Policiaca
Murió un bebito por negligencia médica, en C. Izcalli
El Sol de Toluca
14 de octubre de 2008

Patricia Venegas A.

CUAUTITLAN IZCALLI, Méx.- Un bebé de tres días de nacido, falleció en el Hospital Materno Infantil del DIF municipal de Cuautitlán Izcalli, debido a que un médico y una enfermera de este lugar le suministraron mal varios medicamentos.

De acuerdo con la Subprocuraduría de Justicia de Cuautitlán Izcalli, el médico responsable de la muerte del bebé, así como la enfermera, ya fueron presentados a declarar y salieron libres bajo fianza al pagar cada uno 75 mil pesos.

Cabe mencionar que estos servidores públicos del DIF de Cuautitlán Izcalli, fueron asesorados por abogados del ayuntamiento.

El número de la averiguación previa TLA/MR/IV/1425/2008, se levantó por presunta negligencia médica en contra del médico y la enfermera que atendieron al pequeño, y su situación legal será determinada por las autoridades judiciales.

María del Pilar Mendoza Nicolás, madre del bebé recién nacido, está exigiendo a la Procuraduría de Justicia del Estado de México intervenir en este caso, así como al DIFEM, a fin de que se esclarezca la muerte de su pequeño y no quede impune.

Detalló que llevó a su pequeño al Hospital Materno Infantil del DIF de Izcalli en busca de ayuda, el pasado 23 de septiembre, ya que no dejaba de llorar por fuertes cólicos.

Diego Alejandro Salazar Mendoza, es el nombre del bebé que murió en este hospital del DIF, luego de que el médico y la enfermera le dieron a tomar medicamentos por medio de una jeringa.

La madre explica que el doctor que recibió al pequeño fue Víctor Pérez Cortés, quien le informó que su hijo sólo tenía cólicos y que no era nada grave.

"Lo raro está en que luego de que la enfermera María Enriqueta Reyes Aguilar le dio un medicamento, el bebé murió repentinamente", señaló la madre.

Los padres del menor demandaron al médico y la enfermera por presunta negligencia médica, ya que aseguran que el menor se ahogó con el medicamento suministrado.

Por su lado, Joaquín Rosendo Becerra, coordinador general médico del DIF de Cuautitlán Izcalli, afirma que el niño fue llevado a la institución en condiciones críticas de salud y murió por bronco-aspiración, ya que tenía leche en los pulmones, por lo que rechazó responsabilidad del DIF municipal o del médico y la enfermera demandados.

María del Pilar Mendoza refirió que el acta de defunción establece que el menor murió de asfixia por bronco-aspiración, y dice que en el hospital donde nació el niño le dijeron que estaba bien de salud.

Afirma que el pequeño tuvo que ser atendido por un médico general, ya que no había pediatra en el Hospital Materno Infantil del DIF de Izcalli.

Ahí, el doctor le recetó a su hijo amikacina y metronidazol, este último que le fue suministrado en su boca por la enfermera, que utilizó una jeringa para ello.

Narra la madre que tras tomar el medicamento, el niño se quedó quieto y poco después falleció, por lo que presume que se ahogó con la sustancia mal administrada.(Y)