México
Juan Carlos Cortés, nueto titular del CNA
Juan Carlos Cortés García. Foto: Fernando López / El Sol de México
Organización Editorial Mexicana
30 de julio de 2008

Bertha Becerra / El Sol de México

Ciudad de México.- Para responder a los retos de la globalización y garantizar un crecimiento acelerado del campo, el presidente Felipe Calderón convocó ayer a los dirigentes de las principales organizaciones y actores vinculados al agro a construir una Alianza para el Desarrollo Rural Sustentable, e instruyó a los secretarios de Agricultura, Reforma Agraria, Economía y Hacienda que trabajen en su formación, que sea incluyente y plural, en la que se establezcan compromisos concretos con la productividad y con la transparencia en el manejo de los recursos destinados al campo.

En el marco de la clausura de la Vigesimoquinta Asamblea General Ordinaria del Consejo Nacional Agropecuario, en donde tomó la protesta a su nuevo dirigente, Juan Carlos Cortés García, el primer mandatario convocó a sus integrantes y a los dirigentes de la Confederación Nacional de Productores Rurales, María Esther Terán Velázquez; de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas, Oswaldo Cházaro Montalvo; de la CNC, Cruz López Aguilar, ahí presentes y a todas las organizaciones campesinas y agropecuarias del país a participar.

"Es momento de abrirle brecha al nuevo campo mexicano. Los invito a seguir actuando con la misma visión y compromiso que han demostrado, a seguir invirtiendo en el desarrollo del campo y a seguir jugándosela con México", dijo.

A los postres de una comida en un hotel del poniente de la urbe, el Presidente de la República pidió a los hombres del campo crecer por lo menos al 5 por ciento. "De cara al futuro, mi gobierno trabajará con la mira puesta en el sector agropecuario, no sólo a fin de garantizar el abasto de alimentos en todo el país, sino de darle mayor ingreso a la gente que produce lo que los mexicanos necesitamos".

Destacó que en el Plan Nacional de Desarrollo, hacia el final de esta administración se pretende que la economía crezca a tasas no menores al 5 por ciento en promedio, y el campo, en consecuencia, tendrá que crecer por lo menos a esa tasa, e incluso registrar tasas superiores de 6.7 por ciento o más, especialmente ahora ante las circunstancias internacionales.

"Partimos de la premisa de que la única solución al problema alimentario mundial y nacional es aumentar la producción de alimentos. Por eso, a mi gobierno le queda muy claro que tenemos que hacerlo. Tenemos tierra, recursos naturales y lo más importante: gente trabajadora, agroempresarios que son capaces y con carácter. Tenemos lo más importante que son ustedes", enfatizó.

Después de escuchar los mensajes del presidente saliente, Jaime Yesaki Cavazos, y del dirigente entrante, Juan Carlos Cortés García, el jefe del Ejecutivo dijo a la concurrencia que de todos los estados de la República acudieron a esta 25 Asamblea General Ordinaria del CNA, que: "Entiendo bien el mensaje de la gente y de los productores del campo: que los dejen trabajar y que les den las condiciones para poder trabajar, porque en ello está la clave del éxito del campo mexicano. Para avanzar en esa dirección, sé que tenemos que darle la más alta prioridad al desarrollo rural".

Mencionó las acciones que al respecto se ejecutan durante su administración en la que se invierten 204 mil millones de pesos. "Son partidas presupuestales récord para México, y lo importante y vital es que no sólo se ejerzan, sino que se ejerzan bien, sin dispendio y con una clara responsabilidad en su manejo".

Les recordó que sólo en el Procampo, Progan y Alianza para el Campo, este año se destinan 34 mil 500 millones de pesos, 50 por ciento más que en el 2006. En el caso de la energía, sobre todo, en electricidad y diesel para uso agrícola y marino, en los primeros 7 meses de este año se invirtieron 4 mil 300 millones de pesos.

Gracias a la cobertura de garantías, este año se detonaron créditos por 2 mil 200 millones de pesos en apoyo a productores agroindustriales del sector cañero. También se duplicó la capacidad para enfrentar las pérdidas económicas ante desastres naturales. El Programa de Atención a Contingencias Climatológicas aseguró 5.6 millones de hectáreas de cultivos y 3.5 millones de cabezas de ganado contra sequías, inundaciones y huracanes, les informó el jefe de la Nación.