras que el secretario de Desarrollo Rural consideró una buena opción el impulsar la creación de huertos en las casas de las familias no sólo de la capital o zonas conturbadas sino de las comunidades rurales, para mejorar su alimentación.

"Muchas de las personas han remplazado la alimentación natural por alimentos chatarras, o bien comida rápida, lo que en determinado momento perjudica su salud y evidentemente su estado nutricio", sentenció.