Policía
Pe­dían 5 mi­llo­nes de pe­sos por el de­ca­pi­ta­do en Otum­ba
La Prensa
15 de septiembre de 2008

Al­va­ro Ve­láz­quez

OTUM­BA, Méx., 15 de sep­tiem­bre.- Ser­gio Cid Aran­das, de 27 años de edad, cu­yo ca­dá­ver fue des­cu­bier­to la ma­ña­na del pa­sa­do do­min­go, de­ca­pi­ta­do y mu­ti­la­do a un cos­ta­do de la ca­rre­te­ra Otum­ba-Ciu­dad Sa­ha­gún, a la al­tu­ra del ki­ló­me­tro 8 + 500, es­ta­ba se­cues­tra­do y sus rap­to­res exi­gían 5.000,000 de pe­sos a cam­bio de su li­ber­tad.

La Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Mé­xi­co in­for­mó que lo an­te­rior se pu­do es­ta­ble­cer, lue­go que fa­mi­lia­res del aho­ra oc­ci­so lo iden­ti­fi­ca­ron y ma­ni­fes­ta­ron que ya ha­bían in­ter­pues­to una de­nun­cia por el de­li­to de se­cues­tro an­te el agen­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co del cen­tro de jus­ti­cia de Eca­te­pec, ya que los pre­sun­tos pla­gia­rios ha­bían he­cho con­tac­to con ellos pa­ra in­for­mar­les que te­nían se­cues­tra­do a Ser­gio y que si de­sea­ban ver­lo con vi­da de nue­va cuen­ta te­nían que pa­gar 5.000,000 de pe­sos por su res­ca­te.

La de­pen­den­cia in­di­có que se­gún ver­sio­nes de los mis­mos fa­mi­lia­res, Ser­gio fue pla­gia­do la tar­de del pa­sa­do jue­ves por un gru­po de de­lin­cuen­tes que lo sor­pren­die­ron y se lo lle­va­ron de ma­ne­ra vio­len­ta en un au­to­mó­vil de ca­rac­te­rís­ti­cas des­co­no­ci­das cuan­do sa­lía de su do­mi­ci­lio, ubi­ca­do en el mu­ni­ci­pio de Eca­te­pec.

Va­rios de los ve­ci­nos que se die­ron cuen­ta de los he­chos, di­je­ron los mis­mos fa­mi­lia­res, al per­ca­tar­se que Ser­gio ha­bía si­do "le­van­ta­do" por va­rios su­je­tos de in­me­dia­to se di­ri­gie­ron a su do­mi­ci­lio pa­ra dar­les la ma­la no­ti­cia.

Al te­ner co­no­ci­mien­to de los he­chos, di­je­ron los fa­mi­lia­res, ele­men­tos del gru­po an­ti­se­cues­tros de la PG­JEM hi­cie­ron con­tac­to con ellos pa­ra ase­so­rar­los y par­ti­ci­par en las ne­go­cia­cio­nes, pe­ro cuan­do más su­frían por el su­pues­to se­cues­tro de su fa­mi­liar, re­ci­bie­ron una lla­ma­da del cen­tro de jus­ti­cia de Otum­ba pa­ra que se pre­sen­ta­ran en di­chas ins­ta­la­cio­nes, a fin de iden­ti­fi­car el cuer­po de una per­so­na que ha­bía apa­re­ci­do de­ca­pi­ta­da y mu­ti­la­da y cu­ya com­ple­xión y ras­gos fí­si­cos coin­ci­dían con los de Ser­gio.

De es­ta for­ma y to­da­vía con la es­pe­ran­za que no fue­ra su fa­mi­liar, lle­ga­ron has­ta el Se­me­fo, don­de al te­ner de fren­te el cuer­po "sin­tie­ron que se mo­rían", pri­me­ra­men­te al ob­ser­var que es­ta­ba de­ca­pi­ta­do y mu­ti­la­do y lue­go al con­fir­mar que efec­ti­va­men­te se tra­ta­ba de Ser­gio.

Los des­tro­za­dos e im­po­ten­tes fa­mi­lia­res, ase­gu­ra­ron a la po­li­cía que des­co­no­cían quién o quié­nes pu­die­ron ase­si­nar de esa for­ma a Ser­gio y por qué mo­ti­vo, pues has­ta don­de sa­bían era un hom­bre tran­qui­lo y tra­ba­ja­dor que no se me­tía con na­die y que no con­ta­ba con una bue­na po­si­ción eco­nó­mi­ca co­mo pa­ra que fue­ra pla­gia­do.

An­te es­ta ase­ve­ra­ción y por la bru­ta­li­dad con que fue co­me­ti­do el cri­men, los agen­tes in­ves­ti­ga­do­res tie­nen ca­si la cer­te­za que el ma­lo­gra­do hom­bre sí an­da­ba me­ti­do en ma­los pa­sos y que sus ver­du­gos fin­gie­ron un se­cues­tro pa­ra ase­si­nar­lo y de­ca­pi­tar­lo, a fin de des­pis­tar a la po­li­cía y acha­car­le el ase­si­na­to a los gru­pos de de­lin­cuen­tes que an­dan ma­tan­do y de­ca­pi­tan­do gen­te en el Es­ta­do de Mé­xi­co.

La PG­JEM in­for­mó que de­bi­do a que exis­te una de­nun­cia por el de­li­to de se­cues­tro, se­rán ele­men­tos del gru­po an­ti­se­cues­tros los que con­ti­núen con las in­ves­ti­ga­cio­nes de es­te ca­so has­ta lo­grar el es­cla­re­ci­mien­to del cri­men y la iden­ti­fi­ca­ción y cap­tu­ra de los res­pon­sa­bles.